Mi cuenta
    Uriel Linares
    Uriel Linares
    Jefe de información y fotógrafo
    Biografía

    Nací en la enorme, ruidosa y colorida Ciudad de México el 19 de julio de 1993. Gracias a mis padres, desde muy pequeño aprendí a viajar en el tiempo mediante caricaturas y películas de otros tiempos ya que me ponían grabaciones de Los Picapiedra, Los Supersónicos y Don Gato y su pandilla. Con el tiempo mi padre me enseñó a apreciar el cine de autor y clásicos de Hollywood, y mi madre me introdujo al mundo del terror, la ciencia ficción y la Época de Oro del cine mexicano; veía películas que por mi edad estaban prohibidas en todas partes, pero en casa no era así.

    Mientras crecía mi amor por el séptimo arte y le cantaba a mi padre "Yo soy tu amigo fiel" por mi obsesión con Toy Story, mi familia siempre apoyó mis nuevas inquietudes artísticas: desde pequeño aprendí a tocar distintos instrumentos como la melódica y la guitarra, inclusive grabé un disco musical con la estudiantina de mi primaria y eso nos llevó a presentarnos en la prestigiosa Sala Ollin Yoliztli. Estaba viviendo un sueño y todo iba muy rápido, pero siempre acompañado de mis padres.

    La pasión por el periodismo nació desde mi abuelo, quien trabajó en las grandes radiodifusoras de México: XEX, XEW y XEQ. Mis tíos y mi padre tomarían ese mismo gusto y, con el tiempo, tomarían un rumbo similar: hasta la fecha mi padre es el responsable principal detrás de distintos noticieros de Televisa y desde pequeño crecí escuchando toda clase anécdotas, por supuesto esto se vio reflejado en mi elección de estudiar Periodismo Digital en la Universidad de Londres.

    Toda mi vida he tenido una conexión existencial con la naturaleza, mis padres me llevaron desde muy joven al tradicional grupo scout al que mi familia había pertenecido toda la vida (mi padre estuvo allí desde los siete años). La anterior cambió mi vida, conocí el dolor y esfuerzo que se requiere para alcanzar sitios escondidos entre montañas y valles que te recompensan con paisajes únicos que muy pocas personas conocerán. Fue así que comencé a reflexionar sobre mi tamaño ante los grandes titanes que custodian la tierra desde hace siglos, lo que evolucionó a practicar actividades extremas desde expediciones a ríos subterráneos hasta enormes paredes que se debían bajar en rapel.

    El complemento perfecto entre el cine, mi familia y mis aventuras por los bosques llegó cuando pisé por primera vez el emparrillado, me coloqué un enorme casco, unas masivas hombreras y un protector bucal sólo para recibir un verdadero golpe que el crujir de la madera con el acero resonó en mi cabeza, fue allí cuando supe que el futbol americano sería parte de mi vida. Esto me ayudó a ver toda clase de películas deportivas, hubo un tiempo que no veía otra cosa que no tuviera un balón o una pelota como historia principal.

    Provengo de una familia cinéfila, arriesgada, aventurera y apasionada del arte y la naturaleza, años después nació mi hermano quien rápidamente fue inculcado con la misma mentalidad. Y, aunque todos somos distintos, cada vez que ponemos una película en familia, nos reunimos gustosamente a ver una nueva pieza dispuestos al asombro y la diversión.

    Una película: Los siete samuráis

    Una serie: Malcolm el de en medio

    Una escena: I'll never be hungry again de Lo que el viento se llevó

    Un diálogo: Quiero confesarme y no sé qué decir. Mi corazón está vacío. El vacío es como un espejo puesto delante de mi rostro. Me veo a mí mismo, y al contemplarlo siento un profundo desprecio de mi ser por mi indiferencia hacia los hombres y las cosas, me he alejado de la sociedad en que viví. Ahora habito un mundo de fantasmas, prisionero de fantasías sin sueños - El séptimo sello

    Una canción: Hijo de hombre en Tarzán

    Una risa: Joker (Joaquin Phoenix)

    Me saco una lágrima: La muerte de Artax, el caballo de Atreyu en La historia sin fin

    Me dio miedo: It's Alive

    Un director: Akira Kurosawa

    Una actriz: Jeanne Moreau

    Un actor: Mauricio Garcés

    Un personaje: Pato Lucas

    Back to Top