Mi cuenta
    Pig
    Críticas
    4,5
    Imprescindible
    Pig

    Más que una mera deconstrucción del thriller de venganza

    por Rubén Peralta Rigaud

    En Pig se acerca la noche, los últimos rayos de sol penetran entre los árboles y proyectan largas sombras. Un hombre con barba y un cerdo rojizo hacen su último recorrido del día por el bosque, buscando trufas valiosas y descubren varias especias.


    Rob (Nicolas Cage) lleva más de 10 años viviendo en una pequeña cabaña de madera en el desierto de Oregón, completamente aislado de cualquier civilización. Vive solo con su cerdo busca trufas llamado Apple, sus camas están una al lado de la otra. La única persona con la que mantiene un contacto regular es Amir (Alex Wolff), con quien intercambia las trufas que recoge por productos de primera necesidad. Es un extraño idilio en el que vive Rob: está sucio, húmedo, oscuro, con niebla y no es un paraíso en el que hubiera entrado voluntariamente. El espectador se entera en el transcurso de la película de que se había retirado aquí tras la muerte de su esposa, en este lugar está solo con su dolor no resuelto, ni siquiera puede escuchar la cinta de audio de su difunta esposa, en la que se oye una canción suya.


    Y aunque este ambiente sucio y opresivo se encuentra en las imágenes, uno siente la calidez que irradia el cerdo, su pelaje rojizo eclipsa todo el entorno, Rob lo ama con todo su corazón. El mundo exterior ya no existe para él, todo se ha vuelto vacío. El cerdo se ha convertido en la única razón para vivir. Su amor es absoluto; sí, santo, porque casto. No estamos en En el hombre de mimbre (1973) ni en Max Mon Amour (1986). La violencia invade el escenario supuestamente idílico, dos desconocidos derriban a Rob y secuestran al cerdo. Junto con Amir, que se convierte en su chofer, Rob se embarca en una odisea hasta la ciudad más cercana, Portland, para volver a encontrar a su cerdo.

    El debut de Michael Sarnoski, una película pequeña, cita el cine negro y los conocidos thrillers de venganza. Por supuesto, también hay paralelismos con John Wick. Al principio, podrías pensar que Pig es en realidad una copia de John Wick con un cerdo en lugar de un perro. Pero la primera impresión es muy engañosa, porque la película toma un camino completamente diferente. Hay violencia en algunas escenas, pero está controlada y en ningún caso coreografiada. Sin embargo, parece más realista, más cercana y más brutal. Pero no se trata de violencia en absoluto, Pig es más bien un drama empático en el que se da más importancia a las palabras que a los golpes, es decir, una película en la que el protagonista hace autoterapia antes de disparar a mil personas.


    Pig también sorprende a otro nivel, porque no se abre paso a través de los puntos clásicos de la trama, sino que despliega su efecto y desarrolla su profundidad gradualmente de una manera diferente. Aquí y allá, a veces de forma muy casual, llegamos a conocer más a los personajes individuales, especialmente a Rob, por supuesto, sobre el que recae un aura mística, pero cuyo pasado y sentimientos se abren para el público en el transcurso de la película (a veces esto parece un poco caótico, desestructurado). Por otro lado, esto también hace que la película sea imprevisible y emocionante.


    Rob, tras la desaparición de su cerdo, se ve obligado por primera vez en más de diez años, a salir entre la gente y entrar en la ciudad. La cámara es capaz de darnos esta impresión perdida de Rob mientras vemos las calles y las fachadas de los edificios de la ciudad. Las imágenes parecen recuerdos de una época pasada. El camino lleva a la escena del restaurante. Un cerdo trufado vale mucho allí y promete riqueza e influencia. Rob conoce su camino porque él mismo fue una vez un chef, conoce bien los lugares donde buscar. En su apresurado paso se deja golpear sangrientamente por su amor, pero sin devolver el golpe. En su pasión, se asemeja a una figura de Cristo. La música también carga algunas de las escenas con un significado religioso, por ejemplo cuando se escucha "Lacrimosa" de Mozart. Para los demás, sin embargo, no parece un santo, sino más bien un payaso, pues nadie puede comprender la estoica manía con la que busca a su cerdo.

