Sergio
Críticas
2,5
Regular
Sergio

Una historia desaprovechada

por Iván Romero

Su paso por el Festival de Cine Sundance en enero de este año arrojó criticas mixtas, sin embargo, ahora queda en manos del público echarle un vistazo a Sergio, película que se añadió al catálogo de Netflix. El filme es biográfico y habla sobre el brasileño Sergio Vieira de Mello, un diplomático de la ONU asesinado en el 2003 en Irak. La cinta es dirigida por Greg Barker, cineasta documentalista que en el 2009 estuvo detrás del documental homónimo sobre esta importantísima figura política en la historia del nuevo milenio. Barker logró acumular una cantidad innumerable de información para su documental en aquel momento y realmente no se imaginó que 10 años después estaría presentando su primera ficción acerca de este mismo evento.

Justo la mencionada inexperiencia dentro de la ficción es notoria y desafortunadamente enfrentamos un filme sólido únicamente en las actuaciones, gracias a Wagner Moura y Ana de Armas, quienes interpretan a Sergio y Carolina Larriera (esposa del funcionario en la vida real) respectivamente. Ambos parecen contenidos en todo momento, pero manteniendo la presencia que figuras como sus personajes representaban. Los dos intérpretes tienen una similitud impresionante con sus contrapartes reales, en especial Moura. El guion, por otro lado, es un cúmulo de malas decisiones que sólo hacen que el largometraje tropiece constantemente, se alargue y termine por cansar.


 



Sergio Vieira de Mello representó a las Naciones Unidas en Irak y decidió irse a vivir a Bagdad para ayudar a ciudadanía y negociar la retirada de las tropas estadounidenses del país. Al llegar a un desacuerdo con el diplomático de Estados Unidos: Paul Bremer, quien estaba en contra del discurso de Sergio, la lucha por los ideales de Sergio se va agotando cada vez más hasta que es asesinado en un ataque terrorista con un bombardeo, lo que lo deja atrapado en el sótano del hotel donde trabajaba. Su esposa, con quien tenía sólo tres de casado, no estaba con él durante el atentado, por lo que salió ilesa.

La historia es estremecedora y está inspirado tanto en el material mencionado de Barker, como en el libro de la escritora estadounidense Samantha Power: Persiguiendo la llama: la lucha de un hombre por salvar el mundo. Como espectador no dejas de preguntarte cosas sobre la labor que Sergio realizaba en aquel país y cómo una serie de decisiones políticas acabaron con su vida, mientras él solo quería la paz. Esto se queda en la mente, pero no por el filme per se, sino porque al final, después de una narrativa complicada y confusa, emerge un interés por investigar algo más sobre el personaje, ya que el texto falla tremendamente en darnos esto.




Sergio va de atrás hacia adelante, sin ningún ritmo o congruencia entre escenas y termina por ser decepcionante, ya que es una historia con un tremendo potencial y queda en un filme que, contra los deseos de muchos, por más que tenga exhibición en una plataforma de streaming internacional, será un producto más del catálogo que no generará ni un boca a boca, ni quedará en la memoria colectiva; es sumamente olvidable y terrible en su edición. Lo más recomendable es buscar sobre este admirable hombre, pero muy lejos de esta película.

Back to Top