Solteras
Críticas
3,5
Buena
Solteras

Congruente y divertida

por Tamara Cuevas
Solteras se conforma de muchas historias de la vida real. Tu prima la que cortó con su novio y no lo supera; tu amiga la que está enamorada del amor, y la que está obsesionada por casarse y hará todo lo posible por ver un anillo en su mano - put a ring on it, cantaría Beyoncé. 

Esa última historia fue la que inspiró –parcialmente– al director Luis Javier M. Henaine a construir la historia de Solteras. La vivencia es de la locutora de radio Ileana Rodríguez, alias la Reclu, quien utilizó su cuenta de instagram para sincerarse acerca de su conexión con la película. La Reclu también participa como supervisora musical de la cinta.

Ver esta publicación en Instagram

Hace algunos años terminé mi relación más padre, principalmente por que presioné y presioné para que me dieran el 💍 (🤦🏻‍♀️). Mi amigo @ljhenaine se inspiró LIGERAMENTE en esta historia (y en otras que tenía a su al rededor) para su segunda película. Después me pidió que le escogiera la música. Elegimos puras bandas de chicas; hay un cameo de @elsayelmar y las rifadas de @ruidorosaa grabaron un par de covers. El resultado es @solteraspeli y estrena hoy en el @ficg. El guión es de mi amiga @aleolveravi. El elenco está increíble y la peli quedó muy divertida. Me siento orgullosa de mi primer trabajo como supervisora musical. De algo sirvió echar a perder esa bonita relación. En junio estrena en todo el país. No se la pierdan ❣️

Una publicación compartida de Ileana Rodríguez (@ileana2) el



Ana (Cassandra Ciangherotti) es una casi treinteañera que lleva una relación de 10 años con Gabriel (Pablo Cruz), un hombre físicamente perfecto pero que no le puede dar lo que ella busca: un anillo de compromiso. Luego de terminar separándose porque él se rehusa a casarse con ella, Ana no cree poder continuar con su vida. Todo empeora cuando su prima Tamara –la más "loser" de la familia, según Ana– se compromete con un hombre de un estándar de belleza mucho más alto que el de la bulleada Tamara. Es entonces que Tamara (Lucía Uribe Bracho) revela el secreto de su éxito: un curso para conseguir esposo

Este recurso narrativo es casi igual, o más bien idéntico, al de una película mexicana que estelarizaba Martha Higareda, Niñas mal, veinteañeras que ya tenían al esposo pero no sabían cómo ser la perfecta ama de casa –porque a México le encanta pensar que vivimos en el siglo XIX–. En Solteras, Luis Javier M. Henaine, sortea estas trampas y aunque sí hay un personaje que agrupa todas las conductas machistas que aún persisten en nuestra cultura, la cinta no adopta esa característica. Al contrario, lo que muestra son muchas actitudes que hemos notado en nuestras amigas, o hasta en nosotras mismas cuando pensamos que podríamos pasar nuestra vida en soledad. El propio director ya había abordado previamente el tema de las relaciones de pareja en su ópera prima, Tiempos Felices, en la que también eligió a Cassandra para interpretar a una chica que se niega a aceptar la ruptura con su novio. 

Solteras encuentra, de nuevo, en Cassandra Ciangherotti a su intérprete perfecta –la actriz puede llegar a ser tan berrinchuda que te desespera y tan egoísta y desesperada que la comprendes. El resto de la solteras, Irán Castillo, Sophie Alexander-KatzEdwarda Gurrola y Mariana Cabrera, acompañan a Ana en su travesía pero nunca son el centro de la película y lo importante es que, al final, retratan con sus pequeñas y fugaces historias en la pantalla los claroscuros de las relaciones: la que se quiere casar por dinero, la que descubrió que no se quiere casar porque no le gustan los hombres, la que revive el fuego con su exesposo.

Si bien, Solteras tiene momentos en que cae en algunos clichés, la mayoría del tiempo sorprenden las buenas actuaciones y el ritmo de la película –tomando en cuenta que lo que estamos viendo es un dramedy de esos que hay por montón en el cine mexicano. El final de película es muy congruente con el arco que le construyeron Luis Javier M. Henaine y Alejandra Olvera Ávila –guionistas de Solteras– a la obstinada Ana, y que refleja el pensamiento de las mujeres de los tiempos modernos. 




Back to Top