No Manches Frida 2
Críticas
2,0
Pasable
No Manches Frida 2

Placer culposo

por Octavio Alfaro

No hay duda de que Omar ChaparroMartha Higareda por sí solos son imán en taquilla y su desempeño no solamente en México, sino en producciones estadounidenses cada vez es más frecuentes. ¿Qué pasa cuando los juntan? Cosas como No manches Frida 2, que levanta la discusión por cualquier lado que se le mencione. Que si es una mala o buena película, o si la dupla lo vuelve hacer de nuevo y nos entrega otra comedia nacional que se volverá un clásico contemporáneo del cine.


Es verdad que la trama de la cinta roza lo insensato y simple
, ya que más allá de un viaje a un paradisiaco lugar de nuestro país, en el que los alumnos de Instituto Frida Kahlo tratan de gozar en las parrandas, no ofrece nada nuevo o reflexivo que podamos tomar, pero justo eso le da un foque despreocupado. No es que todas las cintas nos deben dejar “tarea” para ponernos a pensar en situaciones de nuestra realidad, sino que también hay otras (como esta) en la que solamente te sientas a no pensar y reírte de algunas de las payasadas del grupo.


Tráiler de 'No manches Frida 2'

 


No manches Frida 2
es como un placer culposo: frente a la sociedad mencionas que no te gustan esas películas y que no pagarías ni un boleto por ir a verla, pero la realidad nos indica otra cosa.
Muchos tenemos curiosidad por ver qué hicieron con esta secuela, ya que no mintamos, la primera parte no fue mala y sí dejó con un buen sabor de boca. Nos quedamos picados con la narrativa gracias a los protagonistas y por ello era inevitable el éxito tras su paso en taquilla de la secuela y no sólo aquí, sino en Estados Unidos también. Bien dicen que lo que vende no son los títulos, sino los personajes.


Queda claro que la dupla Chaparro-Higareda nos encanta y tan sólo verlos interactuar nuevamente en pantalla es el pretexto perfecto para sentarte en una butaca de cine, razón por la que siguen trabajando en proyectos a futuro. ¿Cine mexicano en crisis? No manches Frida 2 dice lo contrario y, aunque la historia no es algo para estar orgullosos, nos demuestra que hay apetito de nuestra audiencia por ver producciones nacionales en pantalla.


Hay cosas que pulir, es cierto, pero esta película está marcando un fenómeno contemporáneo ya que es de las pocas en tener una secuela y ser exitosa. Obviamente hay planes para una tercera entrega. Nos gustan las cosas simples y risueñas, no lo neguemos.


Back to Top