After: Aquí empieza todo
Críticas
2,5
Regular
After: Aquí empieza todo

Atrapada en 'Orgullo y prejuicio'

por Tamara Cuevas

EL FENÓMENO 'AFTER'

2010. Cinco adolescentes revivieron el concepto de Boy Band. Liam, Louis, Zayn, Niall y Harry formaron One Direction y consiguieron fanáticas de todo el mundo con cursis melodías que nos recordaban a Nsync o Backstreet Boys. El impacto de estos chicos fue más allá de la industria musical y uno de ellos en particular - Harry Styles - inspiró el fenómeno literario de After. Anna Todd, acérrima fanática de One Direction, especialmente de Harry Styles, publicó dicha novela en el 2013 e inmediatamente se convirtió en un éxito entre los cientos de clubes de fans de la banda inglesa.

La historia la hemos escuchado miles de veces: chica buena y virginal se enamora de chico rudo. Quisiera decir que esta novela aportó algo nuevo a la perspectiva que se tiene sobre las mujeres, su forma de vivir la sexualidad y sus relaciones interpersonales, pero no. Al contrario de lo que esperaba, After es un libro que se quedó atrapado en la narrativa de Jane Austen en Orgullo y Prejuicio, sólo que aquí ya hay smartphones.

Theresa es una joven estudiosa y virgen que tiene planeada toda su vida, a pesar de sólo tener 18 años. Hardin es el típico chico problemático, que se hace el rudo porque una vivencia del pasado lo dejó traumado y ahora se rehúsa a sentir amor por alguien. Desde que Tess conoce a Hardin pasa sus días y noches llorando, principalmente porque él es agresivo verbalmente (¿les recordó a Elizabeth y Mr. Darcy?) con ella cada que se le da la gana. Pareciera que la premisa de After es: mientras más grosero e insoportable se comporte un chico contigo, más te ama. ¿En qué año crees que vivimos, Anna Todd?

La mayoría de las adolescentes que leyeron el libro tuvieron dos razones para hacerlo: 

1. Un personaje físicamente igual a Harry Styles 

2. Secuencias de sexo con el gemelo de Harry Styles 





En el libro, Tessa descubre su sexualidad gracias a Hardin que, obviamente, se metía en la cama con una chica diferente todas las noches. Dicha cualidad, automáticamente, lo convertía en un experimentado y apuesto chico difícil de conquistar. Sin embargo, a Molly - la antagonista del libro - que es una especie de Hardin pero en mujer, se le sataniza por besarse con diferentes hombres o por usar ropa demasiado sugerente. En comparación con la pura y santa Tessa, ¿quién querría salir con una Molly? 


Para desilusión de todas las aficionadas de la franquicia, en la película no hay miles de escenas sexuales como en el libro. La decisión no es arbitraria: el target de After son adolescentes de los 13 a los 20 años, aproximadamente, por lo que la cinta tenía que ser apropiada para todas las chicas dentro de este rango. 

LA ADAPTACIÓN A LA PANTALLA GRANDE

Contra cualquier apuesta, la adaptación de After: Aquí empieza todo - como se le ha titulado en español - resulta ser un poco mejor que el libro; hay que tener claro que es una cinta de amor juvenil, que no pretende entrar a lo mejor del canon cinematográfico, sino permitirle a todas las fanáticas de One Direction estar en la piel de Tessa por una hora y media.

¿Por qué la cinta resulta ser mejor que un libro que, de por sí, es malo? Susan McMartin, guionista de la película, comprendió que transportar tal cual la conflictiva relación entre Tessa y Hardin iba a encender las alarmas de más de una persona, así que en pantalla grande vemos a un Hardin (interpretado por Hero Fiennes) que no es violento con la chica que le gusta, sino más bien a un rudo con corazón de pollo. Los cambios de McMartin no terminan ahí y si bien cometió un acierto al no romantizar una violenta relación, se equivocó al sugerir que Tessa (interpretada por Jospehine Langford) no sabía qué hacer de su vida hasta que comienza a compartir su pasión por la literatura con Hardin, algo que es diametralmente opuesto en el libro. 





Ciertamente After: Aquí empieza todo no marca ningún hito en la historia de cine, pero hará feliz a más de una fanática de One Direction y de la franquicia literaria. Lo que podría ser valioso sobre esta adaptación es que se deshizo de varios elementos romantizados erróneamente por la autora, quien al momento de escribir la novela tenía tan sólo 19 años. Puede que Anna Todd haya escrito este libro sin pensar que millones de jovencitas adolescentes lo leerían, pero ahora que está allá afuera me preocuparía que las lectoras en realidad se creyeran ese cuento de que el amor tiene que doler para ser real; que un hombre debe explotar en enojo cada tanto y tú debes ser quien lo relaje; que puede cometer fatales errores y regresar siempre a pedir perdón porque a final de cuentas él te hace sentir viva, como asegura Tessa.

 
Back to Top