Mi cuenta
    Scream (Grita)
    Críticas
    3,5
    Buena
    Scream (Grita)

    Una entrada en la serie que es realmente digna del legado

    por Rubén Peralta Rigaud

    En Scream, Tara (Jenna Ortega) acababa de ponerse cómoda en su casa cuando una llamada telefónica la sobresalta. Supone que es el nuevo novio de su madre el que está al otro lado, sólo para descubrir al cabo de un rato que hay un asesino enloquecido en la línea que la ataca. La adolescente sobrevive, pero resulta gravemente herida en el hospital. Esto, a su vez, hace que su distanciada hermana Sam (Melissa Barrera) regrese a Woodsboro con su novio Richie (Jack Quaid), a pesar de que nunca quiso volver a ver su antiguo hogar. Cuando poco después se produce otro ataque, los tres no sólo unen fuerzas con el círculo de amigos de Tara para elaborar un plan, también buscan la ayuda del ya retirado sheriff Dewey Riley (David Arquette), que sabe mejor que nadie cómo enfrentarse al asesino de Ghostface.


    Que a Hollywood le guste hacer secuelas no es un fenómeno especialmente nuevo. A veces incluso se tiene la sensación de que hay más franquicias que títulos originales. Sin embargo, llama la atención lo mucho que la fábrica de sueños se ha centrado en el fanservice y la nostalgia durante los últimos años. Ya sea Star Wars: Episodio VII - El despertar de la fuerza, Ghostbusters: El legado o Spider-Man: Sin camino a casa, se ha hecho dinero sin reparos con el "¿te acuerdas de...?". Ahora, con Scream, se exhuma el siguiente cadáver con la esperanza de dar continuidad a los éxitos pasados.



     



    El escepticismo fue particularmente grande con esta producción. Por un lado, la serie ya no tenía los ojos muy abiertos cuando se hizo la última película hace más de diez años. La muerte de Wes Craven, que había dirigido las cuatro partes, hizo que pareciera más un engendro. 
    Por otro lado, Scream nunca fue sólo una serie de terror, sino un comentario sobre su propio género. Esto era casi legendario en la primera parte, cuando los personajes, nacidos en el género slasher, establecían reglas para su propia supervivencia y así pasaban regularmente a un meta-nivel.



    El truco se desvaneció con el tiempo, por supuesto, pero en realidad es un punto fuerte de nuevo en la quinta película. En esta ocasión no se trata únicamente de las convenciones de este género, que se retoman y comentan con diligencia. En cambio, se burla de las secuelas de este tipo de reinicios heredados en general y también recoge una interesante evolución del cine de terror. Ahora hay una guerra de trincheras entre los tradicionalistas que quieren sobre todo suspense y entretenimiento y el público que quiere más contenido y relevancia. It Follows y The Babadook, que se mencionan al principio de la película, siguen reglas diferentes después de todo.




    Las dos partes más orientadas al arte son sólo dos de las muchas referencias al género de terror real. Sobre todo, al principio, Scream se apoya mucho en el name-dropping cuando se cita a todo tipo de colegas, desde los años 80 hasta la actualidad. Esto no es muy inteligente. De vez en cuando parece que se trata más de elaborar una lista que de contar realmente una historia, pero es divertido, al menos si se pertenece al grupo objetivo; no sólo deben conocer el género en sí, sino también la historia de la serie Scream, pues hay constantes referencias a las partes anteriores, ya sea directamente o mediante desvíos. La serie de películas dentro de una película, ya introducida anteriormente, sigue existiendo y proliferando de una manera que sólo se puede encontrar en este segmento de películas.


    Sin embargo, a diferencia de otros excesos de nostalgia, uno siempre es consciente de lo que está haciendo aquí. Además, consigue, mejor que muchos otros, servir a esta necesidad sin tener que contorsionarse en gran medida. Los meta-elementos característicos lo integran todo bastante bien, aunque los guionistas James Vanderbilt (Murder Mystery) y Guy Busick (Castle Rock) nunca consiguen decidir si quieren desmontar los clichés o confirmarlos. Una vez más, esto no es nuevo en la serie, pero conduce a varias situaciones molestas: los personajes son tan inteligentes y saben exactamente qué hacer, sólo para elegir la reacción más estúpida en los momentos cruciales. Por ejemplo, cuando el asesino inconsciente está tirado en el suelo y hay varias personas alrededor, no debería ser difícil entonces sujetar a Ghostface, quitarle las armas o al menos quitarle la máscara. En cambio, vuelven a huir. Además, hay escenas de lucha en las que las víctimas se muestran muy defendibles, pero luego nunca son consistentes.


     



    No obstante, el dúo de directores Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett (Boda sangrienta) han logrado crear una entrada en la serie que es realmente digna del legado y del gran nombre. Los nuevos personajes lo hacen bien, incluso en las escenas que comparten con los veteranos. También son muy bonitas las escenas de paranoia, cuando todos sospechan que el asesino es el otro y toman lugar los distintos escenarios de quién podría ser. De este modo, Scream es divertida incluso cuando se eliminan los apuntalamientos nostálgicos. En parte, se juega inteligentemente con las expectativas. Aunque la última parte no aporta realmente ningún impulso nuevo y en última instancia sólo varía la fórmula popular, el resultado es convincente. Dado que, como en un thriller clásico de whodunnit (¿quiénlohizo?), queda abierto hasta el desenlace quién está detrás de la icónica máscara de Ghostface esta vez, hay muchas especulaciones y conjeturas. Y unos y otros tiemblan cuando se reabre la caza.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top