Calificar películas
Mi SensaCine
    Crisis
    Críticas
    2,0
    Pasable
    Crisis

    Lejos de ser impecable y quiere forzar el sermón

    por Rubén Peralta Rigaud

    Crisis es una historia sobre drogas, en concreto sobre los opioides, y sigue tres relatos distintos sobre estos y su impacto en la sociedad estadounidense. Hay un agente encubierto de la DEA que se hace pasar por un narcotraficante (Armie Hammer) que organiza una operación de contrabando de fentanilo entre Canadá y Estados Unidos, una arquitecta (Evangeline Lilly), adicta en recuperación y decidida a localizar a los responsables de la implicación de su hijo en las drogas y un profesor universitario (Gary Oldman) cuyo laboratorio de investigación descubre peligrosas revelaciones sobre un nuevo fármaco para cuya investigación han sido pagados por una empresa farmacéutica muy influyente y sus ejecutivos (Luke Evans).

    El objetivo principal del filme parece ser poner de relieve dos problemas de la vida real totalmente yuxtapuestos con los opioides: el contrabando y la importación ilegal de drogas en la calle y los fármacos completamente legales, pero cuestionables, introducidos por las compañías farmacéuticas con el pleno apoyo del gobierno. Para la mayoría, ninguna de estas historias debería ser particularmente sorprendente, ya que son bastante conocidas y han aparecido en innumerables películas y documentales a lo largo de los años, aunque creo que esta puede ser la primera vez que las dos historias se muestran juntas en una película. Y en el caso de Crisis esto realmente funciona: mostrar los dos temas contrastados hace que la historia sea más interesante y única en lugar de concentrarse únicamente en una que hemos visto muchas veces antes, especialmente porque está dividida en tres narrativas separadas.


    Luke Evans es parte del elenco de 'Crisis'.


    La película muestra sus deficiencias en que no todas las narraciones son tan atractivas como se pretende. Evangeline Lilly realiza una maravillosa y emotiva actuación como la arquitecta y madre Claire, pero su narración pierde valor cuando se empeña en vengarse de los responsables de involucrar a su hijo en el submundo de las drogas. Y, por desgracia, la narración de Armie Hammer como el agente federal encubierto Jake, es algo que ya hemos visto muchas veces. Sin embargo, la narración más interesante es la de Gary Oldman en el papel del Dr. Tyrone Brower, cuya lucha por decir la verdad sobre una nueva droga peligrosa o por aceptar el dinero de sus empleadores de la compañía farmacéutica es una historia moral sorprendentemente interesante. A ello contribuye la magnífica actuación de Oldman y el magnífico papel secundario de Greg Kinnear.

    Crisis está lejos de ser impecable, quiere forzar el sermón y Nicholas Jarecki a veces retuerce y dobla su historia hasta el punto de ruptura para hacer valoraciones simples sobre cómo la codicia corporativa es mala y hacer lo correcto es bueno. No se equivoca, pero la película podría soportar un poco más de matiz. Dicho esto, la tensión no muestra demasiado y, desde luego, no lo suficiente como para arruinar la historia que, en el fondo, es un drama hollywoodiense bien intencionado y hecho. El corazón de Crisis está en el lugar correcto y eso hace que merezca la pena verla.


    Nicholas Jarecki es el director de 'Crisis'.


    Crisis es una valiosa herramienta educativa que ilustra de forma dramática la actual y mortal crisis de los opiáceos y cómo sigue siendo perpetuada por el enfoque de la fabricación de medicamentos que prima el beneficio sobre la seguridad. La epidemia de opioides ha tocado tantas vidas a niveles que aún no podemos comprender; en teoría, una estructura narrativa multilineal es más que lógica. Aunque en este caso, Jarecki puede haberse excedido. Si hubiera refinado el guion y se hubiera centrado únicamente en la trama de Oldman, Crisis podría haber sido una exposición realmente intrigante y necesaria.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top