Mi cuenta
    Más dura será la caída
    Críticas
    3,5
    Buena
    Más dura será la caída

    La apropiación posmoderna de un género para blancos

    por Rubén Peralta Rigaud

    Aunque el género del western se refiere a menudo a hechos reales, en los primeros años era más un mito heroico transfigurado que un documento con interés histórico. Más un cuento de hombres que una visión real del alma americana. Posteriormente, se le dio la vuelta a Europa, los héroes brillantes dejaron paso a los antihéroes; se contaban historias en las que los límites entre el bien y el mal ya no tenían ningún significado real. 


    Casi ningún género es más blanco que el western. Junto a John Wayne, Clint Eastwood, Henry Fonda, Gary Cooper o Franco Nero como figuras heroicas a veces radiantes, a veces ambivalentes, a los latinoamericanos a menudo se les dejaba sólo el papel de antagonistas -- y para los afroamericanos, si acaso, había espacio como esclavos o compañeros leales en la batalla--, véase Morgan Freeman en Los imperdonables (1992) de Clint Eastwood. Y, sin embargo, en los últimos años se ha producido un despertar, como demuestran Los siete magníficos (2016) de Antoine Fuqua y, por supuesto, Django desencadenado (2012) de Tarantino.



    Más dura será la caída de Jeymes Samuel adopta un enfoque aún más radical, en el que --como en la película de 50 minutos del mismo director, They Die by Dawn (2013)-- todos los papeles relevantes para la trama son interpretados exclusivamente por personas no blancas. 


    A diferencia de Fuqua y Tarantino, la película no tiene que entrar totalmente en el terreno de la ficción. La historia es de libre invención, dice al principio, pero: "Estos. La gente. Existían". No hay que subestimar la contundencia que transmite aquí la afirmación, especialmente para un dominicano como yo, cuyas ideas sobre el Salvaje Oeste provienen principalmente de los clásicos del cine con protagonistas de piel clara y quizás de los relatos de Karl May. A veces pueden surgir dudas sobre si esto es realmente así, dado el bajo número de pistoleros negros, pero una breve investigación en Google puede disiparlas rápidamente: a finales del siglo XIX, por ejemplo, existió realmente una Banda de Rufus Buck que causó brutales estragos en la zona de Arkansas-Oklahoma, y que ahora proporciona el gancho para la historia ficticia y extremadamente clásica de Samuel; Bass Reeves y Nat Love también son figuras históricas.


    'Más dura será la caída' está disponible en Netflix


    Nat Love, interpretado por Jonathan Majors, es el antihéroe de la película y se mueve por el motivo más tradicional: la venganza. Cuando tiene diez años, Rufus Buck (Idris Elba) se presenta en la puerta durante la cena familiar de los domingos, mata a los padres de Nat y le talla una cicatriz en forma de cruz en la frente con una hoja de afeitar. Años más tarde, el propio Nat se ha convertido en un notorio forajido, un ladrón que se dedica exclusivamente a robar a otros ladrones con su banda, ha acumulado una recompensa de 10 mil dólares por su cabeza y está al acecho de sus atormentadores de entonces. Uno de ellos fallece antes del fundido del título: Jesús Cortez, interpretado por Julio César Cedillo (uno de los escasos papeles de habla hispana en esta película), quien sostuvo en su día a Nat cuando se hizo la cicatriz, y ahora es lanzado por los aires y fuera de su existencia por las balas de este.


    Uno querría suponer un western de blaxploitation en estos primeros minutos, pero Más dura será la caída es sólo en parte eso. En primer lugar, no hay ningún antagonista blanco al que se le podría poner fin en un acto de empoderamiento. El sheriff Bass Reeves (Delroy Lindo) sabe que el diablo es blanco, por supuesto, pero el papel de villano lo interpreta Rufus Buck, que pronto es liberado de su cautiverio estatal por su banda (Regina King y LaKeith Stanfield) y al que Idris Elba encarna con una presencia maníaca como forajido desprendido y despiadado, listo para repentinos estallidos de violencia y, como un dictador que aparentemente quiere hacer del asentamiento que fundó, Redwood, un hogar seguro para los negros, pero que en realidad sólo está interesado en el dinero.


