Aves de Presa (y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn)
Críticas
4,0
Muy buena
Aves de Presa (y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn)
por Cristina Ibañez
El mundo todavía es un lugar injusto para las mujeres. Hasta en las películas de superhéroes aún se busca complacer a los hombres en cuestiones de narrativa o vestuario, razón por la que Margot Robbie decidió demostrar con Birds of Prey que ni si quiera un personaje tan popular como Harley Quinn necesita de una visión masculina para brillar. Y es que desde su primera aparición en los cómics, allá por los noventas, Harley ha sido etiquetada simplemente como la pareja de uno de los villanos más despiadados de DC Comics, el GuasónNo importa cuan ágil, inteligente, violenta o igualmente despiadada fuera, ella siempre caminaba bajo la sombra de un personaje masculino. Sin embargo, la visión como productora de Robbie le permitió explorar un nuevo ángulo de Harley Quinn: la soltería.

Harley Quinn (Margot Robbie) y Mr. J pusieron -por fin- punto final a su relación y ahora ella pasa lamentándose por la pérdida del que según piensa era el amor de su vida. Los primeros días de su ruptura, se transforman en un divertido viaje por los clichés que algunas mujeres experimentan cuando pierden a un ser querido como el cambio de look, las desenfrenadas fiestas y -lo más básico- el proceso de eliminar cualquier recuerdo de aquella o aquel que les rompió el corazón. Pero como estamos hablando de Harley Quinn, ella lleva estos clichés a la máxima potencia y, en su duelo, decide romperle las piernas a quien se cruce en su camino y quemar -literal- el lugar en donde consumó su amor con el Guasón para borrar todo recuerdo. 


Tras hacer explotar ACE CHEMICALS, la mafia de Ciudad Gótica interpreta este mensaje como el anuncio de ruptura de una de las parejas más temidas, aprovechando esta oportunidad para vengarse por todos los crímenes de Quinn, pues ahora que no cuenta con la protección del Joker, la consideran insignificante e indefensa. Es aquí cuando Harley empieza un viaje de autodescubrimiento y se percata que no necesita de nadie -mucho menos de un hombre- para defenderse y seguir siendo una de las villanas más despiadadas de Ciudad Gótica.

Si nos remontamos a su historia de origen, el arco de este personaje destaca porque a pesar de ser una reconocida psiquiatra con un doctorado en el bolsillo, posee una evidente fragilidad emocional debido a que se enamora de uno de sus pacientes más desquiciados. Pero el amor enfermizo por este sádico villano fue únicamente el detonante para arrancar sus días como villana, pues su irreverente y desenfrenada personalidad merecía que se profundizara en sus capacidades como líder de un grupo de mujeres igual de fuertes y desquiciadas. 

En su camino para quitarse de encima a la mafia de Ciudad Gótica, el destino de Harley se cruza con el de Black Canary (Jurnee Smollett-Bell), Huntress (Mary Elizabeth Winsteady Renee Montoya (Rosie Perez), con quienes tendrá que unir fuerzas para derrotar a un grupo de enemigos en común, dando como resultado una historia en donde las protagonistas no se recargan en el amor entre un hombre y una mujer, pues simplemente se enfocan en sus propias problemáticas y en trabajar en equipo. 

Pero el trabajo en conjunto entre mujeres no solamente fluyó frente a la cámara, un equipo de producción conformado por la primera mujer asiática en dirigir una película de superhéroes, Cathy Yan, la escritora, Christina Hodson, y Margot Robbie como productora, crearon una historia que comprueba que no solo es divertido ver a los hombres ejerciendo irresponsabilidad absoluta. Producciones como Wonder Woman Capitana Marvel, retratan un empoderamiento femenino que se recarga por completo en lo políticamente correcto, sin embargo, Robbie demostró que también las mujeres pueden ser descaradas, ruidosas e irreverentes. 

Aunque -afortunadamente- Jared Leto no tiene ningún cameo o aparición, la trama no se desliga de los sucesos ocurridos en Suicide Squad. La guionista, Christina Hodson, demostró que un spin off bien desarrollado puede rescatar a grandes personajes víctimas de una mala historia. Pero, aunque la historia se desarrolla en la misma línea del tiempo, Yan le dio un giro refrescante a Harley Quinn, pues más allá de sexualizarla o retratarla como objeto de deseo como ocurrió en Escuadrón Suicida, este personaje se emancipa para demostrar que ella es mucho más que sensualidad y deseo. En esta historia, Harley deja muy en claro que la belleza no es su único atributo. 

A pesar de la huella que deja en la industria, Birds of Prey destaca más por la declaración feminista que marca en el universo de superhéroes que por su narrativa, pues la trama es olvidable y hasta predecible. Es una bomba de punk style, glitter, locura y buenas escenas de acción, pero no tiene ni la violencia ni la irrevenrencia que vimos en otras películas que también son clasificación C como Deadpool; sin embargo, superó por completo a su antecesora al emancipar a un legendario personaje y tener bien definido el género que quería retratar. 
Back to Top