Mi cuenta
    Venom 2: Carnage liberado
    Críticas
    2,5
    Regular
    Venom 2: Carnage liberado

    Una triste vergüenza para todas las partes implicadas

    por Rubén Peralta Rigaud

    Cuando Eddie Brock visita al asesino en serie Cletus Kasady (Woody Harrelson) en su celda de San Quintín, le ofrecen una historia exclusiva para que recupere su carrera. Por desgracia para todo San Francisco, Cletus acaba probando literalmente la sangre extraterrestre de Eddie, para convertirse en un monstruo alienígena de aspecto abultado al que llama Carnage.



    Pero vamos a crear contexto, Cletus debe encontrar a su novia mutante Frances Barrison (Naomie Harris), quien puede gritar con resultados letales y ha sido llevada en secreto al Instituto Ravencroft. Mientras tanto, cuando Venom se cansa de merendar pollos, sale del armario de Eddie Brock para hacer un examen de conciencia. Para añadir más tensión, la exnovia de Eddie, Anne (Michelle Williams), comparte con él la noticia de que está comprometida con el Dr. Dan Lewis (Reid Scott) y sólo quiere su bendición. En algún lugar de todo esto, también está el detective Mulligan (Stephen Graham), con problemas de audición, hace que Eddie le ayude en una serie de asesinatos que, de alguna manera, están siendo orquestados por Cletus desde dentro de la cárcel. 


     




    En lo que se presenta como una explosión de tonterías que se convierte en Venom, Venom 2: Carnage liberado ciertamente redobla su ruido visual. Pero si lo que los fans ansiaban de la primera película es ir a tope con Venom, la ejecución es bastante cansina. Lo mejor es que el director Andy Serkis y el guionista Kelly Marcel, que vuelve a la carga, no se toman nada en serio (una excepción es en el prólogo ambientado en 1996, donde las voces de Harrelson y Harris están desconcertantemente dobladas sobre las de sus homólogos más jóvenes, y probablemente no pretende ser gracioso).



    Tom Hardy sigue atreviéndose con todo, alternando entre Eddie y su cruel contraparte. Como antes, los mejores momentos de la película son simplemente ver (y oír) a Hardy actuar frente a sí mismo. Eddie y Venom son como un viejo matrimonio --ya sabes, un parásito que discute sobre si debe o no comer cabezas humanas--, pero, en algún momento, ese encanto de su dinámica se convierte en una detestable repetición, escuchando a un gruñón hablar sobre otro. Una pausa apreciable es cuando Venom se escapa a una rave de Halloween, tomando otros cuerpos, sólo para pararse en el escenario y dar un discurso sobre la tolerancia.




    Todo el mundo desearía divertirse tanto como Woody Harrelson en el papel de Cletus Kasady, cuya retorcida historia a lápiz (incluido el asesinato de su madre) daría para una atractiva miniserie de Netflix. Cletus es puro caos, y parecería ser una némesis interesante para Eddie/Venom, pero sólo se le trata con una nota de ser un villano imparable. Sin embargo, Cletus tiene un Minnie para su Mickey, Naomie Harris está haciendo algo --lo que sea-- y soltando un chillido que rompe cristales, pero no tiene nada que interpretar. Salvo un momento adorablemente extraño en el que Anne intenta convencer a Venom de que salga de un huésped temporal, la excelente en todo Michelle Williams podría dar una de sus actuaciones más superficiales. Aunque Anne sigue preocupándose por Eddie, su papel activo (con su prometido Dan) llega tan tarde que parece más motivado por la mecánica de la trama. Esta vez, todos los actores se sienten tremendamente desperdiciados. 


    Por mucho que uno quiera decir que es una diversión absurda y sin límites que acepta su tontería, Venom 2: Carnage liberado apenas es divertida. Hay una energía maníaca en las bromas entre Eddie y Venom antes de que se vuelvan cansinas y luego, una vez que todos los hilos de la trama se entrelazan, es el momento de un enfrentamiento cargado de CGI en una iglesia que es sólo un lío aburrido de tentáculos nervudos y lenguas. En un guión mejor, que no hubiera recortado por completo el tercer acto para mantener el ritmo, la falta de enfoque no sería tan evidente, si hubiera algo que le importara, pero no es así. La inevitable escena de mitad de los créditos es más agradable --y está más cerca de ser compartida dentro del MCU y de quedar atrapada en la red de Spider-Man-- que la propia película. Venom 2: Carnage liberado es un desecho insignificante que incluso nuestro come-órganos favorito, el propio Venom, podría llamar un 'zurullo en el viento'.



     



    Siguiendo la tendencia actual de este tipo de películas, los fans querrán quedarse hasta la primera parte de los créditos. Allí verán la escena postcréditos más espeluznante de todas, y por muy horrible que sea esta etiqueta, sigue siendo lo único que merece la pena comentar después. El resto de Venom 2: Carnage liberado es una triste vergüenza para todas las partes implicadas (esto incluye a la gran Michelle Williams, que está aún más desperdiciada aquí que en la primera película. Y no olvidemos al director de fotografía Robert Richardson, ganador de tres Oscar, que inexplicablemente iluminó la película como una atracción de casa encantada barata y chillona) y adopta una estética de página de salpicaduras abandonada desde hace mucho tiempo, valorando las poses geniales y los diálogos malvados por encima de todo lo demás.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top