Mi cuenta
    Aquaman
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Aquaman

    Una épica aventura acuática

    por Octavio Alfaro

    No es ningún secreto que DC ha intentado emular lo hecho por Marvel Studios desde hace diez años, creando su propio universo cinematográfico basado en icónicos superhéroes y villanos que han estado presentes en la sociedad desde mucho tiempo atrás. Sin embargo, el resultado no ha sido el óptimo – salvo por Mujer Maravilla – ya que se han apresurado en llegar al clímax de una franquicia, mezclando personajes sin presentarlos primero con una cinta individual y dejar que los conozcamos y quizá nos encariñemos - por muy chliché que pueda sonar. Pero al parecer han aprendido de sus errores y Aquaman es un escalón para cambiar nuestra perspectiva y darnos un producto convincente.

    Terminarás siendo un experto en Aquaman

    Después de una introducción muy prescindible en Justice League, Arthur Curry (Jason Momoa) tiene la oportunidad de hacer su debut individual en la pantalla grande, contar su origen y de paso dejarnos con un buen sabor de boca, y es que no importa si conoces mucho o nada sobre el superhéroe, basta con sentarte en tu butaca y disfrutar de la cinta para aprender todo lo necesario sobre el personaje, sus amigos, enemigos, situación y hasta idearnos su futuro. Todo está puesto para que cualquiera pueda entender quién es Aquaman.


    Desde la rápida introducción ya nos están diciendo de forma dinámica, rápida y sin pretensiones lo que necesitamos saber. Desde el origen de personajes secundarios hasta los principales sin ser pretenciosos ni confusos, y eso que hay siete reinos que son tocados de alguna forma en la cinta. Esto crea una atmósfera que te incluye, ya que sabes lo que pasa en cada rincón del océano y no estás desentendido, generando la empatía de la que ha adolecido la mayor parte de producciones de DC.

     

    El cuidado de los detalles


    Todo lo anterior no hubiera sido posible sin tener a un director capaz de cuidar al mínimo los detalles. James Wan fue el elegido para hacerlo, y aunque lo conocemos bien por ser un grandioso cineasta detrás de películas de terror, en Aquaman demuestra que no está encasillado en un género y tiene talento de sobra para agarrar el proyecto que quiera. Este largometraje es un estupendo ejemplo para demostrar que una cinta de superhéroes no es siempre la misma con diferentes personajes, sino que se pueden hacer cosas novedosas y magníficas con ella, es un reto a la creatividad que en verdad pocos han exprimido como él.


    Y es que hay detalles que ni siquiera te imaginas serían cuidados y por ello te sorprendes al descubrir
    , obviamente no los mencionaré para no arruinar la experiencia, pero cubre desde el aspecto visual que es imponente, dinámico e inmenso – y más aún si se mira en formato IMAX – hasta el sonoro. Sin exagerar es una cinta sensorial que te mantendrá al borde de la butaca, ya que la historia está plagada de entretenimiento, y si no es una escena de acción – que por cierto lucen fantásticas porque no son los típicos y veloces cortes de toma, sino que algunas son en plano secuencia – es la trama que aunque cuenta una típica historia de origen, tiene cosas interesantes, que, mezcladas con humor – que también se negaba a utilizar DC – hacen una combinación fantástica.

    El uso de referencias


    Otro de los aspectos interesantes de Aquaman y que muchos cinéfilos aplaudirán es el uso de las referencias, no sólo hacia cosas del Universo Extendido de DC, sino al séptimo arte. No es ningún secreto que Wan se inspiró en sagas cono Star Wars y cineastas como Steven Spielberg para crear la cinta, incluso él mismo lo declaró hace varias semanas, pero cuando lo ves en pantalla grande, es evidente que también se basó en otras obras. Es inevitable pensar en largometrajes como Gladiador, Jurassic Park, la mencionada Star Wars, Indiana Jones y una película de Disney que no voy a mencionar para evitar hacer spoiler. Pero más allá de sentirse una copia, es una reinterpretación adecuada y bien trabajada dentro del largometraje.


    Lo no tan bueno


    Obviamente como nada es perfecto, Aquaman tiene ciertos detalles que pudieron ser mejores. Hay un corto lapso en que sí hay mucho parloteo y pocas cosas interesantes suceden, sin embargo, no es largo y por ello no le pone el pie a lo contado. También existen ciertos momentos en que el CGI no se ve impresionante, específicamente en un par los efectos visuales parecen los de un videojuego, pero en comparación con toda la película, son como dos agujas en un pajar. Más allá de esos pequeños detalles, no hay mucho más de lo que sufra la cinta desde mi perspectiva.

    En pocas palabras…


    es la mejor película que tiene un personaje de DC hasta el momento. Goza de humor, increíbles escenas de acción, paisajes que te vuelan la cabeza, trabajo de casting adecuado y una trama hecha para que desde el sabiondo hasta el que no desconoce casi todo del personaje, queden satisfechos. Parece que con esta cinta DC ha encontrado la fórmula para estar al nivel de Marvel Studios, y sin parecer una copia, sino que tiene su propio estilo que lo hacen distinto. No puedo dejar de mencionar el enorme trabajo de James Wan y darles un consejo – que los fanáticos del cine de superhéroes ya saben – esperen después de los créditos, ya que a la mitad hay una escena extra. ¡Que viva el Rey de los siete mares!

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top