Cuando los hijos regresan
Críticas
3,0
Entretenida
Cuando los hijos regresan

La ópera prima del crítico Hugo Lara

por Deidalí Gómez

No hay muchos críticos mexicanos que hayan dejado su nicho periodístico de décadas, para aventarse a escribir y dirigir una película... y menos de comedia… y menos comercial. Este es el extraño caso de Hugo Lara Chávez, quien estrena en diciembre de 2017 su ópera prima Cuando los hijos regresan, largometraje con el primer acierto de contar con un reparto encabezado por actores que saben lo que hacen, como son: Fernando Luján, Carmen Maura y Cecilia Suárez.

Cuando los hijos regresan, toma como base algunos elementos del clásico de los años 40s Cuando los hijos se van, escrito por Juan Bustillo Oro,  melodrama bien conocido por varias generaciones en nuestro país ya que primero fue una radionovela, luego película (en 1941 y 1968) y hasta telenovela (1984).
A varios nos tocó sufrir de la mano de Joaquín Pardavé, Sara García y Fernando Soler (tío en la vida real de Fernando Luján), cuando los descendientes de la familia Rosales dejaban el intachable nido por distintas problemáticas.

En la ficción de Lara Chávez, los Irigoyen son una familia citadina del siglo 21 en la ciudad de México. Don Manuel y doña Adelina, comienzan a disfrutar las mieles de su merecida jubilación, mientras que sus tres hijos adultos Carlota, Chico y Rafis, apenas se enfrentan a la vida marital, laboral y de dura competencia.

La película se toma su tiempo para presentarnos a cada uno de los personajes, que son un crítico espejo de generaciones actuales: creyentes de merecerlo todo a cambio del mínimo esfuerzo y compromiso.

Lo más entretenido humorísticamente, llega cuando los patriarcas, hartos del abuso de sus hijos, urden un plan para safarse de ellos.   

Hay algunas cosas que pudieron no estar en la película, como la presencia de Lalo España haciéndola de chalán de mudanza y el seseo españolizado de Anabel Ferreiro, quien pese a este detallito, nuevamente hace una buena dupla en pantalla grande con Irene Azuela, ahora como madre e hija. Irene, hace a una villana muy odiable. 

Hugo Lara dijo hace un lustro, en una de sus opiniones para televisión abierta, que sin importar el presupuesto de una película, se deberían cuidar estándares de calidad como fotografía, diseño de producción y dirección de arte, ya dirán ustedes si Cuando los hijos regresan, lo hace.
Back to Top