Calificar películas
Mi SensaCine
    Ellas mandan
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Ellas mandan

    Comedia, feminismo y #MeToo

    por Tamara Cuevas

    Las comedias tienden a volverse hipócritas, a voltear la espalda a aquello que han intentado dejar claro desde el principio. Como si les diera miedo demostrar quiénes son realmente, como si no se tomaran en serio su propio discurso. Son contadas las películas de comedia que se muestran tan transparentes como sus autoras, dos ejemplos de ello son Esta chica es un desastre, escrita y protagonizada por Amy Schumer, y Ellas mandan, escrita y protagonizada por Mindy Kaling.


     



    Ellas mandan aborda temas tan controversiales que pueden llegar a jugar en su contra si deja que sus banderas golpeen al espectador en la cara cada cinco minutos: feminismo, meritocracia, diversidad cultural, racismo y un sueño americano podrido. A diferencia de muchos productos televisivos o cinematográficos cuyo objetivo pareciera adjudicarse cuantas etiquetas progresistas puedan, Ellas mandan habla con toda sinceridad a su espectador.

    Katheryn Newbury (Emma Thompson) es la despiadada e inteligente conductora de un programa de variedad nocturno (un sector, hasta hoy, liderado por hombres) que está a punto de perder su espacio después de 20 años por su falta de entendimiento de las nuevas generaciones. Como las oficinas del PAN en los ochenta, el staff de guionistas de Newbury está conformado únicamente por hombres blancos egresados de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos -Harvard, Yale, Princeton, Columbia, etc. No obstante, el guion de Mindy Kaling, poco a poco, deja claro que el problema no es que sean hombres blancos ricos, el problema es que todos piensan igual, resultando esto en monólogos y secciones repetitivas que han llevado a pique al programa de Katheryn.

    Molly Patel (Mindy Kaling) trabaja en una planta química pero lo que en realidad quiere hacer es comedia. Atendiendo a una oferta de trabajo en las oficinas de Katheryn Newbury, logra un contrato por 13 semanas que la convertirá en la única MUJER de color en el staff de guionistas del show – detalle que podemos observar como semi autobiográfico por parte de Mindy y sus años en The Office.

    Aunque es inevitable la comparación con El diablo viste a la moda (por la dinámica entre amo y sirviente), Ellas mandan va mucho más lejos en su discurso, pasando incluso por temas que podría ser arriesgado tocar desde la comedia, el #MeToo por poner un ejemplo.

    Es su estilo y congruencia lo que elevan a Ellas mandan a algo más que una comedia palomera. El trabajo de guion y dirección son los necesarios para que la cinta no se convierta en lo que despreció desde el principio: la comedia simplona y temerosa. Un diálogo clave para comprender la genialidad en la escritura de Mindy –y a lo que se resume Ellas mandan– lo pronuncia el personaje de Emma Thompson: "la verdadera meritocracia está en la comedia. No importa de dónde vengas, tu aspecto físico o cuánto dinero tienen tus padres. Lo que es gracioso es gracioso por sí solo y ahí está la meritocracia."


    Como si no fuera ya suficiente, la dupla conformada por Emma Thompson y Mindy Kaling es simplemente genial. Ver a Emma como una aguerrida conductora que batalla con la depresión, la menopausia e infidelidades mientras impide que un standupero ocupe su lugar es, francamente, alentador. Ellas mandan estrena este 18 de octubre en México. 

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top