Mi cuenta
    The Mauritanian
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    The Mauritanian

    A veces los encargados de mantenernos a salvo y llevar a los criminales ante la justicia no lo hacen bien

    por Rubén Peralta Rigaud

    Aunque nos gusta pensar que el sistema judicial es justo e imparcial, a veces los encargados de mantenernos a salvo y llevar a los criminales ante la justicia no lo hacen bien. En The Mauritanian, del director Kevin Macdonald (El último rey de Escocia), una abogada defensora lucha por hacer las cosas bien para su cliente. En 2002, un mauritano, Mohamedou Ould Salahi, fue llevado al campo de detención de Guantánamo, en Cuba, donde estuvo recluido por su supuesta relación con los atentados del 11-S contra el World Trade Center. Mientras estaba entre rejas, Salahi escribió sus memorias, Diario de Guantánamo. El libro se publicó en enero de 2015 y no sólo se convirtió en un best-seller internacional, sino que Salahi se convirtió en el primero en publicar unas memorias mientras seguía encarcelado. Ese libro es la base de la película The Mauritanian, que está protagonizada por Tahar Rahim, Jodie Foster, Shailene WoodleyBenedict Cumberbatch y Zachary Levi.

    Mientras continúan trabajando en ambos lados del caso, tres abogados lo abordan desde diferentes perspectivas. Stu (Cumberbatch) tiene muchas razones, tanto personales como profesionales, para querer que Mohamedou pague por esos atroces crímenes; Nancy (Foster) se dedica a investigar los hechos y a luchar por los derechos de su cliente, para que tenga un juicio justo. No le importa si es inocente o culpable; sólo sabe que merece un trato justo. Teri (Woodley), por su parte, se entrega en cuerpo y alma al caso, se encariña con Mohamedou, llamando a su madre y llevándole té cuando lo visitan, está convencida de que es inocente y lo defiende, aunque pierda amigos y familiares en el proceso. Y no es difícil ver por qué. El Mohamedou de Rahim es increíblemente encantador. A pesar de todo lo que ha pasado, es abierto, confiado y respetuoso cuando se reúne con sus abogados, revelando gradualmente su historia en lugar de luchar y responder con amargura y rabia. Y a medida que se abre, los espectadores se encariñan con él tanto como Teri.


     



    No se puede negar el horror que se produjo el 11-S, sin embargo, hay espacio para argumentar que la forma en que el gobierno de los Estados Unidos buscó justicia y se inclinó hacia la venganza para dar cuenta de la variedad de libertades civiles rotas que se promulgaron sobre los sospechosos de pertenecer a grupos terroristas. El guion adaptado por M.B. Traven, Rory Haines y Sohrab Noshirvani e inspirado en el libro de Slahi, presenta con delicadeza los bandos enfrentados de la historia en el sentido más literal y metafórico. Como si se tratara de jugar con los propios prejuicios del público, la película presenta primero a Mohamedou asistiendo a una boda antes de ser escoltado por la policía mauritana. Mohamedou es el centro de la historia, un individuo destinado a suscitar la simpatía del espectador; sin embargo, en la presentación, se desprende de Rahim la suficiente astucia como para despertar e introducir la sospecha.

    No puedo decir con certeza si la intención de Macdonald en la introducción es hacer que los espectadores presuman inmediatamente la culpabilidad, pero el hecho de que haya incluso un momento en el que el público pueda cuestionar la inocencia de Mohamedou antes de conocer siquiera las acusaciones dice mucho del sesgo subconsciente que existe cuando se relaciona la noción del 11-S con cualquier persona de la región africana y de Oriente Medio. Aquí comienza la guerra metafórica que persiste a través de la introducción de la abogada defensora Nancy Hollander y el fiscal teniente coronel Stuart Couch.


    Jodie Foster obtuvo el Golden Globe 2021 a Mejor actriz de reparto por 'The Mauritanian'.


    Aunque McDonald saca bastante partido a la fotografía del director de fotografía Alwin H. Küchler y a algunos efectos visuales impresionantes, nunca marca el ritmo que necesita este thriller conspirativo. La película, sin embargo, está protagonizada principalmente por Tahar Rahim. Un actor que tiene una habilidad extraordinaria, cualquiera que haya visto Un profeta de 2009 puede dar fe, es magnético y conmovedor, consigue encontrar la benevolencia en las escenas más pequeñas y la dulzura en las más grandes. Es un giro desgarrador y uno de los mejores de la historia.

    The Mauritanian es, totalmente, una sorpresa. Las interpretaciones del reparto son moderadas y mesuradas, la dirección es decidida y el guion se desenvuelve en dos líneas temporales a un ritmo diligente, de modo que las más de dos horas transcurren con relativa facilidad. El toque suave de Macdonald, su elenco y el equipo permiten que la delicada carga emocional se lleve a cabo de manera que el público se encuentre, finalmente, con un río de lágrimas tanto por el conmovedor final como por la declaración de lo depravado que se ha vuelto Estados Unidos en la búsqueda de la justicia. Ya no se puede tener una posición moral elevada en el escenario mundial. Si la teníamos después de años de conflictos, la perdimos en el momento en que nuestros servicios de protección se degradaron para encontrar información que, en el mejor de los casos, es útil para la causa y, en el peor, una pérdida de tiempo. La búsqueda de los responsables del atroz atentado del 11-S sólo puede ser justa si las tácticas utilizadas son legales. Eso es fácil de proclamar cuando yo mismo nunca he podido entrar en combate y, por tanto, sólo puedo escribir y hablar desde un punto de vista filosófico. Excepto que, soldado o civil, lo único que tenemos es nuestro honor.


    Tahar Rahim es el protagonista de 'The Mauritanian'.


    A través de los deplorables actos llevados a cabo sobre Mohamedou Ould Slahi y otros, está claro que el gobierno de los Estados Unidos de América ha fallado a la comunidad mundial y la pérdida de nuestra honra es una búsqueda alimentada por la rabia y el miedo, no por la justicia ni la piedad. A medida que se cuenten más historias como la del mauritano, tal vez haya una posibilidad de recuperar parte de nuestro honor.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top