Mi cuenta
    Mientras estés conmigo
    Críticas
    2,0
    Pasable
    Mientras estés conmigo

    Romance disfrazado de propaganda

    por Iván Romero

    Panfleto: dicho del escrito o breve de carácter satírico y agresivo que se utiliza como medio de combate en polémicas ideológicas o literarias. Esto es más o menos el significado de lo que englobaría la acción visual de etiquetar un producto con fines de propaganda o publicidad. Mientras estés conmigo, película estelarizada por la estrella juvenil: K.J. ApaBritt Robertson parecía a lo lejos un nuevo romance musical manipulador como tantos otros, en el que dos chicos enamorados tendrían que vencer varios obstáculos, entre ellos, una enfermedad, para finalmente estar juntos o encontrar un difícil aprendizaje, pero para sorpresa no es esto, sino una propaganda religiosa.

    La historia empieza con Jeremy Camp (Apa), aspirante a músico que en su primer día de universidad conoce a un reconocido cantante: Jean-Luc (Nathan Parsons) y se convierte paulatinamente en su coach de vida, además que lo ayuda a grabar sus primeras canciones. A la par, Jeremy conoce a Melissa (Robertson), una fanática de la música de Jean-Luc que asiste a la misma universidad. Los dos se enamoran sin pensarlo, pero ella es diagnosticada con cáncer, por lo que Jeremy tiene el dilema de elegir entre su prometedora carrera en la industria de la música o la que parece ser el amor de su vida.


     



    Premisas así las hemos visto a lo largo de los años con cintas como Un amor para recordar, Dulce noviembre, Otoño en Nueva York, Bajo la misma estrella, por mencionar tan solo algunas. Muchas han llegado al corazón de la audiencia por más chapuceras y románticas que sean. El problema con Mientras estés conmigo, aparte de ser autobiográfica (Jeremy Camp existe y es un cantante estadounidense religioso famoso) es que trae un sello claramente cristiano en todo momento. No porque se esté en contra de las creencias de la cinta o porque fuera a provocar una contradicción para el espectador que no lo sea, sino que el afán de hacer énfasis en las cuestiones ideológicas propias de la religión sacrifica a la historia y termina por ser un comercial religioso que, además de largo, es reiterativo hasta el hartazgo y aburrido.

    Mientras estés conmigo es dirigida por los hermanos Andrew Erwin y Jon Erwin, conocidos cineastas cristianos como Si sólo pudiera imaginar, Woodland y October Baby. A sus protagonistas los acompañan actores como Gary Sinise, Shania Twain (sí, la cantante), Melissa Roxburgh, Nathan Parsons, Abigail Cowen, entre otros. Regresando a la historia, añadamos que toda situación se soluciona con una respuesta (Dios) y el universo de sus protagonistas es tan pequeño que resulta insultante pensar que la esencia de sus personajes basados en la vida real tuviera tan poco qué decir y fueran tan limitados, planos y con defectos aparentes, porque ellos mismos tienen el valor de enumerarlos, pero sin un trasfondo que permita al espectador presenciarlo y, por ende, comprenderlos.




    Al contrario de las películas trágicas mencionadas al principio, Mientras estés conmigo carece de credulidad, encanto y termina siendo molesta. La enfermedad de su de protagonista es tratada con tal superficialidad que pareciera que el afectado: Jeremy Camp, no quisiera o no supiera relatar lo ocurrido. No es inspiradora, se apoya en muchos clichés que los hermanos Erwin creen del género y si lo que se busca es conmover y hacer llorar también ahí falla, ya que es un largometraje muy largo para que lo que cuenta. Una opción que sólo será disfrutada por un segmento de la población y una desafortunada oportunidad perdida de contar una buena historia.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top