Mi cuenta
    Free Guy: Tomando el control
    Críticas
    3,5
    Buena
    Free Guy: Tomando el control

    Un satírico crowdpleaser

    por Rubén Peralta Rigaud

    La vida de Guy (Ryan Reynolds) no es especialmente variada. Cada día lleva las mismas rutinas, siempre con la misma camisa y los mismos pantalones, sueña con un determinado par de zapatillas deportivas, se toma su café y le roban durante el día en el banco donde trabaja. Lo anterior sólo cambia cuando ve a una mujer desconocida (Jodie Comer) e inmediatamente se enamora de ella. No tiene ni idea de que es un mero personaje secundario en un juego de ordenador llamado Free City, que ella ha programado y que hace que su vida cotidiana sea siempre igual. Mientras él se desarrolla poco a poco a través de su encuentro con la chica, ella está ocupada en otra cosa: busca pruebas de que el juego publicado por Antwan (Taika Waititi) se basa realmente en un código escrito por ella y Keys (Joe Keery).


    Es un sentimiento que todo el mundo puede tener en algún momento de su vida, de alguna manera, todos los días son iguales, el trabajo es un callejón sin salida, no hay perspectiva para escapar de la rutina. Cuando vemos a Guy al inicio anhelando más, algo nuevo y diferente, resulta demasiado humano en principio. Sin embargo, en Free Guy queda relativamente claro que la vida cotidiana del hombre común sólo puede compararse de forma limitada con la que se vive fuera del cine. Incluso antes de que la historia real haya comenzado, decenas de coches han sido destrozados durante una persecución inicial, los asaltos también forman parte de la rutina diaria: prácticamente no se puede dar un paso por Free City sin un incidente brutal.



     

     

    El modelo es claro, alguien debe haber jugado mucho a Grand Theft Auto, una de las mejores series de juegos de todos los tiempos. Free Guy imita el principio de la gente que va en misiones criminales en una gran ciudad, pero se burla de ello. La banalización de la violencia y el crimen en particular tiene cualidades satíricas, e incluso más adelante, la película no carece precisamente de burlas hacia esos juegos y la gente que los practica. Y ya que estamos en eso, también hay una crítica muy básica al capitalismo, orientado únicamente al beneficio, lo que no está del todo exento de ironía en una película que estrena Disney tras varios aplazamientos.


    Una película que construye su narrativa sobre elementos estándar de principio a fin es lo peor que se puede decir de Free Guy. Una de las cosas buenas que se pueden decir es que casi nadie se da cuenta de cómo se explora y se utiliza una pieza del decorado tras otra. Free Guy es como un globo inflado al que se le suelta la boquilla: se sabe lo que va a pasar, pero nunca se sabe cómo va a pasar. En cualquier caso, es un vuelo loco y confuso que sigue siendo imprevisible. Y ahí es donde todos los elementos conocidos de la historia pueden incluso crear una confusión decente. Es la versión moderna de Truman Burbank, que creció aislado en un gigantesco estudio de televisión y pasó allí su vida.




    Lo que es un NPC no debe ser explicado aquí, sólo para preservar el orgullo del autor, en el contexto de la película, este término se utiliza de forma inflacionaria para que los críticos y escritores de artículos puedan demostrar que son expertos en juegos. Para abreviar la historia, Free Guy es mucho más divertida cuando conoces sobre los juegos de ordenador. Títulos como Fortnite o Grand Theft Auto ya están anclados en el conocimiento general. Uno de esos juegos, Free City, en el que está nuestro amigo Guy, es un accesorio ornamental en la representación gráfica expansiva de este mundo artificial, y sólo sirve para recoger puntos de bonificación para un jugador mundano.


