Máquinas mortales
Críticas
1,0
Muy mala
Máquinas mortales

Ni Peter Jackson pudo salvarla

por Bernardo Rebollo

Adaptar un libro a la pantalla grande es un trabajo muy complicado ya que nunca podrás complacer completamente a los fanáticos de la novela porque cada uno imaginó de distinta forma a los personajes y situaciones en las que son presentados.

Muy pocas adaptaciones han cumplido los estándares de la audiencia, entre ellas por supuesto destaca la saga de Harry Potter, quien logró crear un mundo mágico creando sonidos y diseños para cada uno de los hechizos. Hay otras que han sido un completo desastre como Crepúsculo, películas que hasta sus protagonistas quieren olvidar que fueron parte de ellas, a pesar de que fueron responsables de su éxito mundial.

Otra saga fantástica adaptada que cumplió a la perfección, llevándose inclusive varios premios de la academia, incluído Mejor Película, fue la de El Señor de los Anillos, dirigida por Peter Jackson. El director nos transportó al mundo mágico creado por Tolkien, de una manera espectacular. Cada detalle fue cuidado a la perfección, logrando convertirse en un fenómeno mundial, cuyas locaciones puedes visitar como turista. Jackson exprimió todo escrito de este universo al máximo y después desapareció por un rato.

Ahora el director, ganador de tres premios Oscar, regresa al mundo de las adaptaciones, pero ahora como productor. El nuevo libro elegido: Máquinas mortales de Philip Reeve, que se publicó en el 2001. La película comienza en un futuro post-apocalítptico en donde las ciudades, como las conocemos, han desaparecido y ahora son máquinas gigantes con ruedas que viajan por todo el mundo tragándose a otras más pequeñas para poder sobrevivir. Es ahí donde una mujer y un hombre se conocen e intentarán detener a un londinense de apoderarse de todo el mundo.

La película es un completo desastre.  La crítica social y política desaparece completamente para darle protagonismo a la historia de amor entre dos personajes que no tienen química y cuyo único momento de conexión fue igual o peor que el de Martha de Batman v Superman. Las actuaciones y diálogos son sumamente exagerados, al grado en el que el público se reía en momentos supuestamente dramáticos.

Ahora, no todo es malo. La película, como todo lo que toca Jackson, cuenta con efectos especiales impresionantes. Las ciudades motorizadas que andan por este mundo post-apocalítpico son espectaculares. Cada detalle está cuidado a la perfección y puedes sentir el perfeccionismo del director en cada uno de los escenarios presentados. Pero en resumen Máquinas Mortales es una película en la que no vale la pena gastar tu dinero ni tiempo.

 
Back to Top