Pantera Negra
Críticas
4,5
Imprescindible
Pantera Negra

Un éxito por donde quiera que se le mire

por Carlos Gómez Iniesta
Supimos de lo que era capaz el director afroamericano Ryan Cooler desde su debút con Fruitvale Station (que a pesar de ser ovacionado en Sundance, en México sólo se pudo ver en circuito de festivales). Su siguiente paso fue revivir la leyenda de Rocky Balboa en Creed con gran recepción en crítica, premiaciones y taquilla. Su ascenso lo hizo el candidato perfecto para la adaptación de Pantera Negra, el proyecto emanado de un cómic que estuvo años tratando de concretarse pero que solo al ser insertado en el exitoso Universo Cinematográfico de Marvel, pudo ver la luz.

Los tres largometrajes de su filmografía tienen a un actor en común: Michael B. Jordan. Aquí aparece como el antagonista Erik Killmonger quien como otros personajes de Cooler, la vida lo ha maltratado y está listo para tomar venganza. Así es como este exmilitar se convierte en el contrapeso del héroe, el príncipe T'Challa/Pantera Negra, intepretado por Chadwick Boseman, a quien vimos por primera vez en Capitan América: Civil War de 2016. 

En ambos jóvenes recae una historia en las que tendrán que lidiar con las consecuencias de los actos de sus padres. Los dos hábiles, inteligentes, con ganas de cambiar el mundo y encontrar el bienestar de su pueblo tienen métodos totalmente opuestos, lo que provoca un enfrentamiento que padecerá el escondido pueblo africano de Wakanda. El conflicto es causado por la gigantesca veta de vibranium, el metal más poderoso del planeta, que ha sido fuente de desarrollo de este país, pero codiciado por aquellos que lo quieren usar para someter al otro, tomar represalia contra los abusos de la raza blanca. 

Que veamos esta cinta con elenco primordialmente afroamericano, con este presupuesto, no solo es un logro en sí, es también una ejemplo de representación étnica no sólo en el mundo de los súperheroes sino también en Hollywood (en la trilogía Blade 1994-2004 es primordialmente ambientada por amigos y enemigos blancos). Y no sólo eso sino es un ejemplo de empoderación femenina, encabezada por la poderosa guerrera Okoye (Danai Gurira, Michone en Walking Dead); la chispa revolucionaria de Nakia (Lupita Nyong'o) y la inteligencia científica de Shuri (Letita Wright). El héroe y su pueblo, sin ellas, literalmente estarían perdidos. No necesitan que nadie las rescate. 

Todo este discurso de inclusión estaría perdido si fracasara en su objetivo principal: ser una película explosiva, con secuencia de acción pirotécnicas, algunos tonos cómicos. Una pieza de origen con un héroe carismático que se inserta a la perfección en el rompecabezas Marvel. Nos hace esperar con ansías la entrada en acción de él y las heorínas con las que hace equipo en la próxima Avengers: Infinty War. Sea por el lado social de la inclusión o sea por el lado fantástico de una buena adaptación de cómic, Pantera Negra es un éxito por donde se le vea.
Back to Top