Calificar películas
Mi SensaCine
    Nada que perder 2
    Críticas
    2,5
    Regular
    Nada que perder 2

    Más propaganda

    por Iván Romero

    Gracias a su éxito en Brasil (país de origen de la película) llega a México Nada que perder 2, segunda y última película basada en una serie de libros del periodista Douglas Tavolaro y en la vida de Edir Macedo, religioso fundador y predicador de la Iglesia Universal del Reino de Dios en Brasil. Está dirigida por Alexandre Avancini (Nada que perder) y protagonizada por Petronio Gontijo.

    Douglas Tavolaro forma parte del filme en un rol que juega como hilo conductor de la trama y resulta decisivo para la réplica del personaje de Petronio, ya que, como parte de la narrativa, el periodista entrevista al líder de la iglesia y éste, por medio de flashbacks, empieza a relatar momentos que han sido parteaguas de su vida, entre ellos los escándalos en los que se vio envuelto durante largo tiempo, su salida de la cárcel, la expiación y redención que vivió durante situaciones difíciles de la iglesia, etc. Estos escenarios más que destruirlo, lo construyeron gracias a su eterna devoción a Dios, quien, según afirma el líder, nunca lo abandonó y fue su bandera para navegar entre tantas caídas, así como su impulso para llevar a su Iglesia a grandes momentos.


     



    Recientemente se estrenó una película cristiana estadounidense llamada Campeón, la cual tiene las mismas características de esta secuela y padecidas también por su predecesora. Confunden el panfleto como vehículo de venta con la cinematografía y ambiciosamente abordan una “biografía” con personajes robóticos y, a capricho del escritor, ponen al protagonista ante diversos escenarios con un desarrollo pobre y tristemente unidimensional. La única respuesta y solución ante todo es la misma: Dios. Esto como argumento resulta cíclico y cansado, ya que no es una trama entretenida, sino un comercial eclesiástico.

    Los fans del primer filme no necesitarán una introducción porque conocen al personaje y están familiarizados con el universo creado por Avancini, lo cual podría ser el mayor acierto del filme y quizá funcionaría mejor como una miniserie televisiva, que como una película. En aspectos de manufactura, se nota el aumento de presupuesto y una pequeña mejora en la calidad técnica, comparándola con la primera parte. De ahí en más, Nada que perder 2 es un producto muy de nicho, dirigido para los creyentes del movimiento de la Iglesia Universal del Reino de Dios, que rosa la línea con el video home, por lo que la experiencia en las salas de cine puede ser bastante agotadora.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top