Mi cuenta
    Godzilla vs Kong
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Godzilla vs Kong

    Monstruosamente épica

    por Cristina Ibañez

    Las historias producidas por los estudios Toho siempre se han distinguido por hacer críticas sociales interesantes, Godzilla en la era atómica y Kong combatiendo la modernidad son algunos de los temas que las adaptaciones pasadas han abordado, sin embargo, aunque esta nueva historia señala la búsqueda del poder a través del dominio de la tecnología, Godzilla vs Kong no pretende ser aleccionadora y se concentra únicamente en posicionarse como un divertido espectáculo. 

    El impacto de la primera película de Godzilla en 1954 estaba lejos de ser una simple aventura y el director Ishiro Honda elaboró una metáfora sobre las consecuencias del ataque nuclear que el pueblo japonés padeció en 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial. Pero la visión de Adam Wingard, lejos de indagar en el conflicto entre la naturaleza y la tecnología, se inclina a simplemente convertirse en la pelea de peso pesado más esperada de los últimos tiempos.

    En 2021, con monstruos perfectamente matizados y herramientas cinematográficas de última generación, Wingard presenta un escenario de destrucción y peleas titánicas, convirtiendo a Godzilla vs Kong en el espectáculo hollywoodense de acción masiva y escala épica que los fanáticos pedían ver, pero que se aleja de las críticas sociales que caracterizaban a las películas originales. 


     


    Como parte del MonsterVerse, el nuevo Universo Cinemático de Monstruos que prepara Warner Bros, el monstruo japonés y el gorila de la Isla Calavera, protagonizan esta producción de escala épica. Y orbitando alrededor del origen de la rivalidad entre ambos monstruos, se instala una historia paralela: la de una una niña que sabe comunicarse con Kong como nadie lo ha hecho jamás, y la preocupación de dos adolescentes, Millie Bobby Brown y Julian Dennison, por descifrar la razón por la que Godzilla está tan furioso. Los adultos deben encargarse de alejar a todo aquel que sea blanco de la furia de estos monstruos, pero será la generación más pequeña la que desenreda el conflicto. 

    Desde que se anunció este proyecto, el estudio nos estaba vendiendo un espectáculo y eso es exactamente lo que obtendrá el público. Los efectos visuales y las secuencias de acción se aprovechan al máximo y cada secuencia de los titanes peleando comprueban que el director tiene el ojo para aprovechar al máximo estos momentos de escala masiva. 

    En cuanto a la dirección de Adam, ésta se remonta al estilo kaiju de los 80, combinando los movimientos de la cámara con secuencias de escala épica. Además, la tecnología de última generación nos presenta uno de los espectáculos visuales más impresionantes de los últimos tiempos, razón por la que vale la pena verla en IMAX. 

    Lamentablemente, una vez más, la trama no logra incorporar a los personajes humanos y sus apariciones son las partes menos importantes. Evidentemente nadie podía brillar más que los protagonistas, pero las relaciones humanas siempre han sido parte fundamental de las historias de estos personajes, por lo que hizo falta conectar más con las intenciones y las personalidades de cada uno. Ahora bien, aunque se cuenta con un elenco de primera conformado por Alexander Skarsgard, Demián Bichir y Eiza Gonzalez, es la generación más joven la que desentierra los mitos y desenreda el conflicto. 


    Aunque los personajes carecen de personalidad, el guión transforma la obsesión romántica que en adaptaciones pasadas Kong tenía con una mujer para establecer un lazo con una niña proveniente de la misma isla, por lo que el juego de la damisela en peligro es historia. Ahora lo que resalta es la capacidad que tiene una niña de comunicarse con el rey de la Isla Calavera a través de un lenguaje de señas y la íntima conexión que esta leyenda establece con ella. 

    Es un hecho que hizo falta profundizar en el origen de la rivalidad entre ambos monstruos a nivel mitológico, pero Godzilla vs Kong cumple con el objetivo de ofrecer a los espectadores una de las peleas más emocionantes de la historia, pues es la primera versión hollywoodense que retrata este titánico encuentro después de la producción de 1963 del mismo nombre, Godzilla vs Kong, en donde los fans quedaron con ganas de un desenlace más emocionante. 

    Con mención especial a los mexicanos y a la visión de escala masiva del director Adam Wingard, Godzilla vs Kong es el emocionante blockbuster que necesitábamos para regresar al cine después de un año de incertidumbre. Además, es el espectáculo cinematográfico hollywoodense de acción épica que los fans pedían, el cual, insisto, vale la pena verse en IMAX. 

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top