El caso de Richard Jewell
Críticas
3,0
Entretenida
El caso de Richard Jewell

No es lo mejor de Eastwood, pero te pone a pensar

por Iván Romero

Basada en una historia real, como la mayor parte de la filmografía de Clint Eastwood en los últimos años, El caso de Richard Jewell narra los hechos ocurridos en el Centennial Olympic Park durante los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, cuando el guardia de seguridad, Richard Jewell, descubre una mochila llena de explosivos mientras un concierto sucedía a la par. Gracias a la alerta de Jewell salvó la vida de muchos de los asistentes, pero en unas horas pasó de ser un héroe al enemigo público número uno, gracias a una nota en el periódico The Atlanta Journal-Constitution, que lo señaló como el principal sospechoso del atentado.

Eastwood, a sus casi 89 años, sigue manteniendo un dinamismo sorprendente y una habilidad genuina para orquestar una historia de estas proporciones con un elenco por demás atractivo. Y es que, a pesar de haber pasado más de 20 años de los sucesos narrados en el filme, el eco del tema en la actualidad es más que oportuno debido al clima político y social que se respira, sobre todo en la Estados Unidos. Si bien, es cierto que Clint deja su sello hollywoodense en el último acto, lo que resalta es el manejo de la tensión durante la primera mitad de la película. El director pisa el acelerador y no te deja descansar, generando cada vez más expectativa. Es decir, para los que hayan oído de la historia, el cineasta les dará las piezas para que las vayan acomodando mientras se comen las uñas de los nervios y, de la misma manera, para el que sepa en qué terminaron los hechos, lo mantendrá al borde del asiento.


 



Cabe reiterar que gran parte de lo que funciona en El caso de Richard Jewell es gracias al guion de Billy Ray, ya que se debate coherentemente entre la reconstrucción de los hechos y el desarrollo de los personajes principales. El reparto es liderado por Paul Walter Hauser en su primer rol protagónico, quien se convierte en el mismísimo Richard Jewell dotándolo de los matices requeridos como la torpeza en su persona, lo misterioso de su actitud y su vulnerabilidad al no saber comportarse socialmente. Sam Rockwell también participa como el abogado Bryant y se convierte en el contrapeso de Hauser y la parte paternal que el personaje necesita.

Se ha hablado mucho de la excelsa actuación de Kathy Bates, quien interpreta a la agobiada madre de Jewell: Bobi y todo lo que se ha dicho es verdad. Bates al inicio le da a su personaje ese cariño un tanto ciego que siente por su hijo, para pasar a uno de los peores sufrimientos que jamás pensó vivir. Kathy Indudablemente va por varios reconocimientos en esta temporada de premios. A estos excelentes actores se les unen los talentosos Jon HammOlivia Wilde.




El filme ha generado controversia, particularmente con el diario Atlanta Journal-Constitution y con los familiares de la reportera Kathy Scruggs, quienes han atacado a la película, tachando a Eastwood de mentiroso en los hechos contados, sobre todo en cómo está escrito el personaje de Scruggs, quien desafortunadamente falleció en el 2001. Clint Eastwood seguramente estuvo consciente de lo que puede desencadenar tocar hechos reales, y más que servir como publicidad para él abre nuevamente varios temas y los pone sobre la mesa, como la manipulación de los medios para conseguir una noticia, lo cuestionable que puede ser el sistema de investigación en cualquier país, así como no dejar de mirar los protocolos de los organismos de seguridad. En fin, una serie de escenarios que dista al largometraje de ser de los mejores en la filmografía del director, pero logra generar inevitablemente reflexiones en más de una persona.

Back to Top