Día de Muertos
Críticas
3,0
Entretenida
Día de Muertos

El esfuerzo vívido para un proyecto de muertos

por Octavio Alfaro
Hace un par de años fuimos testigos del fenómeno Coco, la cinta de Pixar que dejó maravillados a propios y extraños con su trama ambientada en la tradicional celebración de Día de Muertos. Por increíble que parezca, antes de que el proyecto de Disney comenzara a tomar forma, en México ya se gestaba una película animada cuyo objetivo era resaltar la importancia de la ofrenda, de ir a los panteones y convivir con las personas que murieron, aunque sea por un día al año. Ese largometraje del que hablo es Día de Muertos, el cual tomó 10 años en concebirse, ya que antes de entrar a los estudios y animar a los personajes había que buscar apoyos económicos, hacer el papeleo pertinente, entre varias cosas más.


Después de haber pasado por esos procesos, el largometraje por fin se estrena en cartelera nacional y se trata de un noble intento por resaltar una de las celebraciones más queridas en nuestro país. La historia se centra en Salma (voz de Fernanda Castillo), quien desde pequeña se ha empeñado en poner un altar para celebrar a sus fallecidos, pero tristemente no conoció a sus padres o alguno de sus ancestros, por lo que no tiene a quien invocar en el Día de Muertos. Sin embargo, esto no le impide profundizar en su historia de origen y embarcarse con Sus amigos en una aventura peculiar para saber más sobre sus antepasados.


 




Lo más plausible de esta película es la animación, que si bien no compite contra grandes estudios como Pixar o Illumination, dentro de las limitaciones y dificultades que representa generar productos animados en nuestro país resalta sobre muchos otros proyectos. Se embaucaron en hacerla con técnica 3D y coloridos escenarios, en los que obviamente destacan las flores, ofrendas, atuendos y hasta el halo desprendido de ciertos momentos mágicos.


En cuanto a la historia insertada en el marco de un festejo tan peculiar ante los ojos del mundo, intentan meter ciertos aspectos más de nuestra identidad nacional, como dialectos, vestimentas y más que no están ahí de forma orgánica, sino que parece una mezcla forzada que, si bien está para que el mundo conozca más sobre nosotros, pareciera como un retrato muy añejo de cómo es nuestra sociedad. Sumado a esto, poco a poco la trama comienza a tomar un camino que la aleja de la esencia del Día de Muertos.





El acierto justo está en la intención de retratar un festejo tan nuestro y que refleja la importancia que tiene hasta para los más pequeños. Podría inspirar a unos cuantos a salir de la sala y tener ganas de pintarse la cara con motivos relacionados o adornar su hogar alusivo al festejo. Por otro lado, la inclusión de personajes secundarios como unas calaveritas y un ajolote se agradece, ya que es fácil encariñarse con ellos y sus apariciones son chispazos de gozo.


Día de Muertos tiene su mayor virtud en el esfuerzo de los involucrados por sacar a flote este proyecto que hasta ya tiene distribución en por lo menos 30 países, sin embargo, la historia no es algo que se quedará en nuestra memoria por largo tiempo. Eso si, es maravilloso que haya mas cintas ambientadas en este festejo ya que siempre entran las ganas de consumir cosas relacionadas cuando estamos en las fechas que enmarcan la tradición.
Back to Top