    Jonathan Majors y Regina King en grabaciones de 'Más dura será la caída'


    Nat Love, sin embargo, tiene una cuenta pendiente con Buck y, cuando se entera de su liberación, acude a Redwood junto con el mismísimo sheriff Bass Reeves, sus dos compinches de la banda Bill Pickett (Edi Gathegi) y Jim Beckworth (RJ Cyler), así como su antigua amante Mary Fields alias Stagecoach Mary (Zazie Beetz) --también un personaje basado en un fascinante modelo de la vida real-- para poner a Buck bajo tierra. Tras unos cuantos giros en la trama, y un robo a un banco, llega el obligatorio tiroteo final.


    Aunque la situación inicial --el reparto de los papeles-- es indudablemente una declaración, las declaraciones políticas en Más dura será la caída son más bien marginales y sólo se encuentran en el subtexto durante largos tramos. El racismo sólo es un tema en una secuencia (durante una visita a un pueblo blanco y es efectivamente blanco, en el sentido literal), la esclavitud no existe. En cambio, se centra en la diversión de una historia clásica del Oeste llena de estereotipos del género probados y comprobados: el propietario del saloon, el revolver rápido, el sheriff despiadado, el forajido simpático, etc. Todo esto condimentado con una cantidad apropiada de humor político, pero aderezado con una buena ración de excelencia negra y frialdad, expresada en gestos apropiados, expresiones faciales y refranes como "la mierda brillante se dispara".


    Jonathan Majors y Zazie Beetz son la pareja principal de la película dirigida por Jeymes Samuel


    Claro que hay simpatía, aunque sólo sea por el contraste incorporado entre las dos bandas. Si todo lo que hacen es robar a delincuentes, eso casi los hace buenos de nuevo, ¿no? Seguramente se podría haber hecho una consideración moral básica de esto. Pero Jeymes Samuel, hermano menor del cantautor Seal y músico él mismo, no quiere pensar demasiado en todo eso en su debut como director y guionista. Para él, Más dura será la caída trata principalmente de divertirse de alguna manera. Y para él, la diversión significa que todo el mundo se tire algo a la cabeza. A veces pueden ser refranes muy secos, a menudo son balas de revólveres o rifles y a veces de otras armas. Lo que sea que encuentres en el Salvaje Oeste.


    La anacrónica banda sonora, compuesta por números de hip-hop, reggae y R&B, así como los decorados demasiado limpios, coloridos y evidentemente recién montados contribuyen a hacer de Más dura será la caída una película que se aleja deliberadamente de la máxima de lo auténtico y es, en cambio, una revisión histórica, la apropiación posmoderna de un género tan importante en la historia del cine que durante demasiado tiempo ignoró a los no blancos y que ahora recibe el pago por ello dando simplemente la vuelta a la tortilla.


    El diseño de vestuario es uno de los aspectos más aplaudidos en 'Más dura será la caída'


    Sin embargo, Samuel no convierte esto en un comentario sobre la situación de entonces o de ahora. Temas obvios como el racismo o la autoafirmación no juegan realmente un papel. En lugar de eso, lo que hace es enfrentar a la gente entre sí y disfrutar de la violenta escalada que termina en un tiroteo tan obligatorio como completamente exagerado. Por eso, Más dura será la caída no es sólo un enfrentamiento entre dos bandos armados, es, sobre todo, un choque de grandes egos. Lo anterior no sólo concierne a Love y Buck, que son construidos como archienemigos, sino ambién se producen otros emparejamientos, de los cuales el de Mary y Trudy es probablemente el más divertido, también porque ambas actrices se entregan a fondo.


    El conjunto es uno de los grandes puntos fuertes de la película. Ambos bandos celebran prácticamente sus papeles, con sus respectivas peculiaridades e idiosincrasias hasta convertirse en caricaturas bien armadas y de buen humor. Y visualmente, Más dura será la caída es también una delicia: todo está montado con tanta atención al detalle y arte como si estuviéramos viendo una obra de teatro. Sin embargo, no es suficiente para justificar la duración completa de casi 140 minutos. Entre medias, la película puede hacerse un poco larga cuando se tarda un poco más en prepararla. En general, el factor de entretenimiento es correcto en esta historia, pues interpreta el polvoriento género del Oeste a su manera.


    Al final, por tanto, sólo los negros disparan a los negros, con lo que Más dura será la caída da un giro que puede parecer artificioso a nivel argumental, pero que como metáfora pone un fuerte signo de exclamación sociocrítica. Lo que el director Samuel y su guionista Boaz Yakin consiguen por encima de todo es contar una historia de western muy entretenida y con personajes escuetos, a pesar de algunas longitudes. Se agradece la posible secuela que se insinúa al final.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top