Calificar películas
Mi SensaCine
    Nuevo orden
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Nuevo orden

    Contundente, brutal y más allá de los clichés

    por Rubén Peralta Rigaud

    En una lujosa y enorme mansión en México se celebra la boda de Marianne (Naian González Norvind) y Alan (Dario Yazbek Bernal); la alta sociedad está presente y la opulencia se nota en cada detalle. Una jaula de oro que mantiene fuera el malestar de la clase más pobre que ha terminado de sufrir las elecciones de un nuevo gobierno y decide reaccionar con fuerza. Todo transcurre con alegría, despreocupación y cortesías, esperando a la jueza que unirá a la pareja en un lazo de amor, hasta que algunos manifestantes irrumpen en la fiesta y allí inicia el baile de Dante.

    De hecho, la ciudad es arropada por amargos disturbios seguidos de un golpe de estado. Los cadáveres llenan las calles y los hospitales ya no saben dónde poner a los pacientes, mientras un grupo de militares marchan y disparan a víctimas inocentes sin pensarlo dos veces. Los rehenes son mantenidos cautivos y torturados, utilizados para exigir rescate a sus respectivas familias. Un retrato brutal y provocativo de una revolución que subraya la disparidad social y económica.




    La fuerza pura de Nuevo orden sólo se establece lentamente después de una introducción asociativa. Hasta este punto, la nueva película de Michel Franco (Después de Lucía) se siente como un thriller clásico con elementos socialmente críticos, pero es mucho más que eso; lo que realmente sucede aquí es tan difícil de ver para el público como para los protagonistas.

    La película de Franco es más que un comentario sobre las enormes brechas entre ricos y pobres en la sociedad mexicana; la historia está más interesada en ejercitar radicalmente las consecuencias de una sociedad tan extremadamente dividida. En su precisión y rigor, Nuevo orden hace todo lo posible y, como indica claramente el título de la película, está construyendo un nuevo orden mundial, antes de que te des cuenta, el levantamiento de los pobres se convierte en algo mucho más grande.




    El ejército, que reacciona inusualmente tarde y con cautela, pasa a primer plano. Después de que parte de la familia de Marianne fue diezmada por rebeldes el día de la boda, ahora ocurren eventos completamente diferentes y más grandes; los militares toman el control del país e imponen toques de queda. Aquellos de los pobres que quieren sobrevivir y trabajar deben integrarse en un sistema de monitoreo muy unido. Pero los ricos tampoco se escapan, sin saberlo, están financiando la nueva dictadura, a veces de una manera obvia, otras, menos.

    Franco sólo necesita 86 minutos completos para tejer una dura distopía social que golpea profundamente en el estómago, precisamente porque ejerce la violencia de manera tan clara y realista. Aquí no hay buenos ni malos, ni ganadores ni perdedores. Michel ciertamente no teme exponerse desde el prólogo de Nuevo orden con colores saturados que palpitan en los planos y un seguimiento desde arriba de cuerpos indefensos con los signos evidentes de una tragedia.




    En lugar de repetir el cliché de que los ricos son los villanos y las clases bajas son continuamente víctimas de un círculo vicioso, muestra cómo los escalones superiores financian inadvertidamente los levantamientos que asegurarán su propia irrelevancia y desaparición. El control de la información a través de la violencia y la propaganda son las herramientas que marcan el comienzo del gobierno militar y el creciente nacionalismo puede evolucionar hacia los poderes totalitarios modelados en este contundente y brutal película. En el camino, la intensidad narrativa y las empatías fluctuantes aumentan una tensión que eventualmente desgasta hasta un agotamiento emocional, después de ver Nuevo orden el mundo te parecerá un lugar tan oscuro que tendrás miedo de salir a la calle.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top