Mi cuenta
    Justicia implacable
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    Justicia implacable

    El regreso más oscuro de Jason Statham y Guy Ritchie

    por Rubén Peralta Rigaud

    Tuvieron que pasar 15 años para que Jason StathamGuy Ritchie (Los caballeros) volvieran a formar equipo en un thriller de acción: Justicia implacable, su cuarta colaboración tras haber trabajado juntos en Juegos, trampas y dos armas humeantesSnatch, cerdos y diamantes y Revolver. Esta nueva producción se trata de un remake de la película francesa de 2004: Le Convoyeur y es una cinta que funciona muy bien.


    Tras una emboscada a uno de los camiones blindados de Fortico Securities, la empresa contrata a un misterioso empleado conocido como H, interpretado por Jason Statham. Al principio, H parece tranquilo y reservado, pero después de que H y su compañero Bullet (Holt McCallany) se conviertan en el objetivo de un intento de robo, muestra sus verdaderas habilidades, es un experto tirador y acaba con todos los ladrones armados. Pero, ¿quién es H y qué hace en Fortico? Pronto todo empieza a dar un giro cuando descubrimos quién es realmente  y qué está pasando en esa empresa.


     

    Muchas de las marcas de director y guionista de Ritchie están en juego, las líneas temporales y flashbacks, sus habituales diálogos ágiles y distintivos, y los apodos. Pero ha desaparecido el tono frívolo y cómico de muchas de sus películas. En su lugar, se trata de una historia más realista y desagradable, en la que Statham utiliza sus habilidades para cometer asesinatos especialmente crueles  y, por supuesto, lo hace con estilo y garbo. Sí, hay momentos divertidos, pero quedan en un segundo plano frente a los graves problemas que son la causa de la ira del protagonista. 


    El mismo comienzo de Justicia implacable
    resulta ser un oxímoron, mostrando a Guy Ritchie, el director, en su momento más discreto y a Guy Ritchie, el guionista, en su momento más indulgente. La puesta en escena estática de los ladrones abriendo un agujero en el camión de caudales y gaseando a los conductores es impactante y visceral, sin ningún tipo de montaje frenético ni artificio acelerado. Al mismo tiempo, Ritchie se excede en los diálogos rápidos que, a diferencia de cualquier conversación larga pero interesante escrita por Quentin Tarantino (Había una vez... en Hollywood), parecen poco naturales y demasiado escritos para su propio bien. 


    Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
    'Justicia implacable' es un remake de la cinta francesa de 2004: 'Le Convoyeur'.

    Como es habitual, la forma de narrar de Ritchie es hábilmente circular, cambiando de cronología (tres meses después, cinco meses antes, etc.) para rellenar los espacios en blanco y pasando de un conjunto de personajes a otro antes de mostrar gradualmente sus cartas. La forma en que está estructurada la historia podría parecer innecesariamente enrevesada, y sin duda lo es, pero Ritchie está muy seguro de cómo quiere contarla.


    La película es mucho más oscura y menos cómica que muchas de las anteriores de este director y durante gran parte de su duración esto funciona muy bien. Los primeros cuarenta y cinco minutos, más o menos, son excelentes, ya que la película se presenta como un thriller de acción mucho más oscuro y descarnado, pero a medida que avanza
    , esta originalidad parece desaparecer y empieza a transformarse en una película de acción mucho más genérica. Esto no quiere decir que sea mala, ya que hay algunas escenas de acción realmente buenas, sino que ese comienzo preparan la película muy bien y la presentan como algo refrescante y diferente, conforme avanza esa frescura se desvanece y la película sigue un camino muy probado.


    Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
    Tuvieron que pasar 15 años para que Jason Statham y Guy Ritchie volvieran a formar equipo en un thriller de acción.

    Sin embargo, el resto de la historia pierde esta atmósfera a medida que la trama empieza a dar saltos, proporcionando flashbacks y moviéndose entre diferentes personajes conforme los misterios empiezan a desvelarse. Es un poco más difícil de seguir, ya que se nos muestran títulos que dicen "cinco meses antes" y "tres semanas después", y a medida que pasamos de un grupo de personajes a otro el ritmo se ralentiza un poco. El resto de la película sigue siendo muy emocionante y entretenida, y hay muchas escenas de acción buenas, pero no está a la altura de lo que hemos visto hasta ahora y eso que cuenta con un impresionante reparto que incluye a Scott Eastwood, Eddie Marsan, Josh HartnettJeffrey DonovanNiamh Algar para mantenerte enganchado mientras se mueve entre todos sus personajes.

    A medida que aumenta el número de cadáveres, también lo hace la tensión, y los malos son todos adecuadamente malvados, especialmente el Jan de Scott Eastwood y el Bullet de Holt McCallany. Un pequeño paso en falso en la historia es el incompetente Dave de Josh Hartnett, es difícil entender cómo ha pasado las rigurosas y exigentes pruebas para convertirse en un empleado encargado de proteger el dinero de otras personas.


    Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
    La película es mucho más oscura y menos cómica que muchas de las anteriores de este director.

    La historia se desarrolla y, mientras se va acercando una película de acción más genérica, empieza a tomarse demasiado en serio a sí misma, ya que el tono misterioso que el comienzo de la película estaba estableciendo no se mantiene en el mismo grado, pero sigue estando ahí hasta cierto punto. La trama se vuelve un poco más artificiosa y hay demasiadas cosas que no tienen sentido, además, la película es demasiado larga, ya que dura casi dos horas y al final parece que está lista para terminar.


    Justicia implacable
    es una película muy sólida y entretenida que se establece y con buen tono rápidamente, pero a medida que avanza, comienza a carecer del estilo especial de Guy Ritchie, dejando el producto final como una historia muy observable y agradable con buena acción, pero nada demasiado especial.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top