Hotel Mumbai: El atentado
Críticas
3,5
Buena
Hotel Mumbai: El atentado

La cruda realidad del mundo

por Octavio Alfaro

Hemos visto varias cintas ambientadas dentro de hoteles que nos han dejado con buen sabor de boca: El gran hotel BudapestHotel Transylvania y por supuesto El resplandor, sin embargo, Hotel Mumbai deja una sensación de conmoción, introspección y realismo crudo que te hacen sentir incómodo y hasta un poco traumado.


Todo comienza con una serie de circunstancias que llevan a los protagonistas a coincidir en un momento en el que sus vidas corren peligro. Arjun (Dev Patel) comienza su día de forma tropezada en su trabajo, mientras David (Armie Hammer) está de vacaciones en Mumbai, India, con su familia. Todo parece transcurrir con normalidad hasta que un ataque terrorista azota a la ciudad y por supuesto al hotel, que se convierte en una fortaleza de la que nadie entra ni sale. Cada movimiento es fundamental para mantenerse con vida y por supuesto no hay lugar para el pánico.



La crudeza de los hechos es esencial para convertir a esta película en una experiencia sombría, informativa y hasta desesperante, ya que atestiguas un hecho que sucedió en la realidad
. Obviamente tiene sus tintes dramáticos, pero esto son bien llevados por un ritmo ágil y convincente. Ver cómo algunas personas arriesgan sus vidas con tal de intentar mejorar la situación es la personificación de un superhéroe de verdad. Sin embargo, más allá de ello, quedas desalentado de lo ruda que puede ser la vida.


Por supuesto que Dev Patel vuelve a hacer de las suyas y con su particular empatía va ganando puntos en la trama. No logra llevarse la película, ya que tiene a otro gran actor a su lado como Armie Hammer, sin embargo, la dupla nos lleva de la mano a conocer dos ramas distintas de los hechos, con todo y las repercusiones personales, familiares, y hasta profesionales. Desesperación y poco optimismo es lo que vemos en sus rostros constantemente, y vaya que es contagioso.


Pensar que vivimos en un mundo por momentos caótico, frágil, antipático y ambicioso. Es rudo ver Hotel Mumbai porque te deja pensativo, pero sin duda, es una realidad de la que vale la pena informarse. Las escenas violentas no tienen miedo en representar una fuerte realidad y la gama de personajes es congruente en su mayor parte. Apta para quienes tienen estómago fuerte, pero no así para los sensibles.

Back to Top