Mi cuenta
    Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore

    Siempre que no te hayas aburrido de la saga, puedes divertirte aquí

    por Rubén Peralta Rigaud

    Han pasado varios años y ahora nos encontramos en los primeros de la década de 1930 y, por tanto, también en el universo No-Majs (No-Magia) de los muggles poco antes de la infame censura, en la que el mal sustituirá al bien en Alemania. Este punto de inflexión tiene su reflejo en el mundo mágico, lo que no debería sorprender, ya que la frontera entre ambos mundos siempre ha sido extremadamente semipermeable. Mientras que la primera parte se caracterizó por una reescritura según la cual, al menos en el gremio americano, la permeabilidad debía combatirse con todos los medios, los contactos entre los No-Majs y los pueblos mágicos no se deseaban en absoluto.


    Cuando Newt Scamander (Eddie Redmayne) se dispone a capturar una criatura animal especialmente rara, se produce un incidente imprevisto: le atacan, matan a la madre del animal y le roban el cachorro. Para Albus Dumbledore (Jude Law) está claro quién está detrás de todo esto: nada menos que el mago de magia negra Gellert Grindelwald (Mads Mikkelsen), su gran amor del pasado, quien tiene los dedos metidos en el pastel. Y ya sospecha lo que pretende hacer con la legendaria criatura. Para adelantarse a él, envía a Newt, a su hermano Theseus (Callum Turner), a la ayudante Bunty Broadacre (Victoria Yeates), a la bruja Eulalie Hicks (Jessica Williams), al mago Yusuf Kama (William Nadylam) y al panadero humano Jacob Kowalski (Dan Fogler) a una peligrosa misión. En el proceso, no sólo tienen que lidiar con Grindelwald, sino también con la exnovia de Jacob, Queenie Goldstein (Alison Sudol) y Credence Barebone (Ezra Miller), con quien Dumbledore tiene su propia historia.




    En un momento dado, uno podría tener la impresión de que Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore estaba bajo una maldición. Como si la pandemia del coronavirus no fuera suficiente desafío para los grandes proyectos cinematográficos, de repente varias personas cruciales se vieron envueltas en escándalos. Johnny Depp, que mantuvo una guerra con su ex Amber Heard que fue explotada en los medios de comunicación, fue sustituido sin contemplaciones por Mads Mikkelsen. Los conflictos de Ezra Miller con la ley, en cambio, fueron barridos bajo la alfombra, sobre todo porque tiene un segundo gran proyecto en marcha con The Flash. La escritora J. K. Rowling, que se ha ganado muchos enemigos en los últimos años con sus polémicas opiniones sobre la transexualidad, era de todos modos inatacable. Al fin y al cabo, es la dueña de la franquicia del Wizarding World, lanzada con Harry Potter y la Piedra Filosofal. También es la productora y guionista de las precuelas de la película. Lo único que ayuda es cerrar los ojos y superarlo.


    Tras innumerables dificultades y aplazamientos, Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore ya está aquí, unos tres años y medio después de su predecesor Los crímenes de Grindelwald. Y actúa como si nada hubiera pasado. De hecho, la tercera película es una continuación tan fluida de la segunda parte que, como forastero, no entiendes nada al principio. No hay presentaciones, ni de los personajes ni de la historia; está claro que la película se dirige a los fans más acérrimos y serán recompensados. No sólo vuelven a aparecer prácticamente todos los personajes relevantes de las dos primeras partes, incluso hay un momento muy especial de los fans que pondrá la piel de gallina a algunos de los asistentes.




    Pero el fanservice no es un problema mayor, las numerosas líneas argumentales sí lo son. Incluso con las películas de Harry Potter, era visiblemente difícil empaquetar todo el material en una sola película, a pesar de algunas duraciones principescas. Con Los secretos de Dumbledore no es diferente. Además de las intrigas de Grindelwald, que suponen una gran catástrofe, está la cuestión de lo que le ocurrió a Credence  y también están todos los enredos de los personajes individuales, a menudo combinados con un amor decepcionado -Dumbledore y Grindelwald- así como Jacob y Queenie, que son los más importantes. Es cierto que el director David Yates, se esfuerza por reunir todo esto, pero realmente no lo consigue. Hacia el final, en particular, la historia se precipita como si todos tuvieran que ir urgentemente a un lugar. A veces, la forma en que se toman los atajos es bastante insatisfactoria.


    La trama es mejor. No es menos agitada, pero significa mucho entretenimiento. Sobre todo, las numerosas escenas en las que se utiliza la magia de forma imaginativa son dignas de ver. La forma en que todo vuela por aquí no es excesivamente intencionada, para estar seguros. Pero este caos mágico es tan impresionante como los escenarios con los que Los secretos de Dumbledore seducen a la vista. Además de los escenarios familiares de las predecesoras, por ejemplo, hay una larga excursión a Berlín, que se convierte en un lugar clave en el que el actor de carácter alemán Oliver Masucci, tiene un papel importante. La edición histórica de la capital, con sus viejas calles nevadas, es un bonito contraste con los lugares más naturales y sólo uno de los varios puntos destacados.


     



    En general, resulta convincente el Berlín de los años treinta que aquí se escenifica a lo grande, en el que no sólo tendrán lugar las elecciones que ganará Adolf Hitler, sino que también hace furor la campaña electoral entre los principales candidatos del mundo mágico. Puede sonar un poco estereotipado, pero volver a escuchar a los partidarios de los nazis, como el personaje de Oliver Masucci, Anton Vogel, hablar en inglés con acento alemán, es tan divertido como ver los momentos de transformación entre los dos mundos, tan magníficamente escenificados, tal vez de forma más impresionante en la gran escena de lucha entre Credence (Ezra Miller) y Dumbledore, en la que no sólo se incrustan en la coreografía casas que se derrumban y una constante interacción entre el mundo real y el mágico, sino que también se da una nueva faceta a la historia bíblica del hijo pródigo.


    Pero aún más, es precisamente en esta parte política y en la lucha por la verdad en la campaña electoral y sobre a quién hay que creerle sus palabras, donde queda claro que la película, dirigida magistralmente por el habitual de Harry Potter, David Yates, no sólo puede ser vista históricamente, sino que el mundo de los magos es igual de difícil de descifrar, no como nuestro presente, que está moldeado por las redes sociales y las 'hechicerías' digitales, por lo que el mundo de los magos no representa básicamente otra cosa que nuestra lucha actual con el populismo y los hechos manipulados.




    Además de la magia y la ambientación, el conjunto es también un punto fuerte repetido de la película. Todos tienen sus pequeños momentos de brillantez, ya sea cuando los hermanos Scamander están en una curiosa misión de rescate, cuando Jacob hace su gran entrada mágica o a Bunty se le permite ser algo más que una mujer al margen. A pesar de los malos augurios en Los secretos de Dumbledore, hay suficiente para que merezca la pena otro viaje al mundo de las brujas y los magos. Siempre que no te hayas cansado de la serie y seas un poco más generoso con el contenido, que a menudo es sólo un medio para conseguir un fin, puedes divertirte aquí. Así que la curiosidad está ahí para ver qué pasará en las dos películas que siguen, después de lo que en realidad es una conclusión en esta. Esperemos que esta vez el camino no sea tan arduo.

     

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top