Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald
Críticas
3,5
Buena
Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

Una mágica secuela

por Octavio Alfaro




El Wizarding World creado por J.K. Rowling continua en expansión con el estreno de Animales fantásticos: los crímenes de Grindelwald, una secuela que, en mi opinión, ha superado a su antecesora y establecido a un villano con más forma, que ahora no necesita esconderse y que está dispuesto a declararle la guerra al mundo de los no magos. Con Johnny Depp haciendo un papel que ya hasta se me había olvidado podía hacer, metiéndose en personalidad seria, sin vacilaciones, con motivaciones claras y ambición.

Por otro lado, Newt (Eddie Redmayne) continúa en su labor de cuidar a las criaturas que va encontrando en su camino. Esta vez habrá por lo menos un par que te dejarán impresionado, y aunque estas bestias pasan a un segundo término, no olvidan que es el principal concepto de las precuelas. Scamander ahora tendrá la misión encomendada por Albus Dumbledore (Jude Law) de ir tras los pasos de Grindelwald y toparse con algunos fantasmas de su pasado que hasta la fecha no lo dejan tranquilo.




Parte del éxito de esta nueva franquicia es que en general los personajes están bien seleccionados. Cada actor y actriz representa idealmente a su personaje y en esta secuela se amplia el arco narrativo de muchos de ellos, con algunos giros que pareciesen inesperados, pero en realidad están planteados sutilmente desde el comienzo. A ellos los acompaña una dosis grande de humor, que lejos de aburrir, le inyecta frescura a la trama.

Las referencias hacia Harry Potter ahora son mayores y seguramente te alegrarás de verlas. El regreso de Hogwarts es un acierto total, ya que es ahí donde sentimos nostalgia por la saga original y nos ponemos nuevamente nuestra capa estudiantil. Y ya que hablamos de lugares, París es la ciudad donde se desarrollan los hechos primarios, pero lo malo es que en realidad esto pasa desapercibido, no le dan un peso importante a la ubicación ni siquiera al ministerio francés. Caso contrario a lo que nos mostraron cuando los sucesos fueron en Estados Unidos.




Y como todas las películas del Wizarding World, tiene algunos hoyos en la historia, cosas ilógicas e incluso algunas forzadas para reescribir la historia de los magos. Hay momentos aburridos, aunque en realidad son pocos y de corta duración, pero pon atención a un momento determinado de la recta final, porque podría ocasionarte confusión por el bombardeo de información que tiene lugar en apenas unos 10 minutos. Eso sí, el comienzo fue lo que menos me convenció.


Animales fantásticos: los crímenes de Grindelwald es un buen trabajo, no solo haciendo el fan service, sino expandiendo el mundo mágico con personajes que tienen potencial de volverse entrañables. Es un gran preludio a algo más grande que podría suceder incluso en la siguiente entrega.  Algo así como Las reliquias de la muerte parte 1, en la que sin duda se inspiraron más.

Back to Top