Mi cuenta
    The Batman
    Críticas
    4,5
    Imprescindible
    The Batman

    Un producto que antepone la integridad creativa a la taquilla

    por Jorge González

    Lo natural antes de ver The Batman, de Matt Reeves y Robert Pattinson, es preguntarse si será tan buena como lo es la trilogía de Christopher Nolan. Primer error; segundo, intentar compararla de forma detallada. Son de distinta naturaleza, un par de visiones bastante personales en cuanto al personaje y a la oscura atmósfera donde se desenvuelve. Nolan construyó la leyenda del vigilante de Gotham, su accionar, su tecnología, sus alcances, sus capacidades como combatiente; Reeves, entra a la compleja psicología de Bruce Wayne para tratar de responder si el murciélago o él actúan de forma individual o en conjunto. La acción es su complemento, no su directriz.

     

    En términos comiqueros, The Batman podría ser una extensión del Black Label de DC; la trilogía de Nolan, el canon clásico adaptado como nunca lo hubiéramos imaginado. Reeves contrarresta la fórmula del género de superhéroes, encasillado en la adrenalina, fan service y la comedia ligera para hacer una experiencia fugaz, él apostó por la profundidad del personaje y apuesta al raciocinio del espectador, lector y fan. Acudió a novelas gráficas avanzadas para narrar su visión; construyó una Gotham a nivel callejones, rincones e interiores, la desenmascaró como la verdadera antagonista del hombre que juró protegerla, sus villanos son un mero complemento.

     

    The Batman nos narra, por medio del suspenso, no del accionar inmediato, cómo Bruce Wayne dialoga consigo mismo sobre el hombre al que está destinado ser desde el juramento de venganza hecho en el lecho de muerte de sus padres, una meta que pasa a ser un bien social y no sólo personal. En este camino es apoyado por su mayordomo que todos conocemos, Alfred Pennyworth (Andy Serkis), cuya aparición es, quizá, por motivos de la historia, bastante desaprovechada. El británico tiene el porte para retratar cualquier personalidad, ficticia o real, y hablando de revanchas y rencor, él mejor que nadie sabe manejar ese sentimiento desde su interpretación como Caesar en El Planeta de los Simios.

     

    De pronto, Serkis es más un soporte que un pilar en la vida de Bruce. Es predecible su vulnerabilidad y la ansiedad en su interior al guardar los más oscuros secretos de su padre. Un desliz pasado por alto por Reeves, accidental o a propósito, porque todos sabemos la frialdad que caracteriza a un personaje lleno de misterio y respuestas para su joven amo. Por ahí, el director nos hace dudar un poco del desarrollo, acortado por motivos de edición o esperando la autorización de la trilogía.

     

     

    En este diálogo interno Pattinson sorprende y calla bocas. Resulta ser sombrío, reflexivo, huraño, depresivo, vengativo; la ira es su complemento. Sus expresiones, además de su perfecta barbilla cuasi viñetera, están muertas. Eso buscamos de Bruce. Las interacciones con Jim Gordon (Jeffrey Wright) y Catwoman (Zoë Kravitz) van al grano, no titubea, ni muestra dudas en sus intenciones por formar una alianza contra el crimen y, por otra parte, tampoco descuida el corazón del personaje al desentrañar la pasión entre la gata y el murciélago ¡en tiempos donde un asesino serial, The Riddler, desperdiga cadáveres por la ciudad!

     

    Si algo necesitamos debatirle a Pattinson, es su físico. Descartando al Batman de Adam West, él empieza con un cuerpo bastante escuálido a comparación de la fortaleza que nos acostumbró Bruce en cualquier otra representación, ya sea gráfica o visual. También, se cae un poco el suspenso y lo caradura del protagonista cuando muestra un dedo colgado de un llavero para entrar a un código escondido. Humor involuntario medio mal logrado o para romper la tensión.

     

    Los villanos, Acertijo (Paul Dano), Pingüino (Colin Farrell) y Carmine Falcone (John Turturro) lucen totalmente en la misma dimensión: dejaron atrás su carácter caricaturesco para convertirse en asesinos seriales, mafiosos, asesinos, charlatanes; las peores escorias. Para efectos de historietas, la imagen funciona perfecto, también para universos como el de las películas de Tim Burton, no para sellos donde la fotografía, los colores, las texturas y los movimientos de cámara tratan de evocar terror, no humor.

     

    Por lo mismo, el trabajo de los actores es plausible, sobre todo el de Dano, llevando la locura a límites extremos que muchos sólo asociaban a los deleznables actos del Joker. Colin y Turturro también se encargaron de agregarle crudeza al tema de la delincuencia organizada, cuya compleja estructura rebasa la simple imagen de manejar capos desde un restaurante comiendo espagueti a la boloñesa o tomando champaña en las más lujosas fiestas de Gotham.

     

     

    The Batman es una experiencia de nicho producida por Warner Bros y una continuidad a lo apostado en la era de Zack Snyder. Matt Reeves ha antepuesto su integridad creativa a la taquilla, y no cualquier estudio dedicado a los superhéroes se daría este lujo. Por ejemplo, The Batman será una cinta que dormirá a los más pequeñines y los desinteresados en el universo heróico, el transcurrir es lento para ellos, mantendrá cautivo y concentrado al fanático y escéptico con su narración y repartición de profundos easter eggs de eventos magnos como The Long Halloween, When in Rome, Ego, Año uno, Tierra uno, Hush y otras historietas que plantearían el destino a seguir en las siguientes dos cintas.

     

    Una edición de casi tres horas, longitud que se ha vuelto una necesidad cinematográfica, un capricho de los estudios o el legado del famoso Snyder Cut de la Liga de la justicia, cuatro horas de una epopeya del grupo de héroes más famoso de DC, que redimió y arregló el desastre de la primera cinta. Repetimos y subrayamos, The Batman es una extensión de oscuridad del Snyderverse, mejor narrado y planteado, pero finalmente parte de una naturaleza de la que Warner Bros y DC Films no debe desprenderse del todo, sólo combinarla con éxitos como El escuadrón suicida y Peacemaker

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top