Calificar películas
Mi SensaCine
    Inesperado
    Críticas
    1,0
    Muy mala
    Inesperado

    ¿Propaganda religiosa o algo más?

    por Rubén Peralta Rigaud

    El drama cristiano: Inesperado es la primera de tres películas financiadas (parcial o totalmente) por el empresario Mike Lindell, quien apoya fervientemente las ideas del presidente Donald Trump y también es uno de los más feroces defensores de la ley antiaborto en Estados Unidos. Chuck Konzelman y Cary Solomon (The Insatiable), escribieron las dos películas de Dios no está muerto y, por lo tanto, son expertos en integrar temas de conversación relacionados con una agenda central dogmática.


    Ashley Bratcher interpreta a Abby Johnson, una joven que consigue trabajo en una clínica local de Planned Parenthood y rápidamente se abre camino en el liderazgo del lugar hasta convertirse en una de las directoras más jóvenes. Todo marcha bien para ella a pesar de la oposición a su trabajo que enfrenta, regularmente por parte de su esposo y sus padres, sin embargo, su perspectiva cambia cuando uno de los médicos de la clínica le pide ayuda durante una interrupción de un embarazo de 13 semanas. Mientras proporciona ayuda, observa el procedimiento a través del monitor del sonograma y es en ese momento que su vida y sentimientos se transforman radicalmente.


     


    Inesperado es una de las pocas películas religiosas con clasificación para adultos. Las audiencias basadas en la fe, al menos históricamente, no aparecen en masa en el cine para este tipo de películas, pero esta cinta es probablemente una excepción. La tesis de Johnson es que no todos los proveedores de aborto son personas malvadas y no deben ser despreciados, simplemente ven el acto desde otra perspectiva.


    Una subtrama refuerza la importancia de la sumisión al marido a través de su retrato del paciente y perfecto cónyuge de Abby, Doug (Brooks Ryan), quien es más sabio que su esposa, hasta darse cuenta de que está embarazada. Algo que llama mi atención es que todos los personajes con diálogos importantes son personas blancas, con la excepción de dos mujeres negras que van a abortar, clara referencia al control de natalidad para estas personas.



    Estamos conscientes que este tipo de filmes son una losa de propaganda e incomodan a quienes no comparten estas opiniones
    . La película sigue la línea de sus predecesoras, con los mismos personajes y arcos narrativos, aunque tiene mayor delicadeza técnica. Hay algunas escenas sorprendentemente equilibradas teniendo en cuenta que no hay duda sobre la posición de la película al respecto. Contiene buenos diálogos que podrían estimular al debate, pero mientras avanza nos damos cuenta de que fue un truco de cámara para influenciar nuestras emociones.


    Las actuaciones funcionan, principalmente cuando hay confrontaciones entre Abby y Cheryl (Robia Scott),
    aunque la primera, después de la segunda mitad, es un mar de lágrimas en casi todas las secuencias, emulando a Thalia cuando pierde a su abuelo en aquella enigmática telenovela.


    Al final, e incluso desde antes de sentarnos a ver Inesperado, si no eres partidario de la creencia que el estudio ha estado promocionando desde su génesis, no es recomendable que te sientes a verlo. Pero si vas de acuerdo con lo planteado en la sinopsis, y si eres cinéfilo, vela, aunque no exista una sola secuencia cinematográfica memorable que aporte a la experiencia.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top