Mi cuenta
    Un viaje extraordinario
    Críticas
    2,5
    Regular
    Un viaje extraordinario

    La obstinación por alcanzar un sueño

    por Octavio Alfaro

    La obsesión no siempre lleva por un buen camino, hay que saber renunciar a algo para evitar caer en el proceso y no tratar de llegar a como dé lugar al objetivo principal. Cuando Donald Crowhurst (Colin Firth) escucha el anuncio de una competencia marítima en la que los participantes tienen que dar la vuelta al mundo en su barco y sin ayuda, sólo con sus almas y la comunicación externa, le parece una buena idea intentarlo, de esto trata Un viaje extraordinario.

    El único problema es que no tiene experiencia navegando y con quienes se enfrentará son consagrados hombres del mar que buscan uno de los premios: ser el primero en hacerlo o el que más rápido lo haga. Donald prefiere ir por la segunda recompensa y fabricar un barco que sea veloz y seguro a la vez. Mientras lo hace su esposa e hijos –a quienes está muy apegado- lo observan dubitativos a la espera de que cambie de opinión antes de emprender el arriesgado viaje, pero la obstinación del ahora navegante puede más que su amor y zarpa al profundo mar.

    Mientras vive su travesía se enfrenta a varios obstáculos no sólo de principiantes sino también a los que impone el mar cuando lo retan. Sólo con su alma y con una radio para comunicarse al exterior, el anhelo por estar en casa y el miedo a defraudar a sus conocidos lo comienza a invadir hasta ponerlo en una encrucijada.

    Un viaje extraordinario nos cuenta esta historia de altamar en la que Colin Firth protagoniza. Su conocida personalidad para tomar sus papeles no se nota compleja en esta ocasión, pese a que hay momentos álgidos en que la historia le exige actoralmente, no luce la plenitud que le hemos visto en el pasado. Sumado a esto el libreto nunca termina de explotar, esperas escenas en las que te sientas atrapado, pero nunca llegan. Incluso hay varios instantes en los que el aburrimiento llega para quedarse por un buen rato.

    A pesar de que la trama está basada en una historia real, no terminas convencido de la forma en que se contaron los acontecimientos y hasta genera incógnitas que no llegan a resolver. Parecía que tenían una historia interesante para adaptar pero faltaron elementos que la hicieron más entretenida, más creíble y menos plana hablando de las actuaciones.

    Cabe destacar que Colin Firth tenía 55 años cuando filmó Un viaje extraordinario, 20 años más grande que la persona en que se basó la cinta.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top