It Capítulo 2
Críticas
4,0
Muy buena
It Capítulo 2

Un coming of age de horror

por Tamara Cuevas

Las secuelas son difíciles en el cine, sobre todo si la primera parte fue aclamada por la crítica y los fanáticos por igual. A este reto se enfrentaba IT: capítulo dos, cuya antecesora, además, se convirtió en la película de terror más taquillera de la historia del cine

 

Han pasado 27 años, el Club de perdedores se ha disuelto y cada quien ha seguido con su vida, creyendo haber destruido a Pennywise en su último encuentro. Bill (James McAvoy), Beverly (Jessica Chastain), Richie (Bill Hader), Eddie (James Ransone), Stan (Andy Bean) y Ben (Jay Ryan) han olvidado gran parte de su infancia desde que abandonaron Derry para convertirse en exitosos profesionistas, sin embargo, Mike (Isaiah Mustafa), quien ha quedado a cargo de la biblioteca de Derry, lo recuerda todo y pronto se da cuenta que Pennywise no está muerto, sino que entró en receso y ya ha despertado de su largo sueño.

 

La película comienza con la actuación especial de Xavier Dolan como Adrian Mellon, una de las primeras víctimas de Pennywise tras salir de su largo descanso. Desde este momento se marca el tono de la película: perturbadora, oscura, intensa e incómoda, además de que la sangre estará presente durante las tres horas - no por nada tiene el récord de la película que más sangre falsa utilizó. 

 

 



La tarea Andy Muschietti, director de esta nueva versión de IT, era monumental desde el primer momento en que Warner Bros. y New Line Cinema decidieron que sería él quien se haría cargo de la adaptación, luego de que Cary Fukunaga abandonara el proyecto por diferencias creativas con el estudio. Y era monumental, básicamente, porque Stephen King creó un universo único dentro del libro, que de ser adaptado de la manera incorrecta quedaría como una fantasía noña, sin pies ni cabeza - ahí tenemos el terrible final de la miniserie de los 90. El libro de King es lo bastante amplio como para poder abarcar no sólo la historia de los perdedores, que son los personajes centrales, sino que también construye la del propio pueblo de Derry, una tarea bastante difícil si tienes que resumirlo a solamente dos películas. 

 

Desde el principio Andy expresó al estudio su deseo de darle peso al elenco infantil otorgándoles enteramente la primera película, de las dos que tenía planeadas. El acercamiento al Club de los perdedores cuando son niños resulta tan natural, gracioso y convincente en la pantalla grande que la gente quedó enamorada de todos ellos, principalmente porque la miniserie no había mostrado esta parte de la historia, pues ésta desde el principio decidió apoyarse en flashbacks, recurso que Andy Muschietti utilizó también en IT: Capítulo dos, no por una cuestión de estilo, sino porque el libro originalmente está construido de esta manera. Era obvio que en esta segunda parte (por cariño y obligación) nuestros perdedores favoritos cargarían con las partes más sentimentales de la película, dejando para los adultos las partes más crudas y los traumas psicológicos



 

A pesar de las complicaciones que pudieran surgir en esta segunda adaptación, Andy Muschietti sale totalmente librado gracias al gran elenco que logró reunir su hermana y productora, Bárbara Muschietti. El Club de los Perdedores en su versión adulta resultaba una de las principales razones para estar al pendiente de esta historia, pues quienes conforman el elenco son actores que difícilmente decepcionan. Si bien todos logran mimetizarse de alguna manera con sus pares, Bill Hader ya ha empezado a sonar para la contienda de premios hollywoodenses, y aunque es muy pronto para asegurar cualquier cosa, sí podemos decir que él y James Ransone son los que mejores papeles entregan como la dupla Riche y Eddie del Club de los perdedores en este coming of age aderezado con horror.

 

IT: capítulo 2 tiene una duración de 3 horas y ni así es suficiente para adentrarse en el macrouniverso que creó Stephen King a partir de una alegoría del bien y el mal que hay en el mundo y, a su vez, en cada ser humano. El guionista, Gary Dauberman, y Andy Muschietti intentaron mantenerse al margen de la creación de King, y ser fieles a secuencias que la primera versión convirtió en clásicos (como el reencuentro de los perdedores en un restaurante de comida china) aunque también agregaron subtramas completamente nuevas para esta historia, al mismo tiempo que exploraron y adaptaron a sus recursos otras tantas que nos presentó el libro (como el rito del Chüd).

 

El mayor acierto de la cinta es la visión humanista del director que, como buen fanático del libro, no abordó IT desde un punto de vista meramente terrorífico, sino que nos contó una historia con la que todos podemos identificarnos, no porque hayamos visto a Pennywise en persona, sino porque, a final de cuentas, todos hemos tenido miedos arraigados desde nuestra infancia, miedos que compartimos y destruimos junto a nuestros mejores amigos. Después de todo, bajo las capas de horror, mitología y asesinatos, el libro que escribió King habla sobre la amistad...y un payaso que la quiere destruir.


 

Back to Top