    Nicolas Cage interpreta magistralmente al solitario, melancólico e impulsivo Rob. Ya ha demostrado que es un fabuloso actor en otras películas como Contra/Cara (1997) o Mandy (2018). Pero nunca se le ha visto jugar tan absorto, tan sutilmente y en silencio. Si uno le diera alguna importancia a los Oscar, debería exigir con razón uno de estos galardones por su actuación.


    Ahora también tenemos que enfrentarnos a la cuestión de para qué posa Pig. Uno puede, como algunos críticos de cine, leer este MacGuffin de forma existencial. El cerdo representa así el sentido de la vida, la verdad, la belleza. Todo ello no es del todo erróneo, pero son palabras grandes y vacías que pueden llenarse de forma demasiado arbitraria, así que contesto con una palabra igual de grande: amor.


    Como he explicado al principio, el cerdo lo es todo para Rob. El amor absoluto e intransigente por el cerdo impregna todo su ser, determina sus acciones y lo lleva al límite de su condición mental y física. Con el cerdo ha perdido lo más importante de su vida: a sí mismo. Esto queda claro una vez más cuando su antiguo socio Edgar le susurra: "Ya no tienes valor. Ya no existes". Edgar se refiere aquí al valor económico de Rob. Sin el cerdo trufero, Rob ya no puede encontrar su material de trueque. Pero probablemente Rob lo entienda correctamente desde el punto de vista ontológico, sin poder dirigir su amor hacia el cerdo, ya no puede serlo.

    La escena clave es una breve conversación con su compañero Amir. Después de todos los contratiempos, Amir le pregunta: "¿Por qué haces todo esto?", "Porque la quiero", responde Rob. La respuesta corta y precisa del protagonista son las palabras más importantes de la película. El amor es razón suficiente para sufrirlo todo, para soportar el dolor, para aguantar los golpes, para no perder la esperanza, para no quedarse quieto hasta que por fin la vuelvas a encontrar. Además, Rob le confiesa a su colega que no necesitaba el cerdo para la caza de trufas. Él mismo reconocía los lugares por el color de los árboles, así que su amor por el animal era completamente altruista.


    "Porque la quiero". El "ella" aquí es ambiguo. Además del amor, Pig también trata muchas veces el tema de la superación del duelo. Spoiler ahora: después de que Rob toque literalmente fondo, porque tiene que enterarse de que su cerdo había muerto en el secuestro, tiene que empezar a lidiar con el dolor. Lo anterior no sólo significa la muerte del cerdo, hay muchos indicios de que vio a su difunta esposa en el cerdo. En la película se menciona de pasada que Rob es budista, es posible que crea que su mujer ha renacido en el cerdo, por lo tanto, el diálogo palabras "Porque la amo", podría referirse también a su pareja fallecida. En consecuencia, sólo con la muerte del cerdo puede empezar a aceptar la muerte de ella. A diferencia de Amir, cuya madre lleva muchos años en coma, pero cuya muerte ya ha aceptado, Rob ha reprimido, ha negado la muerte de su mujer proyectando su amor en el cerdo. En la película, Rob ha pasado por las clásicas etapas de superación del duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

    Porque cuando Rob regresa a su oscura y húmeda cabaña, abatido y ahora completamente solo, puede escuchar por primera vez el casete con la canción de su mujer. Finalmente ha aceptado la muerte de su esposa. El cerdo no tiene un final feliz, pero el desenlace muestra el esperanzador comienzo de una cura. 


    Si esperabas un John Wick con Pig o una película ruidosa, llamativa y fuera de lo común como Mandy, te decepcionará. Pig es un drama tranquilo y sensible sobre un amor absoluto y su pérdida final. En lugar de disparos, aquí caen palabras; en lugar de sangre falsa, aquí se derraman lágrimas de hombres. Pig es más que una mera deconstrucción del thriller de venganza, también más que una película sustitutiva de la terapia arty-farty, sino que muestra lo fuerte y completa que puede ser una persona imbuida de amor genuino a pesar de nuestra sociedad solitaria y aislada.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top