Mi cuenta
    Back To Black
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    Back To Black

    ‘Back to Black’: Una biopic que no se atreve a mostrar a la real Amy Winehouse

    por Liz Hernández

    A casi 13 años de la inesperada muerte de la cantautora Amy Winehouse, la estrella detrás del exitoso álbum de 2006 Back to Black vuelve al público a través de un recuento de su polémica vida y su prolífica carrera musical. Es dicho material discográfico el que da título a la biopic dirigida por Sam Taylor-Johnson, una directora que podría decirse que tiene experiencia llevando historias reales a la pantalla grande y que, a su vez, es una figura bastante controversial en Hollywood.

    Tras dirigir Nowhere Boy (2011), cinta sobre John Lennon en su juventud previa a la Beatlemania, la cineasta británica fue elegida para contar en un filme la historia de Amy, la emblemática mujer originaria de Camden Town que sobresalió en el jazz moderno. Retomando el guion de Matt Greenhaigh, quien también escribió la biopic del ex Beatle y de Ian Curtis, Control (2007), Taylor-Johnson comienza su largometraje presentando a una joven corriendo emocionada mientras narra ella misma que su única pasión en la vida es hacer música, pero la película no se esfuerza en demostrarlo durante el resto de su duración.

    El retrato de su vida inicia desde que la cantante tiene apenas 18 años; Winehouse (Marisa Abela), una chica que viste fuera de lo ordinario para la moda de los 2000, se identifica más con el estilo sesentero que le recuerda tanto a su abuelita (Lesley Manville) y cuyo sentido de pertenencia a la juventud de dicha década es transmitido a través del diseño de producción que vemos en casa de su familia. Desde los primeros momentos de la película vemos a Amy disfrutar de su edad saliendo a pubs, enfiestando con sus amigas, tatuándose y, cuando está sola en su habitación o en confianza con sus familiares, cantando y tocando la guitarra.

    Aunque el propósito principal de contar esta historia es mostrar el proceso creativo de la intérprete para crear su música, son pocas las secuencias en que la directora se dispone a mostrar el camino de Winehouse en la industria o en el estudio. Después de enseñar sus inicios en pequeños clubs de Londres, el relato se olvida rápidamente de presentar su ascenso a la fama y hace un salto abrupto a su tóxica relación sentimental con Blake Fielder-Civil (Jack O’Connell), que, aunque fue importante para ella, parece darle más peso que a su arte mismo.

    Studiocanal

    Uno de los aspectos más sobresalientes de esta producción cinematográfica es la actuación de Abel, quien interpreta todas las canciones ella misma y se nota una ardua preparación para conseguir simular las expresiones y movimientos corporales de Amy Winehouse. Lo mismo sucede con O’Connell, a quien le vino perfecto el papel de seductor bravucón que ha interpretado anteriormente en series como Skins. A pesar de que su noviazgo y matrimonio se convierte en el foco central de la historia, dejando ver a Amy no como víctima de abuso y manipulación por parte de otros sino como coautora de la violencia, hay algunas secuencias que destacan.

    La escena del primer encuentro entre Amy y Blake transmite la misma emoción que perciben los protagonistas, mientras envuelve al espectador en una divertida atmósfera del flechazo a primera vista, que no sería posible sin la química entre ambos actores. El montaje de la creación del emblemático tema “Back to Black” también es de resaltar, pero es uno de las pocos –o únicos– momentos en que vemos realmente la pasión de la autora al involucrarse en sus propias creaciones.

    Studiocanal

    Incluso cuando se le muestra sobre el escenario se le vincula a su pareja sentimental, restándole identidad a la persona cuya historia inspiró este largometraje. Además de que intenta incluir su vínculo con otras personas a través de la música –tal como hace la referencia a Pete Doherty al integrar "Don't Look Back Into the Sun" de The Libertines al soundtrack–, omite una de las relaciones más importantes para la creación de su álbum más exitoso: el vínculo profesional que tuvo con el productor Mark Ronson. Así como Taylor-Johnson da prioridad a los polémicos momentos de la vida de Winehouse en vez de su autoría en la música, parece que también tiene miedo a mostrar las adicciones y trastornos de su protagonista.

    La bulimia de Amy sólo es nombrada en una ocasión y no como tal, sino como una pregunta implícita dentro de una conversación con su padre, Mitch Winehouse (Eddie Marsan) –otra figura cuya intervención egoísta en su carrera es omitida–, al igual que su adicción a las drogas. Si bien muestra la dependencia de la cantante con el alcohol, la cinta no se atreve a enseñar la influencia de su adicción a las drogas sobre su permanencia en la música y una de las omisiones más notables es durante la escena de la premiación de los Grammy.

    Studiocanal

    Taylor-Johnson y Abela recrean casi a la perfección la presentación musical de Amy a distancia durante la ceremonia de los premios Grammy, en la cual ganó el premio más importante de la noche y cuyo triunfo fue anunciado por uno de sus ídolos, Tony Bennett. La reacción de la cantautora es idéntica a la del video real, pero la directora omite la tormentosa relación que tuvo la intérprete con las drogas durante ese momento; algo que fue revelado en el documental Amy (2015), de Asif Kapadia.

    Back to Black, a diferencia del documental ganador del Oscar, prefiere quedar bien con las audiencias para mostrar a una mujer talentosa cuya relación amorosa y problemática fue igual de violenta para ambas partes, en lugar de proyectar a una persona que tuvo un camino igual de exitoso que vulnerable ante las adicciones y las personas que se dedicaron a explotar su fama y lugar en la industria. Aunque se vuelve entretenida, resaltan sus dos actuaciones protagónicas y no cae en el amarillismo de dramatizar su vida, el largometraje no termina diciendo nada más allá de que Amy sólo era una mujer con pasión por el jazz, los peinados sesenteros y cuyo final abrupto no aporta nada al espectador sobre la trayectoria de la cantautora más que su participación en una relación tormentosa.

    Back To Black
    Back To Black
    Fecha de estreno 11 de abril de 2024 | 1h 47min
    Dirigida por Sam Taylor-Johnson
    Con Marisa Abela, Jack O'Connell, Eddie Marsan
    Sensacinemx
    3,0
    Cartelera y sesiones (8)

    Comentarios

    Back to Top