Luchando con mi familia
Críticas
4,0
Muy buena
Luchando con mi familia

¿Quién dice que en las luchas todo es mentira?

por Octavio Alfaro

Tal vez sea porque amaba las luchas de la WWE – WWF en aquel entonces – cuando era pequeño, y porque jugaba con mi hermano mayor recreando algunas peleas espectaculares y haciéndonos llaves de rendición con todo y el dolor incluido, pero lo cierto es que Luchando con mi familia’ es un estupendo drama biográfico que nos muestra la evolución de Saraya Knight, mejor conocida como “Paige”, una luchadora perteneciente a la empresa dirigida por Vince McMahon cuyo sueño se cumplió en la vida real por más cliché que parezca.

Todo comenzó por una pasión familiar que fue heredada de padres a hijos. La lucha sacó de la miseria a Ricky y Julia Knight (Nick Frost y Lena Headey) quienes no encontraban su lugar en el mundo y estaban destinados a ser indigentes y sin un futuro prometedor, pero el mencionado deporte les brindó la oportunidad de emerger de entre las cenizas y se convirtió en una especie de religión para ellos.



Tanto amor por esto fue trasmitido a sus hijos, especialmente a Zack (Jack Lowden) y Saraya (Florence Pugh) quienes en una oportunidad de aquellas que sólo se presentan una vez en la vida, hacen una prueba en su natal Inglaterra para entrar a la WWE, pero sólo la adolescente logra pasarlas y viajar a Estados Unidos en busca de sus sueños. Es a partir de aquí que podemos ver el coming-of-age nada sencillo de afrontar para la ahora rebautizada Paige, quien por momentos siente la presión de todo el mundo en su espalda y eso hace de su ilusión una carga difícil de soportar.


Si te gustan las luchas – y en especial la WWE – entonces tendrás un motivo de peso para ir a ver ‘Luchando con mi familia’, pero sino, de todos modos estarás entretenido con una historia que parece una montaña rusa
. Vivimos de cerca la alegría de los pequeños al practicar, la triste partida, el duro reto de afrontar las pruebas y mucho más mediante un drama fluido, con tintes cómicos adecuados y que goza de simpatía gracias al trabajo de Florence Pugh y que de alguna manera logra inspirarte para superarte a ti mismo.



Incluso Dwayne Johnson a.k.a. “La Roca” tiene un cameo, ya que él comenzó su carrera profesional como luchador de la WWE y luego emigró al séptimo arte
. Tal vez un poco más de pruebas físicas e inclusive peleas hubiera aderezado la historia, pero créeme cuando te digo que hasta hay momentos emotivos que por lo menos te harán sentir un latido extra.


Luchando con mi familia’ tiene los elementos necesarios para que todos puedan disfrutarla
, desde los más jóvenes con la fuente de inspiración, las mujeres por el empoderamiento natural y evolutivo de la protagonista y los adultos con la pasión hacia las cosas y ver cosechar el fruto que siembran en sus hijos. Una opción ideal para disfrutar sólo, en familia, en pareja o como lo prefieras y que no te hará bostezar.

Back to Top