Spider-Man: un nuevo universo
Críticas
4,5
Imprescindible
Spider-Man: un nuevo universo

Más que una historia de origen...

por Cristina Ibañez

En tiempos en donde las adaptaciones no están basadas, sino inspiradas en los cómics de Marvel, Phil Lord y Chris Miller (La aventura de Lego) llegan a hacerle justicia (por fin) en pantalla grande al vecino amistoso, Spider-Man. A pesar de que Spider-Man 2 de Sam Raimi es una de las mejores adaptaciones del superhéroe creado por Stan Lee y Steve Ditko, les puedo asegurar que Spiderman: Into The Spider Verse es la única que dejará completamente satisfechos a los fans de los cómics.

Spiderman: Un nuevo unvierso, es una historia de origen no sólo de uno, sino de cinco personajes provenientes de diversas dimensiones que poseen habilidades arácnidas. No obstante, la narrativa gira en torno a Miles Morales, quien se dio a conocer en la versión Ultimate de los cómics de Marvel en 2011. El sucesor afro-latino de Peter Parker, es quien inyecta el guiño funk y de hiphop que sin duda resulta sumamente atractivo para los jóvenes que no crecieron leyendo los cómics de Spidey; sin embargo, Un nuevo universo no es nada condescendiente ni con niños ni adultos. 

El ritmo con el que se plantean las referencias a diversos cómics como Spider-Men, Ultimate Spider-Man, Spider-Gwen, Spider-Man Noir o Spider-verse, dista mucho de aburrir, debido a que el humor de los productores, Phil y Chris, mismo que vimos en 21 Jump Street y La Gran Aventura Lego, garantiza una narrativa veloz, alocada y divertida. Recordemos que los productores fueron despedidos de Han Solo: Una historia de Star Wars debido a que el humor que estaban llevando no iba en línea con el estilo de las películas de Disney. Pero al parecer, Sony sí supo aprovechar su ingenio (u humor gringo como muchos le llaman) para crear la mejor película animada del año. 

Además de su virtuosa estética, la creencia de que el 3D es la mejor técnica para contar una historia queda completamente desmentida con este filme animado, debido a que las referencias a los dibujos 2D combinadas con los toques tridimensionales, provocan la sensación de estar leyendo un cómic en pantalla grande. Pero detrás de esta redefinción del cine animado, tenía que estar la co-creadora de Miles Morales, Sarah Pichelli, quien se encargó de trasladar el mismo estilo de arte del cómic al cine. 

El repetitivo género de superhérores que constantemente nos decepciona con tramas predecibles y malos efectos especiales, es rescatado por esta producción que cumple su objetivo: ser un producto irreverente que se burla de sus adaptaciones pasadas y de la típica historia del maestro guiando a su jóven y desubicado pupilo. 
Ya era hora de que una adaptación complaciera a los fans de lo cómics. Ya era hora de que le hicieran justicia a la desfachatada personalidad de Spiderman, aunque se necesitaron más de cinco Spideys para lograrlo. 

 

Back to Top