Mi cuenta
    Licorice Pizza
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Licorice Pizza

    Una estampa de la emoción y la decepción del primer amor

    por Tamara Cuevas

    Licorice Pizza es casi una estampa de la emoción y la decepción del primer amor, llevada al extremo. Narra la historia de Alana Kane (Alana Haim), una veinteañera sin ninguna idea de qué hacer con su vida. Alana conoce a Gary (Cooper Hoffman) cuando trabaja en el estudio fotográfico que tomará las fotos del anuario de la escuela del chico. Ese primer encuentro entre los dos marca el tono para los siguientes minutos de la cinta: un estira y afloja constante, coqueteo medio pasivo agresivo y diálogos del todo extraños que terminan en increíbles punchlines


    Gary es lo contrario a Alana. El chico es un actor infantil que comienza a darse cuenta de que de actor infantil ya no tiene nada, pero tiene un lado entrepreneur que lo ayuda a salir adelante. Dicho personaje está basado en Gary Goetzman, prolífico productor de Hollywood detrás de éxitos como Mamma Mia!, quien fuera compañero de Tom Hanks cuando ambos comenzaban sus carreras. Fueron las aventuras de Goetzman las que inspiraron la película de Licorice Pizza y, antes de que lo pregunten, Goetzman sí instaló un negocio de camas acuáticas tal como aparece en la cinta




    Aunque buena parte de la crítica ha alabado Licorice Pizza por el esfuerzo de Paul Thomas Anderson de regresar a las raíces de comedia romántica que conocimos en Punch Drunk Love, aquella joya entre el amor y el suspenso liderada por Adam Sandler en 2002, otra graaaan parte no entiende del todo la historia que Licorice Pizza tiene para ofrecer, esto porque la crítica siente que, más que un largometraje, fueron viñetas muy bien acomodadas.


    No vamos a negar dicho aspecto, pero tampoco vamos a aceptar que Licorice Pizza es una mala película porque, desde mi punto de vista, fue una de las mejores del 2021. Además, es una de las primeras historias de PTA cuyo personaje principal es por completo una mujer; si bien dijimos que Gary está inspirado en una persona de la vida real, la historia de Alana es la que cuenta


     



    El amor, un tema que ha sido analizado en la filmografía de PTA en tantas ocasiones, por primera vez toma forma a través de los ojos de una mujer que, para terminarla de amolar, no sabe ni qué quiere de su vida y tampoco entiende por qué sale con un niño que es casi 10 años menor que ella. Licorice Pizza es una monografía del amor juvenil bajo increíbles puestas de sol en California. 


    El guion de Thomas Anderson, nominado a un Oscar este año, logra contener la formación de identidad en los tumultuosos 20, las mujeres en la política, y la búsqueda de un compañero, más que una pareja amorosa en el estricto formal. El guion está tan bien escrito que, a pesar de parecer "viñetas", estás completamente invertido en descubrir quiénes son estos personajes y cómo termina su historia. La edición del final del largometraje resume a la perfección lo anterior, donde vemos a Gary y Alana corriendo a una velocidad que no es constante pero, después de todo, se encuentran para colisionar





    Otro aspecto que debemos destacar, además de la fotografía y la luz de Licorice Pizza, es la selección musical, que incluye canciones de Paul McCartney and the Wings y la canción original de Johnny Greenwood, quien también trabajó para The Power of the Dog y Spencer


    En resumen y como lo dijo el crítico Mark Kermode, si tampoco entiendes qué es Licorice Pizza, puede ser exactamente lo que quieras porque Licorice Pizza es casi una experiencia, los sentimientos están a flor de piel y puedes sentir la locura de ser un adolescente en los 70 gracias a su increíble atmósfera y la verosimilitud de sus dos protagonistas. ¿Alana merecía una nominación al Oscar? Por supuesto que la merecía, pero tendremos que conformarnos con las nominaciones a Mejor película, mejor director y mejor guion original.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top