Toy Story 4
Críticas
4,5
Imprescindible
Toy Story 4

¿Pixar nos trae otra obra de arte?

por Cristina Ibañez
Los juguetes nos siguen enseñando cómo ser adultos. Desde la primera entrega de Toy Story, hemos visto a Woody y Buzz reflexionando sobre su propia existencia y sumergiéndose en las nuevas aventuras que la vida les presenta. Ambos nos siguen demostrando que la vida cambia, pero jamás se detiene. Lo mismo pasa con Pixar. Aunque hace nueve años nos presentó uno de los desenlaces más emotivos de la historia con Toy Story 3, ahora regresa con una cuarta entrega repleta de profundas reflexiones. 

Bonnie no está lista para su primer día de escuela. Woody, el amigo siempre fiel, intentará ayudarla en esta nueva aventura que atormenta a la pequeña a pesar de no ser su juguete favorito. El vaquero consentido, nuevamente tendrá que descubrir su lugar en el mundo mientras se enfrenta a la llegada de nuevos amigos y el regreso de viejos conocidos. 


La trama es mucho más compacta y gira más que nunca alrededor de Woody. Profundiza en temas como el amor y la existencia, aportando una nueva perspectiva de la vida como juguetes, métafora que encaja perfecto con las crisis existenciales de los adultos que se frustan ante el facaso de sus planes.

Aunque parezca innecesaria la incursión de nuevos personajes, el regreso de Bo Peep y la llegada de Forky le inyecta vitalidad a la aventura, sin embargo, el discurso es redundante. Buzz  y Jesse se convierten en personajes secundarios y sus apariciones se resumen a fines cómicos, lo cual es un poco decepcionante pero no afecta a la historia. 

Me atrevo a decir que Toy Story 4 es la máxima expresión en cuanto a animación digital. Antes de que se estrenara Toy Story en 1995, el video más largo de Pixar duraba cinco minutos y su nómina no llegaba a las 20 personas. Actualmente, más de mil empleados han alcanzado que la animación de humanos, la cual era menos atractiva en la primera entrega, ahora sea perfecta. Además, la complejidad de la iluminación y la fotografía también ha llegado a niveles inimaginables.

La gran incógnita era si realmente tenía sentido hacer una cuarta entrega. Pero con esta perfecta animación digital, el director, Josh Cooley, y el productor, Jonas Rivera, nos dejaron claro que todavía había mucho que contar acerca de la vida de este entrañable personaje llamado Woody. Toy Story 4 es un debate existencialista repleto de profundas relfexiones aderezadas con una comedia más maravillosa de lo habitual...
Back to Top