    El por qué el espectador tiene que descubrirlo por sí mismo, porque sería demasiado complejo para un ensayo corto, además, también es una parte esencial de la película para explorar y comprender los mecanismos, la esencia y, sobre todo, la filosofía de los jugadores y los juegos, lo que al mismo tiempo funciona como una ingeniosa inclusión de los no-jugadores poco sofisticados. Para el espectador no iniciado, dejemos que un profano desinformado le asegure que Free Guy es increíblemente agradable, incluso sin conocimientos de programación o de juegos. Sin embargo, con el conocimiento, la película es notablemente unos niveles más altos en el valor de entretenimiento.



     

     

    Todo un conjunto de actores muy bien portados proporciona un placer contagioso y, por supuesto, el encanto infantil de Ryan Reynolds sigue siendo insuperable, de ingenuo desvalido a protagonista seguro de sí mismo, pocos en el cine actual son tan simpáticos y atractivos como Reynolds. Mientras que Taika Waiti, como el desarrollador de juegos demasiado egocéntrico, siempre se pasa un poco de la raya y en el enfrentamiento se sale completamente del marco coherente de la trama. Se supone que el mundo real está más arraigado, en contraste con el ambiente distanciado y del todo es posible de Free City.


    El hecho de que todos los creadores tengan afinidad con los juegos de ordenador no es una mera palabrería de relaciones públicas, sino que se nota en todas las áreas de la implementación técnica. Lo más llamativo es el trabajo de cámara de George Richmond, que sin duda contó con un apoyo bastante nerd. Mientras que la realidad es relativamente convencional y se realiza en tonos más pálidos, los escenarios de Free City son de colores vivos y los ángulos de la cámara son gráficamente rectos y en ángulo recto, si la cámara se aleja del juego a través de una pantalla hacia la realidad, los actores se transforman en figuras de píxeles.


    'Free Guy: Tomando el control': Todas las similitudes de la película con Grand Theft Auto

     

    Menos estructurado es el humor, que abarca todos los niveles, desde el homenaje a los chistes cursis, hasta los comentarios ingeniosos. El hecho de que la película lo arremolina todo salvajemente no hace sino aumentar la capacidad de atención, lo que favorece definitivamente a todos los niveles de espectadores, donde realmente nadie se queda fuera durante largos tramos. Se disfruta de los prejuicios contra los jugadores, pero también se toma en serio y se celebra la pasión de los participantes.


    En la primera mitad de la historia, Guy sigue llevando su camisa azul claro de manga corta, y cuando, en su creciente individualidad, decide ponerse un jersey azul claro de manga larga, su único amigo PNJ no le reconoce. O Guy genera el escudo del Capitán América para defenderse en Free City, lo que provoca un "qué mierda" del actor del Capi Chris Evans en la vida real. Pero también se profundiza cuando Atwan se desconecta del juego, acompañado por los sonidos de Tron Legacy de Daft Punk, la secuela de la primera película que exploraba seriamente el funcionamiento interno de un ordenador.




    Así que están pasando muchas cosas en Free City y en torno a nuestro nuevo amigo Guy. Sin embargo, para empezar a comprender la plenitud de todo esto, es necesario visitar el cine. Free Guy ciertamente no tiene la profunda energía filosófica de Truman Show, pero lo que ambas películas tienen en común es la pasión por la historia y el talento para hacer que una situación imposible parezca comprensible y real. Con Free Guy, el maldito verano del cine ha encontrado por fin un héroe que lo salve, sólo hay que encontrarlo entre todos los pomposos avatares.


    Hacia el final, por desgracia, falta valor; podría haber habido más en varios aspectos, especialmente los otros personajes secundarios fueron regalados, lo cual es una doble pena con este tema. Y después de los diversos giros que caracterizaron la primera mitad, las cosas se vuelven bastante sencillas. No obstante, Free Guy es un auténtico crowdpleaser que hace sentir bien al público y que, junto con El Escuadrón Suicida, ya es la segunda sorpresa positiva de la taquilla este verano. Aunque el mensaje subyacente de que todo el mundo puede ser lo que quiera ser no es original ni se acerca demasiado a la realidad, la película lo presenta de una forma tan simpática y entretenida que hasta te lo quieres creer.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top