Boda sangrienta
Críticas
4,0
Muy buena
Boda sangrienta

¿Qué tan peligrosas son las familias políticas?

por Cristina Ibañez

¿Quién dice que lo suegros son cosa fácil? Pero es aún más difícil cuando tu familia política son un puñado de burgueses con tendecias sádicas dispuestos a asesinar a una mujer recién casada con tal de preservar su grosera fortuna. 

 

Grace (Samara Weaving) está lista para casarse con Alex (Mark O´Brien). La emoción la invade ante la oportunidad de por fin formar una familia después de pasar su infancia en hogares adoptivos. Pero, para su desgracia, la ingenua novia no sabe lo que su noche de bodas le depararía, pues más allá de una romántica velada junto al amor de su vida, la medianoche la esperaba con un sádico ritual oficiado por nada más y nada menos que sus suegros. 

La familia Le Domas construyó su millonario emporio a través de la venta de juegos de mesa, pero bien dicen que los ricos siempre tienen extrañas manías y ellos no son la excepción. La tradición dicta que el nuevo integrante de la familia tiene que elegir una carta de una extraña caja que contiene un centenar de opciones de juegos. Grace elige al azar la carta que dice “Escondidas” y es aquí cuando empieza la cacería. Su familia política tiene que asesinarla antes del amanecer porque de lo contrario, algo terrible podría sucederles…

Ya hacía falta una película de terror con un humor tan ácido como este. Boda Sangrienta es tan absurda como divertida, una fórmula que habíamos visto anteriormente en producciones como Rec 3 y ASH VS EVIL. Desde la primera escena sabemos que habrá un baño de sangre pero también toneladas de comedia gore. La cantidad de violencia es directamente proporcional a lo hilarante de las situaciones que la desencadena. Es realmente imposible no soltar buenas carcajadas a pesar de que sientes que la sangre también te está salpicando. 

Además, el papel que juega en la trama cada integrante de la familia Le Domas es sumamente divertido. Hay un balance perfecto entre aquellos que están sedientos por descuartizar a la novia y los que no tienen idea de lo que está sucediendo. Aunque todos saben que formar parte del linaje Le Domas conlleva convertirse en asesinos, no precisamente significa que sepan cómo serlo. Y es aquí cuando la sangrienta persecusión se aligera con las intervensiones de los hermanos de Alex, Charlie (Adam Brody) y Emilie (Melanie Scrofano), quienes son capaces de asesinar a quien se cruce en su camino para después entrar en pánico ante el baño de sangre que provoca su torpeza. 


Quizás este balance entre el terror y la comedia en las escenas de persecusión dentro de la gótica mansión, logra compensar la carencia de buenos diálogos. La trama se prestaba para burlarse explícitamente de la burguesía y su despectiva forma de ver a cualquier humano que no pertenece a su misma clase social que ellos. Si no fuera por ciertos diálogos como "Fucking rich people! (Maldita gente rica)", el guion estaría muy lejos de burlarse cínicamente de las despiadados y turbulentos caminos que los ricos toman para hacerse de sus fortunas.

La historia también retrata a la familia como elemento de maldad. A través de diálogos como "No porque lo diga tu familia, quiere decir que esté bien" queda claro que más allá de una crítica a la distinción entre clases sociales, el guion señala que la familia como núcleo de la sociedad es más tóxico que benéfico. 

Aunque la atmósfera se adorna de comedia, la música es la responsable de no hacerle olvidar al espectador que realmente está presenciando una historia de terror, pues siempre acompaña a la novia en los momentos más bizarros. En cuanto suena una canción para niños en un fonógrafo gigante, sabes que algo aterrador está por suceder. 

La comedia gore siempre se disfruta bajo una historia capaz de transformar algo tan romántico como una boda en una sangrienta masacre. Boda sangrienta se burla de la clase burguesa y de la familia como núcleo de la sociedad a través de absurdas situaciones que te harán reír a pesar de que sientas que tú también quedaste bañado en sangre...

Back to Top