Mi cuenta
    Respect: La historia de Aretha Franklin
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    Respect: La historia de Aretha Franklin

    Se necesita más que un vistazo a Wikipedia

    por Rubén Peralta Rigaud

    Los biopics son un campo de minas para escribir: por un lado, uno quiere respetar las vidas y el legado de las personas que retratan, especialmente cuando estas personas son queridas e icónicas en todo el mundo. Por otro lado, como crítico, estoy aquí para ofrecer un análisis y una opinión honesta sobre la calidad de una película, basado obviamente en mis limitados criterios. No lo digo porque Respect sea mala ni nada por el estilo, pero cuando se trata de la representación de una figura tan reconocida y apreciada como Aretha Franklin, parece que estoy pisando en arena movediza por el simple hecho de escribir sobre ella. 

    Respect sigue la vida de la Sra. Franklin (Jennifer Hudson) desde que era una niña a principios de los años 50 y actuaba en las cenas de su padre (Forest Whitaker), hasta el inicio de su carrera a principios de los años 60 mientras luchaba por entrar en la industria musical, pasando por su irrupción en el estrellato a finales de los años 60, hasta sus propias luchas internas y su autorrealización en la década de los setenta. 



     

    Inmediatamente, lo mejor de toda la película es Jennifer Hudson en el papel de la Sra. Franklin; francamente, me cuesta pensar en otra intérprete de Hollywood a la que consideraría para el papel. En primer lugar, todos sabemos que Hudson es una cantante fenomenal, pero a veces es bueno que nos recuerden lo buena que es; se me puso la piel de gallina varias veces al escucharla cantar en esta película (sobre todo durante las escenas en las que canta gospel) y durante su interpretación de (You Make Me Feel Like) A Natural Woman. En segundo lugar, Hudson hace un trabajo encomiable al retratar a la Sra. Franklin a lo largo de veinte años de vida; toca todos los aspectos, desde la naturaleza más tímida de Franklin cuando empezaba en la industria de la música, hasta el titán en que se convirtió, pasando por los matices y las dificultades de determinadas relaciones personales. Hudson abarca un amplio abanico de experiencias humanas y vitales, lo que la convierte en algo más que una potente voz cantante, sino también en una presencia imponente en la pantalla, a la altura de cualquiera de los otros nombres consagrados del reparto, como Forest Whitaker, Marlon Wayans y Marc Maron.


    El tímido y luego creciente acuerdo entre la cantante y estos músicos de la aldea sureña desembocará luego en la grabación de grandes álbumes, canciones icónicas y la concesión a Franklin del merecido sobrenombre de Reina del Soul. Las alegrías y las penas siguen surgiendo y luchando entre sí en una existencia en la que la artista también trabaja demasiado para participar directa y financieramente en la lucha por los derechos civiles.





    Jennifer Hudson, a través de su constante implicación, recrea una Aretha totalmente verosímil y habitada en la que las distintas etapas de la vida se reflejan en los cambios de peinado, gafas y vestido. Hudson se perfila ya como una seria aspirante al Oscar. Forest Whittaker, que en su día fue un gran Charlie Parker en Bird, de Clint Eastwood, opone el muro de su opacidad a esta chica que quiere salir de sus garras. Los demás actores aportan un apoyo constante a este retrato, más complejo de lo que parece a primera vista.


    Sin embargo, con la misma rapidez con la que la película te atrapa con la dinámica interpretación de Hudson, el guión se convierte en una bola de frustración. Las conversaciones secundarias con Martin Luther King Jr. (Gilbert Glenn Brown) sobre la intención de Franklin de participar en el movimiento por los derechos civiles abordan brevemente su compromiso con la causa, y no se vuelve a hablar de ello. También hay una escena sobre el abuso de menores que se barre discretamente bajo la alfombra, lo que indica que quizás se tenía demasiado miedo de llegar a ese punto. Estas dramatizaciones entrecortadas socavan las dificultades y la carrera de Franklin. Además, la racha de alcoholismo de la cantante parece una subtrama endeble, al igual que sus relaciones con el mánager Ken Cunningham (Albert Jones), responsable de su salud. No se dice ni se menciona nada sobre el segundo marido de Aretha, Glynn Turman.





    Es una tarea difícil tratar de encapsular todo lo que Franklin defendió y luchó, y siempre habrá omisiones y dramatizaciones en películas de esta envergadura, pero la visión histórica no va más allá de un rápido vistazo a la Wikipedia. Respect no es una película horrible y el público responderá a Hudson y los habitantes de Michigan sentirán el orgullo que Franklin aportó a la comunidad, pero la Reina del Soul se merece algo más que un biopic estándar que apenas araña la superficie de lo que fue y del legado que dejó.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top