Mi cuenta
    Cásate conmigo
    Críticas
    2,5
    Regular
    Cásate conmigo

    Medianamente entretenida con pop latino como único punto positivo

    por Rubén Peralta Rigaud

    Kat Valdez (Jennifer López) y Bastian (Maluma) son una pareja de superestrellas de ensueño: ambos son estrellas del pop de enorme éxito con varias canciones pegadas, conciertos con entradas agotadas y millones de fans y seguidores en las redes sociales que comparten sus vidas. Durante un concierto conjunto, los dos quieren darse el "sí, acepto" y dejar que fans de todo el mundo sigan la ceremonia de la boda por livestream. Entre los espectadores de la arena se encuentra Charlie Gilbert (Owen Wilson), un profesor de matemáticas divorciado que nunca había oído hablar de Kat y Bastian hasta hace unas horas y que ha sido arrastrado al concierto por su colega Parker (Sarah Silverman) y su hija Lou (Chloe Coleman).



    Cuando Kat (y con ella el mundo entero) se entera, segundos antes de la ceremonia de la boda, de que su novio la ha engañado con su asistente, decide en un cortocircuito de raciocinio casarse con un desconocido cualquiera en lugar de con Bastian. Elige a Charlie, que está de pie entre el público y no alcanza a entender qué está pasando. El modesto Charlie se encuentra de repente cara a cara con una superestrella y los dos se casan ante los ojos de todo el mundo.


     



    ¿Suena a un sin sentido? En resumen: lo es. Claro, las comedias románticas no se supone que sean realistas o fieles a la realidad. Además, su estructura suele ser formulista y predecible. No obstante, las buenas representantes del género se caracterizan por tener personajes entrañables y tridimensionales. La química entre los dos protagonistas debe ser la adecuada y, a pesar de toda la fórmula, los elementos creativos de la trama, los diálogos ingeniosos y el humor en general son una parte importante de las buenas comedias románticas. Cásate conmigo (Marry me) no tiene casi nada de esto.


    Sin embargo, los primeros minutos encierran ciertamente el potencial de una película mejor, al menos si no se sabe aún nada de la trama y no se ha visto el tráiler, que por supuesto revela el contenido resumido anteriormente. Porque entonces se te podría perdonar que pensaras que te están presentando una historia de amor que recuerda a Notting Hill entre una superestrella mundialmente famosa y una persona normal. Después de todo, sería al menos concebible que Kat, tras la humillación de una boda que se canceló en el último momento, vagara por las calles sola y desesperada y se encontrara con el algo estirado, pero sensible, Charlie. Al parecer, los guionistas realmente pensaron que era una buena idea que Kat eligiera a Charlie de entre la multitud, que éste se tropezara con el escenario y que ambos se dieran el "sí".




    El mérito de la producción es que no intenta vendernos esta acción absurda como un momento mágico. En primer lugar, no se trata de una fatídica coincidencia, sino de dos personas que, por razones no necesariamente comprensibles, siguen una idea loca. El hecho de que una persona sea empujada a un matrimonio y, por lo tanto, expuesta indefensamente a la atención pública es casi tan opresivo como la ruidosa serpiente de la que fue víctima Wilson hace 25 años (¡oh, spoilers!). López, por su parte, apenas convence con su actuación casi melodramática; un poco más de alegría en la sobreactuación podría haber hecho el conjunto más coherente.


    Además, la química entre las dos estrellas es muy escasa, por lo que no es realmente creíble que pronto surjan sentimientos románticos entre Kat y Charlie. Al igual que Bodyguard (1992) o Notting Hill (1999), Marry Me permite que choquen dos mundos diferentes. El cosmos de las celebridades de la autopromoción de Instagram, las citas con la prensa y las residencias de lujo se capta con un matiz notable; el entorno del educador Charlie, por su parte, es una pura versión de cuento de hadas de la realidad. Ni el piso cutre y elegante, ni el entorno escolar azucarado tienen un ápice de autenticidad, pero para eso hemos traído nuestras gafas de color rosa.


     



    En lugar de una comedia medianamente entretenida y divertida, lo que se obtiene aquí es una cadena parcialmente mala de escenas poco imaginativas y completamente formulistas. Toda la película lo es también en el sentido de que sólo parece un entramado de historias construidas vagamente en torno a unas cuantas canciones nuevas de Jennifer López y Maluma; la música es uno de los pocos puntos positivos de la película (al menos si te gusta el pop latino). Por otro lado, se podría haber hecho mucho más. Por ejemplo, en una escena en un acto escolar, Kat toma espontáneamente el micrófono y deja que un desconcertado profesor de música la acompañe con la guitarra; desgraciadamente, la canción suena igual de sobreproducida que el resto de las escenas musicales.

     

    Aunque la pareja central sólo tiene escenas más tensas y divertidas en el último tercio, son, como tantas veces, los secundarios, en particular, los que proporcionan momentos divertidos, por ejemplo, Sarah Silverman como Parker, la colega y buena amiga de Charlie, y John Bradley como Collin, el representante de Kat. La relación padre-hija entre Charlie y Lou también recibe el espacio que necesita para ser simpática. Marry Me no es ciertamente un acto de innovación cinematográfica; pero en la comparación de la serpiente monstruosa frente a la boda flash, claramente preferimos decir que sí.




    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top