Mi cuenta
    X
    Críticas
    3,5
    Buena
    X

    Tiene más por decir que otras representantes del género

    por Rubén Peralta Rigaud

    Ti West fue en su día una figura constante del terror indie, dirigiendo La casa del diablo, un segmento de VHS, y The Innkeepers. Tras una larga pausa, se ha unido a A24 para escribir y dirigir un homenaje a los slashers y al porno de los años setenta. X es un esfuerzo más convencional de ambos creativos, pero el resultado final sigue siendo otra película de terror de calidad.


    El filme X lleva sus raíces vintage con orgullo. Hay claras referencias visuales a las películas de terror clásicas y decisiones de realización que hacen que la película parezca de los años 70. El montaje, a veces extraño, con saltos, las transiciones, el aspecto e incluso la banda sonora evocan esa sensación de antigüedad. Hay pocas cosas que no hubieran aparecido en una versión de los años 70 de esta película (aparte quizá de parte de la violencia gráfica) y la fotografía de West es genial no sólo por ser así, sino también por ser atractiva a la vista. Además, existen muchos ángulos y tomas destacadas, que van de la mano con la sensación de acumulación y desenlace/subversión, por no mencionar el excelente diseño de sonido y música.

     

    El gancho del porno de X permite no sólo más sexo y desnudez de lo que se suele ver en una película convencional, sino también una historia sobre el deseo frente a la represión, la vieja generación frente a la nueva y la industria del porno frente al modo de vida cristiano estándar. Incluso hay algunas cosas meta y las típicas lecturas metafóricas de A24 sobre el cine, las películas de terror, la censura, la religión, incluso el destino. 


    ¿El escenario? Un rancho en medio de la nada que no tiene mucho que ofrecer; el lugar es viejo, bastante deteriorado y luce inhabitable. Pero eso es precisamente lo que lo hace tan interesante para el productor Wayne Gilroy (Martin Henderson) y el director R.J. (Owen Campbell), que necesitan un lugar donde poder rodar películas porno sin ser molestados. Y así se ponen en marcha, junto con el actor Jackson Hole (Scott Mescudi), las strippers Maxine (Mia Goth) y Bobby-Lynne (Brittany Snow), así como la novia de R.J., Lorraine (Jenna Ortega), responsable del sonido. El primer encuentro con Howard (Stephen Ure), dueño del rancho es un poco incómodo. Pero, tras un comienzo difícil, se animan y se implican cada vez más en el rodaje.. si no fuera por Howard y su extraña esposa.

     

     

    La historia de un equipo de porno en el lugar equivocado en el momento equivocado es en sí misma un viaje en el tiempo: está ambientada en 1979, cuando la gente acababa de darse cuenta de la cantidad de dinero que se podía hacer con esas películas sexuales caseras. En consecuencia, al principio de la película también hay un ambiente de partida bastante bullicioso. El equipo sueña con la fama, la fortuna y, por supuesto, con mucho sexo. Por lo tanto, X también podría haber sido un retrato de su tiempo. Una contrapartida histórica al placer, si se quiere. Si no hubiera una escena temprana en la que West anticipa el final. Un final que también supondrá un fin sangriento y brutal para los personajes. No se ha revelado exactamente quién morirá prematuramente, pero se revela que varios de ellos se verán afectados.


    Pero hasta que se responda a esta última pregunta, West se está tomando su tiempo, mucho tiempo. A diferencia de los slashers actuales, en los que los primeros asesinatos tienen lugar antes de llegar al título, en X no pasa nada durante mucho tiempo. Para ser precisos, la historia ya ha terminado en dos terceras partes antes de que realmente se ponga en marcha. Quien venga aquí esperando una matanza continua se ha equivocado de película. Antes de eso, el director y el guionista se contentan con insinuaciones y una atmósfera ominosa; no sólo el final presagiado prepara al público para el hecho de que muy pronto muchas cosas irán muy mal, también la película se caracteriza por una atmósfera sombría, que contrasta fuertemente con la zona, en realidad bastante bonita e idílica, que además está inundada de sol.


    De todos modos, X es una película muy bonita, al menos si te basas sólo en los aspectos visuales. La imagen deliberadamente granulada crea un ambiente nostálgico, y las perspectivas interesantes aportan variedad. La puesta en escena es muy ingeniosa y elegante, incluida la música apropiada. La realización audiovisual también aporta suspense en momentos en los que la trama no ofrece mucho, que es el caso de vez en cuando. Sin embargo, la obra de terror, que se estrenó mundialmente en el Festival South by Southwest de 2022, no es puro estilo sobre la sustancia. Por el contrario, incluso sin mucho argumento, la película tiene claramente más que decir que muchas otras representantes del género en lo que respecta a los anhelos, la alienación, el horror del envejecimiento.


    Estos pasajes asombrosamente conmovedores, a veces incluso profundamente tristes, se contrastan con otros mucho más sentidos. En ellos, West también demuestra su sentido del humor de vez en cuando, cuando saborea lo absurdo del escenario. Los aficionados al género se divertirán con esto. Y, por supuesto, también las numerosas citas que el cineasta ha incluido aquí. Además de las comparaciones obvias con el terror de campo de la La masacre de Texas, hay referencias a clásicos del pasado a los que el director se inclina, sin rendirse inmediatamente a la nostalgia, como ha ocurrido a menudo en los últimos años. Junto con las buenas interpretaciones, en las que, por supuesto destaca Mia Goth en varios aspectos, X se convierte en un exitoso regreso que es digno de la serie ancestral y que a la vez despierta la curiosidad por el futuro.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top