Mi cuenta
    Duna
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Duna

    Un espectáculo visual a cargo del maestro de la ciencia ficción

    por Tamara Cuevas

    Parafraseando al icónico Jeff Goldblum en Jurassic Park, lo primero que se nos viene a la mente cuando vemos la adaptación de Duna a cargo de Denis Villeneuve es "You crazy son of a bitch, you did it". Y es que el universo creado por el cineasta canadiense para uno de los libros más ambiciosos de la ciencia ficción (del que bebe mucho Star Wars, no me arroben) es algo que dejará satisfechos hasta a los fanáticos más acérrimos de la novela. 


    Con más miedos que certidumbres, Paul Atreides inicia la odisea del héroe en un universo lleno de estrategas políticos, órdenes religiosas poderosas y amenazas en el desierto. El camino de Paul se verá mermado por las decisiones de su familia: el popular pero amenazado Duque (Oscar Isaac) y Lady Jessica (Rebecca Ferguson), una mujer perteneciente a la congregación religiosa más poderosa del planeta, la Bene Gesserit.


     



    El destino de Paul estaba descrito casi antes de que naciera: su madre debía dar a luz a una mujer para unirse a las Bene Gesserit, pero Lady Jessica trajo al mundo a aquel que podría ser el elegido, el ser profético que tanto había esperado la orden. Aunado a esto, Paul está destinado a regir el imperio Atreides en una guerra política donde el bien y el mal a veces son difíciles de distinguir.


    En estos tiempos la novela de Frank Herbert sería recibida como una más con un protagonista hombre mesiánico, pero la construcción de esta primera parte de Duna es tan equitativa que no podemos tildar de eso a la cinta de Villeneuve. El papel de Lady Jessica, consigue el suficiente tiempo en pantalla para dar a entender que es realmente una figura clave en este universo. Junto a ella, todo un elenco con estrellas de las ligas mayores de Hollywood encuentran un lugar para brillar tanto como sea posible, desde Jason Momoa hasta Zendaya. Lo anterior, claro está, es consecuencia de una novela rica en imaginación y arcos narrativos que dan para cuantas adaptaciones le vengan en gana a Warner y Villeneuve




    Si bien Denis Villeneuve ha comprobado ser uno de los mejores en el género de la ciencia ficción, con Duna se adentra en una cinta que requiere mucho development character y, en ese sentido, se aleja un poco de Blade Runner 2049 para dialogar con Arrival, largometraje también de de ciencia ficción basado en la novela corta de Ted Chiang, en el que se abordan temas como el amor y las decisiones que hacemos con la única e irrevocable convicción de confiar en el futuro. 


    A pesar de que un cinta con puro development character puede llegar a ser tediosa o muy confusa, Duna de Villeneuve tiene tan bien trazados los caminos y la relevancia de sus personajes dentro de este universo, que en ningún solo momento el espectador se verá abrumado por la existencia de tantas casas, familias o figuras dentro de la trama; Villeneuve conoce como la palma de su mano la novela y se refleja en el manejo de su storytelling


     



    Duna no podía estar completa sin el score de Hans Zimmer, un hombre que ha puesto música a distinguidas --y no tan distinguidas-- piezas cinematográficas, como la trilogía de Batman de Christopher Nolan, 007: Sin tiempo para morir, Wonder Woman 1984, entre muchas otras. Lo que hizo para la adaptación del universo de Frank Herbert no es algo menor.


    En un clip exclusivo que se publicó en los meses previos al estreno de Duna, Zimmer explicaba que la base para el score de la cinta había sido la voz humana. Para el compositor, un universo alterno al nuestro debía tener instrumentos muy diferentes a los que conoce el ser humano, pero algo que conectaba a ambos era precisamente la capacidad de hablar. Estridentes notas vocales que, de tanto en tanto, parecen lamentosson las que acompañan a la odisea del héroe y la vuelven todavía más asombrosa. 




    Duna es la película que los fanáticos de ciencia ficción estaban esperando (sin necesidad de que odien a la antecesora dirigida por David Lynch), una que no solo se conforma con presentar un mundo distinto al que conocemos, sino que indaga en la mente y la personalidad de aquellos que lo habitan, exponiendo maneras de comprender una realidad que puede ser más parecida a la nuestra de lo que creemos.

     

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top