Noche de juegos
Críticas
3,5
Buena
Noche de juegos

El extremo de ser competitivo

por Octavio Alfaro

El anhelado momento que esperamos desde el lunes hasta el jueves llega: el fin de semana, en que el estrés de la rutina desaparece para dar paso a la diversión en compañía de familiares, pareja y amigos. Que si unos buenos tragos, un viaje corto o porque no, una Noche de juegos como la que organizan Max (Jason Bateman) y Annie (Rachel McAdams).

Después de haberse conocido por un juego en un bar, ambos supieron que estaban hechos el uno para el otro, así que meses después deciden casarse y comenzar con su tradicional día para reunirse con sus camaradas y relucir su lado más competitivo en diversas actividades recreativas. Todo parece normal hasta que un día alguien decide poner nuevos límites a la diversión con una forma extrema de jugar: uno de ellos será secuestrado y los demás tendrán que descifrar a dónde se lo han llevado y quién lo descubra primero obtiene un auto deportivo clásico.

Pero mientras esto sucede varias cosas pueden ocurrir y no tendrán forma de saber si se trata de un montaje o la realidad. Mientras las tres parejas buscan la manera de ganar, el humor se hace presente de varias formas: con chistes de pastelazo, formas burlonas de referirse a películas o actores y situaciones fuera de lo normal resueltas con irreverencia.

Rachel McAdams y Jason Bateman protagonizan Noche de juegos de forma simpática. Tienen química a cuadro y lucen naturales en su forma de actuar, no hay momentos -por muy chistosos que sean- en los que se sientan forzados, me atrevería a decir que tuvieron libertad para improvisar una que otra cosa. Al ser una comedia hay cosas que se exageran poniendo a prueba la credibilidad del público. De aquellos momentos en que dices “eso no pasa”, pero para fortuna del largometraje la gracia de los instantes opacan esto y te ríes en varias ocasiones.

Puede pasar que cuando llegan los giros en la historia, que son en más de una ocasión, te canses de esto y te confundas un poco, al final replantear los acontecimientos reiteradas veces puede ser arriesgado si no se tienen los fundamentos necesarios. Y ojo que al final de la Noche de juegos hay un par de escenas post-créditos, así que no te despegues de tu asiento.

Back to Top