Mi cuenta
    'Expiatorio': Una morgue rodante, el impactante documental premiado en el Festival de Guanajuato 2020
    Por Uriel Linares — 29 sep. 2020 a las 19:00

    La 23 edición del Festival Internacional de Cine Guanajuato reconoció a 'Expiatorio' como el Mejor cortometraje documental mexicano, razón por la que tuvimos una entrevista a larga distancia con su director, Manuel Acuña.

    La compleja y cambiante realidad que vive nuestro país en temas de inseguridad siempre es capaz de acecharnos en nuestros sueños y hacernos reflexionar constantemente; durante la 23 edición del Festival Internacional de Cine Guanajuato fue reconocida la producción escrita y dirigida por Manuel Acuña: Expiatorio, recibiendo el premio al Mejor cortometraje documental mexicano, razón suficiente para charlar con su creador a través de una llamada telefónica desde Guanajuato Capital hasta la ciudad de Guadalajara.

    El documental narra una de las historias que han petrificado por completo las entrañas del país: en 2018 un camión con refrigeración trasladó por días y distintos rincones de Jalisco más de 200 cuerpos sin vida, días después se dio a conocer la existencia de un segundo tráiler que sumó más de 400 cuerpos no identificados mientras el Fiscal General del Estado de Jalisco en turno era Díaz Hurtado.

    Esta producción claramente sale de parámetros preestablecidos en el quehacer de todo documentalista y opta por la creación de su propia historia a través de una crónica mientras presenta hechos reales en un marco de terror que ha inundado las vidas de todos los ciudadanos jaliscienses.

    “Cuando estaba en el proceso de investigación del cortometraje me encontré con muchísimos relatos (todos distintos), cada quien hablaba de lo mismo, pero desde su propia fuente -quién sabe cuál-, esto despertó en mí una sensación por contar mi propia historia, por eso el corto comienza modo crónica, por otra parte me di cuenta que no sólo se trataba de un caso.

    No eran sólo 150 cuerpos, no eran dos tráilers o 600 personas desaparecidas; era un desbordamiento de un todo donde ya no hay cabida.

    Una de las grandes apuestas de esta producción es su arriesgada apuesta visual, la cual hace uso de la sencillez al mostrar únicamente fotografías que dan rostro a cientos de personas desaparecidas en el estado, esto es acompañado de una historia creada por Acuña para lograr conectar a sus personajes y de este modo recorrer una narrativa visual y sonora entre la realidad y la ficción.

    Los personajes son ficticios, pero están basados en una realidad que yo estaba leyendo y encontrando. El relato es un guion que yo hice, esto crea una dinámica con la imagen conformada por personas que realmente desaparecieron; no es hasta el final que uno se da cuenta que lo que parecía una crónica de cuento terrorífico es una realidad desconocida.”

    Todo el tiempo hay un juego entre la ficción y la realidad.

     

    La imaginación de Acuña comenzó a dar cada vez más forma al corto documental, fue así como logró construir un relato lógico mientras ideaba cuáles eran los pensamientos de los sujetos que realmente estuvieron involucrados en esta situación, cómo eran sus voces y cómo reaccionaron ante la crisis por transportar más de 400 cuerpos no identificados por las calles de todo Jalisco.

    “Algo en lo que pensaba mientras leía las notas periodísticas del caso era saber cómo se escuchaba, qué es lo que pensaban, incluso trataba de imaginarme cómo eran las voces; uno que me llamaba mucho la atención era saber cómo era la voz del chofer.”

    Esto volvió al diseño sonoro una pieza fundamental para el desarrollo creativo: “¿cómo hacer al sonido el hilo narrativo? El peso siempre cae en la imagen, entonces pensaba cómo darle la vuelta un poco acompañando esta historia que se narra y no juzga, sólo presenta los hechos.”

    Descubrimos que la imagen no podía ser movimiento, el sonido daba la oportunidad de que tú entraras e imaginaras a través de este viaje sonoro para seguir el relato.

    Fue así como Manuel Acuña compartió con nosotros cuál fue la reflexión final después de haber realizado este corto documental y cómo es que una historia de terror como la retratada en esta producción puede ser un duro reflejo de nuestra realidad como país: “Lo que más me impactó y llamó la atención casi terminando la película es que ya se había olvidado. Una noticia de horror con más de 300 cuerpos rondando por Jalisco, este suceso era un caso más. Al día siguiente salió otra plana, al siguiente otra.”

    Expiatorio recientemente fue galardonado por la 23 edición del Festival Internacional de Cine Guanajuato como el Mejor cortometraje documental mexicano, habrá que esperar el tiempo necesario para poder disfrutar del mismo en la pantalla grande; siempre es necesario tener un panorama amplio y realista de nuestro país y aunque esto de miedo, el cine siempre será una de las mejores herramientas para conocernos a nosotros mismos.

    facebook Tweet
    Te puede interesar
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top