Calificar películas
Mi SensaCine
    Salvaje
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Salvaje

    ¿Fuiste hecho para ser amado?

    por Uriel Linares

    Amar y ser amado; en esto podría resumirse la felicidad del ser humano, un tema complejo con miles de perspectivas que enredan todavía más esta reflexión; nos encanta ser tan complicados. Y para demostrarlo la ópera prima del francés Camille Vidal-Naquet: Salvaje, historia que a través de una mirada voraz por el deseo carnal y un grito desesperado por un cálido aprecio emocional nos presenta la reflexiva vida de Leo (Félix Maritaud), un joven gígoló que utiliza el sufrimiento para encontrar el camino de la felicidad.


    Con apenas 22 años ha decidido vender su cuerpo día y noche al mejor postor, unos cuantos euros son suficientes para mantenerse de pie con todo tipo de drogas y así volver al día siguiente a su oficio. Sin embargo, Leo es diferente al resto de prostitutos: él cree en verdadero cariño de una persona a otra, por tal motivo disfruta de cada encuentro sexual al que es contratado, pero esto le cobra graves facturas físicas y mentales que le hacen repensar su verdadero motivo de vida.



     

    Si esto se tratara de impactantes debuts cinematográficos en 2019 necesariamente tendríamos que incluir en la discusión a Camille Vidal-Naquet quien, además de dirigir la cinta, también firmó el libreto y esto -sin duda alguna- le permitió alcanzar un duro y conmovedor resultado a la hora de contar este drama que, a través de sexo explícito y la desgarradora vida de un joven inocente atrapado en una oscura realidad, logra sacudir al público y deja varios temas volando en su mente por el resto del día.

     

    Por su puesto, es de vital importancia tener una historia interesante por contar, pero no lo es todo y para ello la entrega emocional de su protagonista, Félix Maritaud, fue pieza clave para unir todos estos conceptos y darles un rostro. La postura exhausta, ojeras crecientes y sucio aspecto es contrarrestado por una sincera sonrisa que en todo momento acompaña la cálida actuación de Maritaud, esto consigue arrancar de un momento a otro una profunda empatía por parte del espectador hacia el personaje.





    Y para buscar una completa inmersión: la fotografía de Jacques Girault, quien por cierto también se estrena haciendo largometrajes, le dio una particular atmósfera visual aprovechando en muchos momentos la luz natural que la ciudad de Estrasburgo, Francia, tenía para ofrecer; sin dejar de lado su formato: 1.66, el cual más allá de sonar muy técnico es verdad que le da una textura muy especial a la película, no por cualquier cosa es una de las medidas preferidas del cine europeo.


    Salvaje
    es una cinta que consiguió contar desde otro ángulo el cruel mundo de las calles, específicamente de la prostitución, la cual se adueño de un joven de gran corazón y buenas intenciones. Entiendo que esto podría leerse contradictorio al mezclarlo con sexo y drogas, sin embargo, Vidal-Naquet y Maritaud tuvieron la sensibilidad artística para entrelazar estos conceptos y entregar un personaje atípico capaz de crear un vínculo especial con todo aquel que conozca su historia. Por mucho una opción diferente en cartelera que promete sacudir tu mente y tu percepción sobre el amor y la libertad.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top