Mi cuenta
    'The Eddy': Final explicado y las teorías que desprende
    Por Octavio Alfaro — 10 may. 2020 a las 9:45

    La serie de Netflix dejó varios cabos sueltos que podrían dar paso a una segunda temporada, aunque hay que esperar la confirmación de la plataforma de streaming.

    ¡ALERTA, SPOILERS A CONTINUACIÓN!

    Sin duda, The Eddy nos dejó un peculiar sabor de boca tal y como se los compartimos en nuestro Lo bueno y lo malo sobre la serie de Netflix, ya que trata de balancear la música que gira en torno a los protagonistas con las vidas personales y las problemáticas que los rodean. Para el episodio se dejan algunos cabos sueltos que podrían servir para una segunda temporada, pero por ahora la plataforma de streaming no ha dado luz verde a la continuación y, de hecho, está catalogada como miniserie, por lo que podría ser la única entrega. Independientemente de esto, por ahora enfoquémonos en explicar el final de la producción.

     

    ELLIOT VOLVIÓ A LOS ESCENARIOS

    En el último episodio, por fin pudimos ver a Elliot Udo (André Holland) lucir su tan mencionado talento en el club; aunque estaba un poco nervioso al principio, su hija: Julie (Amandla Stenberg) lo acompañó cantando y así lograron conmover a los presentes. Esto obviamente significa que el disco de la banda tendría esta canción como un extra o que Franck Levy (Benjamin Biolay) lo utilice como una buena estrategia de mercadotecnia y prensa para que el álbum comience a generar expectativa antes de su lanzamiento.

    EL TRATO CON SAMI Y LA POLICÍA

    Justo después de la interpretación musical, una bomba molotov explota en la oficina del club de Elliot, lo que provoca el desalojo de las personas y atrae a los bomberos y la policía. Obviamente el responsable de esto es Sami (Dhafer L'Abidine) el líder del grupo criminal que quiere obligar a Udo a trabajar con él como un inversor anónimo, aunque esto sabemos que puede convertirse en una ventana para lavar dinero o quizá algo más estructurado para el beneficio de la mafia.

    Esto orilla a Elliot a ir con la policía, específicamente con la comandante Keita (Léonie Simaga) quien ha sido la sombra del músico desde la muerte de Farid (Tahar Rahim). Udo le cuenta del acercamiento de Sami, por lo que se abre una ventana, ya que el plan ahora es aceptar el trato con el líder criminal para reunir evidencia y que las autoridades por fin tengan pruebas para poner tras las rejas al mafioso. Así que Elliot estrecha la mano de Sami y comienzan la alianza.

    Esto en realidad pone en una situación todavía más delicada a Udo, ya que, por un lado, podría llevar al encarcelamiento de Sami, pero sabemos que esto traería consecuencias mortales y el grupo delictivo iría tras él si se enteran que estuvo reuniendo información para la policía. Por otro lado, si a Elliot comienza a gustarle el dinero de la mafia y se acostumbra a esto, podría tener más cerca aún a Keita y le daría una razón concreta para detenerlo y sentenciarlo a cárcel. Así que por donde se vea, realmente el músico y copropietario de The Eddy tiene mucho que perder y poco que ganar si lo que quiere es no cerrar su club, ya que está en medio del metafórico fuego cruzado entre policía y criminales.

    ¿QUÉ PASARÁ CON THE EDDY?

    Ahora que The Eddy estará cerrado por algún tiempo debido a los daños que sufrió, la banda decide recorrer las calles parisinas tocando su música y alegrando a la gente, lo que sin duda augura que ellos encontrarán la forma de seguir juntos, más aún ahora que el disco ya está grabado y nuevamente su baterista ha regresado. Eso sí, tendrán que buscar otro lugar para ensayar y, por supuesto, uno que otro trabajo de medio tiempo para generar ingresos.

    Por otro lado, el club como tal podría reabrir tras las remodelaciones, aunque esto en teoría conllevaría que Sami comience a inyectarle dinero al lugar, ya que Elliot no tiene los recursos necesarios para costear las reparaciones. Esto pondría aún en más riesgo el negocio ya que recibiría dinero sucio, por lo que otra vez sería blanco fácil para que lo cerraran.

    Así que The Eddy parece estar en la misma situación delicada sobre su continuidad, por lo que de haber más episodios sin duda Elliot tendrá que encontrar nuevamente el equilibrio correcto para que todo funcione, aunque él siga viviendo entre preocupaciones, amenazas y en realidad ya ni disfrute las alegrías que del jazz.

    facebook Tweet
    Te puede interesar
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top