Terminator 6: Destino oculto
Críticas
3,0
Entretenida
Terminator 6: Destino oculto

El Terminator que nos hacía falta

por Uriel Linares

Cada vez que alguien habla de Terminator llega a nuestra mente el look de la gran estrella de la franquicia, Arnold Schwarzenegger, vistiendo en tonos negros su clásica chaqueta de piel, sus grandes botas y por supuesto, lentes oscuros mientras dice la icónica frase: "i’ll be back". Si eres un cinéfilo nostálgico y te enteraste que la nueva cinta, Terminator: destino oculto, es la secuela directa de las películas de 1984 y 1991, posiblemente no querrás perdértela, pero ¿de verdad vale la pena ver otra película más del famoso T-800?

Esta nueva entrega se desarrolla 20 años después de los primeros acontecimientos que llevaron a Sarah Connor (Linda Hamilton) a convertirse en la gran salvadora de la raza humana al impedir el temible Día del Juicio en el que las máquinas se harían del control del planeta y aniquilarían a cualquier ser viviente.

 


Sin embargo, el futuro no se cansa de mandar nuevos y mejorados Terminators; en esta ocasión el Rev-9 (Gabriel Luna) tiene un objetivo diferente: Dani Ramos (Natalia Reyes), una chica mexicana que vive tranquilamente con su hermano Diego (Diego Boneta) y su padre. Por fortuna la súper soldado enviada de un misterioso futuro, Grace (Mackenzie Davis), aparece en el lugar y sitio adecuado para salvarle la vida. A partir de este momento comienza una batalla entre nuevas máquinas que sólo saben hacer una cosa: asesinar.

¿Te suena algo parecido? Por supuesto, mantiene la esencia principal de la historia que tanto ha caracterizado a Terminator a través de los años, sin embargo, esta vez fue diferente: James Cameron (Avatar) creador de toda la saga, volvió a involucrarse de lleno en el guion y sin duda es evidente el cambio. La última cinta de la franquicia en la que Cameron decidió aportar ideas fue en la lejana Terminator 2: Juicio Final , por ello los altibajos en las tres películas que le siguieron.

Y sólo alguien como Cameron se atrevería a probar diferentes caminos para contar esta historia, razón por la cual tenemos nuevos personajes presentados por Natalia Reyes, Mackenzie Davis y Diego Boneta. Esto es un verdadero respiro, basta del famoso soldado que encabezó la resistencia en contra de Skynet; aquí podemos encontrar nuevos detonantes que le complicarán la existencia a sus protagonistas. Y si estás dentro de una franquicia, bienvenidos los cambios.




A pesar de las nuevas libertades creativas de Cameron y compañía, hay cosas que simplemente no pueden cambiarse y que automáticamente nos ponen una sonrisa de orea a oreja: Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger vuelven a compartir escenas como los personajes que los han llevado a formar parte importante en la historia del cine. Además, ¿quién podría resistirse a ver el reencuentro de la mujer badass más famosa con el icónico T-800?

Esto va más allá de nostalgia al colocar frente a frente a dos reconocidos intérpretes, son ellos quienes vuelven a dar muestra de su notable química y son capaces de cargar con la película mientras vuelan algunas cabezas y son involuntariamente graciosos. Aquí podemos ver cierta esencia relajada de Schwarzenegger al retomar a este robot del futuro al que el paso del tiempo le ha dejado barba blanca y ciertas arrugas en su rostro. Es evidente que el actor austriaco ve de forma distinta estas películas y ahora sólo se preocupa por pasarla bien en el rodaje y entregar un personaje a la altura que esperan los fanáticos.

Sin embargo, no todo fluye a la perfección dentro de esta película y a pesar del explosivo reencuentro de sus actores pilares, el villano es el único elemento realmente recriminable de la historia. La falta de presencia actoral por parte de Gabriel Luna le quita seriedad al nuevo y mortal Rev-9; porque ser el antagonista en una película de acción no es nada fácil, podría leerse extraño, pero un villano sobresaliente debe ser capaz de conectar con el público, ser simpático y abrazar los ideales del personaje. Y en esta ocasión nada de esto sucedió; durante repetidas ocasiones cruzó por mi mente que tal vez adoptaría otra identidad y finalmente nos libraríamos de la insípida actuación de Luna, desafortunadamente esto no ocurrió y llegó a la batalla final.




Pero esto pudo ser disfrazado por el sobresaliente trabajo de Tim Miller (Deadpool) en la dirección, quien mostró algunas escenas llenas de acción que nos dejaron una cara llena de satisfacción con tantas balas y brillantes muertes en la pantalla grande. Esto va estrechamente relacionado a Terminator: destino oculto, la cual es capaz de encerrar al espectador en largas escenas que sólo tienen un fin: entretener con cientos de explosiones, poderoso armamento accionado por Sarah Conor y destacados enfrentamientos cuerpo a cuerpo entre los involucrados.

Terminator: destino oculto es una cinta que mantiene claros sus objetivos: darle continuación a las dos primeras películas de la franquicia, entretener al público con explosivas escenas de acción y por supuesto, reunir a los dos pilares principales: Linda Hamilton y Arnold Schwarzenegger, quienes vuelven emocionantes y divertidos cada uno de los momentos que comparten en la pantalla. No hay nada más, no existen complicaciones innecesarias y es una cinta que no oculta sus deficiencias, pero que sabe aprovechar sus variados aciertos para que los fanáticos de verdad puedan volver a conectarse con sus personajes favoritos.

Back to Top