Mi cuenta
    The Many Saints Of Newark
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    The Many Saints Of Newark

    Un viaje a la nostalgia narrado cuidadosamente

    por Rubén Peralta Rigaud

    Hace catorce años, el último episodio de Los Soprano pasó por las pantallas de Estados Unidos, con la historia del jefe de la mafia Tony Soprano y su familia llegando a su fin. Ahora, el creador de la serie, David Chase y el director Alan Taylor, recuperan al icónico criminal contando la precuela de Los Soprano con The Many Saints of Newark y cómo el protagonista de la premiada serie sobre la mafia se convirtió en el hombre que el público siguió durante seis temporadas. Pero al frente de la trama hay alguien más. El hombre que fue como un padre para el joven Tony Soprano (Michael Gandolfini) y cuyo apellido ya presagia el destino de su padre, su hijo y el suyo propio: Richard "Dickie" Moltisanti (Alessandro Nivola). Porque detrás de cada pecador, hay, en última instancia, un pecador aún mayor.


    El drama de dos horas de duración sitúa así a Dickie Moltisanti en el centro y comienza la narración a finales de los años sesenta. Poco después de que su padre, Aldo (Ray Liotta), regrese de Italia con un nuevo socio, Nueva Jersey es un caos. Los disturbios raciales sacuden la ciudad e intensifican el conflicto entre las facciones criminales afroamericanas e italoamericanas. A medida que Dickie se siente cada vez más aplastado por el cambio de los tiempos, aumentan las tensiones en su vida privada y en sus negocios. Al mismo tiempo, su responsabilidad hacia su sobrino Tony crece a medida que se ve más y más influenciado por el entorno criminal que le rodea. Cabe destacar que el hijo de Dickie, Christopher Moltisanti, ya recapitula la relación entre él y su tío Tony en los primeros minutos, así como un momento clave de Los Soprano. En otras palabras, alerta de spoiler.




    En consecuencia, The Many Saints of Newark se siente aún más como una película para los fans de Los Soprano debido a esta premisa. Numerosas escenas resultan ser referencias u homenajes a momentos de la serie, y cuando las caras conocidas aparecen a cada momento --sólo que en sus días de juventud-- la película parece una vieja reunión de secundaria. Los actores, que encarnan a personajes ya conocidos de la serie, consiguen retratar las versiones jóvenes y captar perfectamente su mentalidad con una precisión y sensibilidad absolutamente notables. Por ejemplo, cuando Paulie "Walnuts" Gualtiere se molesta por las salpicaduras de sangre en su nueva chaqueta, uno podría pensar fácilmente que Billy Magnussen es el joven Tony Sirico. Especialmente en los primeros minutos, la película parece un auténtico ¿quién es quién? Es como hojear un viejo álbum de fotos y buscar caras conocidas.




    El director Alan Taylor, que también proviene de un entorno de series y ha rodado episodios para Mad Men y Game of Thrones, dirige la trama de The Many Saints of Newark, que se remonta a los primeros años de la década de los setenta, con una inclinación por la melancolía nostálgica: los zoom-ins reflexivos se adentran en el microcosmos protegido de estas familias disfuncionales, los tonos sepias se superponen con un azulado frío, y un pesar fatalista se mezcla cada vez más con la mirada amable sobre Tony, que se ha convertido en un adolescente rebelde en la segunda mitad de la película (y es interpretado por el hijo de James Gandolfini, Michael Gandolfini). Porque, aunque sigue soñando con la universidad y con una carrera como atleta, su destino real queda muy claro, especialmente cuando emula a un ídolo en Dickie, cuyo verdadero carácter seguirá siendo trágicamente un misterio para él.  




    Quienes conozcan y aprecien Los Soprano verán con interés y un poco de nostalgia esta precuela de dos horas con un gran reparto y conocerán el caldo de cultivo de la equivocada carrera de Tony Soprano en esta historia de egos frágiles, vanidades fatales y desaires inolvidables. Para todos los demás, sin embargo, The Many Saints of Newark probablemente aparecerá como una cadena suelta de impresiones de una ciudad, Nueva Jersey, marcada por el crimen organizado a finales de los años sesenta. Esto se debe a que la precuela sólo tiene una estructura ligeramente cinematográfica, más bien dos episodios condensados de flashback de una serie, y en el transcurso de los cuales el protagonista Dickie no experimenta ningún desarrollo significativo de su carácter. Pero esta misma ruptura con las expectativas narrativas apunta al final y a la esencia persistente de Los Soprano.


    Sin embargo, además de todos estos pequeños reencuentros, es el personaje de Dickie el que merece mayor atención, con él, David Chase y su coguionista Lawrence Konner, han creado otro gánster que encaja en el mundo esbozado por la serie de forma grandiosa y lo enriquece con algunas facetas nuevas.



    Su paseo en la cuerda floja entre el favor y el descrédito está narrado cuidadosamente y, a pesar de algunas escaladas, en su mayor parte escenificado con calma. Al mismo tiempo,
    The Many Saints of Newark hila la red de intrigas más allá e ilustra quién traicionó a quién mucho antes de que Tony Soprano se convirtiera en un verdadero miembro de la familia mafiosa. Un drama de gánsteres narrado con atención y una mirada centrada, tal y como el público espera de Los Soprano

     

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top