Calificar películas
Mi SensaCine
    Los miserables
    Críticas
    3,8
    Muy buena
    Los miserables

    Un golpe social

    por Iván Romero

    El director francés de 41 años: Ladj Ly, debuta con su primer largometraje de ficción con el pie derecho, sin embargo, el título es sumamente ambicioso, ya que el título es el mismo que la obra maestra del dramaturgo francés Víctor Hugo: Los miserables, un riesgo no menor, pero la intención de otorgarle tremendo nombre a su cinta (que por cierto también escribió) crea un enlace social oportuno y relevante con el clásico de la literatura del que hablamos. Ladj le da la vuelta envolviéndolo en un thriller policial estresante y frenético, es decir, para que no nos confundamos, no se trata de ningún remake, sino que la historia y ocurre en la comunidad francesa Montfermeil, lugar donde Víctor Hugo escribió su novela y se desarrolla, de ahí la fascinante y cruda conexión.

    El clima político y social que sucedía en 1862 parece no haber cambiado mucho siglo y medio después. Los miserables al más puro estilo de Día de entrenamiento de Antoine Fuqua, narra unos días en la vida de Stéphane (Damien Bonnard) un policía que se une a las brigadas anticriminales de Montfermeil al lado de otras dos personas. Un día de rutina basta para que conozca la dinámica entre sus compañeros y los habitantes del barrio que resguardan. Stéphane se enfrenta a una realidad de París de la cual difícilmente se puede salir.


     



    La trayectoria de Ladj Ly le dio las armas suficientes para abordar de tal manera una historia así. Anteriormente trabajó en el género documental, también como actor y realizó un corto del cual salió esta su opera prima y que se titula igual. El cortometraje tenía la misma premisa y dura tan solo 16 minutos, pero tuvo tan buen recibimiento en distintos festivales de cine del mundo que se animó a realizar el largometraje, ampliar el universo que planteó ahí y ahora su película se encuentra nominada como Mejor película extranjera de los Oscar. Esto último tan solo es el escalón final de numerosos reconocimientos que ha obtenido y que iniciaron desde la competencia oficial de Cannes 2019.

    La acción en Los miserables no para desde que inicia y explota en un acto final del que al terminar difícilmente podrán pararse de su asiento con ligereza. La cámara de Ly intercala la ficción con una edición constante, lo cual nos deja la sensación en más de una ocasión de estar presenciando algo real, cual si fuera un documental. La tensión va en aumento, a la par de dibujar a la perfección las personalidades de sus roles, particularmente del trio de policías que van poco a poco despojándose de sus caretas iniciales y reaccionando fría y brutalmente sin importar la situación, ni quien salga herido en el inter. Esto ciertamente se lee a gran escala. Lo que sucede en el barrio de Montfermeil es una alegoría de la miseria que se vive en un sinfín de países y la desfachatez de aquellos que tienen poder y se aprovechan de eso.

    La apuesta para Ly está al alza y él mismo ha declarado que su discurso cinematográfico siguiente seguirá siendo social, por lo que su voz resulta necesaria tanto para la industria fílmica como para la sociedad. Los miserables es un filme imprescindible que evidentemente no da ni intente dar respuestas sino retrata de manera tajante las consecuencias de nuestros actos como sociedad; esto por supuesto sin tratar de ser aleccionadora, sino puntual. Ladj Ly nos introduce de golpe en un viaje del que no saldremos ilesos. Un recordatorio que aqueja no solo a un país, sino desafortunadamente al mundo entero.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top