Infierno en la tormenta
Críticas
3,5
Buena
Infierno en la tormenta

El ataque de los chicos cocodrilo

por Miguel Martínez

En julio de 2013, Sharknado, una franquicia desconocida en sus inicios, causó sensación por su propuesta irreverente e innovadora. Quien diría que una película donde su eje central era sobrevivir a un tornado de tiburones despertaría tanta emoción y fanatismo alrededor del mundo y derivaría en una de las sagas más destacadas de la década. Para continuar con el vacío que dejó Sharknado, llega Infierno en la tormenta, octavo largometraje de Alexander Aja.

Haley (Kaya Scodelario) es una atleta que practica la natación desde su infancia, decide rescatar a su padre Dave (Barry Pepper), quien ha quedado atrapado en la península durante el paso de un huracán categoría 5. En su intento por encontrarlo, descubrirá que lo peor de la tormenta no es su poder destructivo, sino los cocodrilos que ésta trae y que pondrá la vida de su familia en peligro.

Si bien, Infierno en la tormenta no incluye a un tornado, ni tiburones, sí toma como pretexto a un fenómeno natural para desarrollar su historia y sumergirnos en una propuesta que retoma el legado de Sharknado. Al inicio vemos una película seria -en apariencia- que nos presenta una relación rota entre padre e hija, pero también la necesidad de salvar a tus seres queridos pese a un pasado ajetreado. Sin embargo, a medida que avanza la trama, esta seriedad poco a poco se diluye, pero no por un error en el guión, sino por la transformación que sufre la película dirigida por Alexander Aja (Piraña 3D).


Existe un momento fundamental donde la película escrita por Michael Rasmussen y Shawn Rasmussente te dice claramente que no puedes tomarla en serio y te invita a divertirte y relajar la gran tensión creada en sus primeros 25 minutos. Las malas decisiones de los protagonistas son el recurso para crear momentos de suspenso en espacios cerrados que funcionan, pero que también hacen de ésta una cinta sumamente entretenida. 

No puedes tomar una película en serio cuando el personaje que toma las decisiones más inteligentes es Sugar, la perrita de la familia, tampoco cuando alguien que tiene dos mordeduras letales de cocodrilo en el cuerpo y logra nadar 100 metros de manera perfecta como si fuera Michael Phelps en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Un punto a favor de la cinta son los buenos efectos especiales que utilizaron para recrear a los reptiles y aunque no tengamos motosierras ni brazos biónicos para combartirlos, el espectáculo está garantizado con los pocos recursos que tienen al alcance sus protagonistas. 

Infierno en la tormenta es una digna sucesora de la exitosa fórmula que propuso en 2013 Sharknado y que navega entre la seriedad y el humor. Como resultado final, tenemos un producto que causará sustos, emoción, tensión y muchas risas al espectador. Sin duda, una de las mejores propuestas que han llegado a la cartelera nacional en 2019.

 
Back to Top